GUÍA DE AR­TE & ES­PEC­TÁCU­LOS.

El de­but co­mo no­ve­lis­ta Ga­briel Ro­lón, au­tor de “Los pa­de­cien­tes”

Mia - - SUMARIO -

To­do lo que hay pa­ra ver

-¿Có­mo na­ció es­ta his­to­ria?

-Tie­ne co­mo ori­gen un cuen­to muy bre­ve que es­cri­bí ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po. Re­la­ta­ba el pen­sa­mien­to de al­guien que se ha­bía vis­to obli­ga­do a ase­si­nar a una per­so­na muy cer­ca­na. No se di­ce quién es el muer­to ni quién el ase­sino.Tam­po­co los mo­ti­vos por los cua­les se sin­tió obli­ga­do a un ac­to tan tre­men­do. Me gus­tó mu­cho y me di­je que al­gu­na vez te­nía que es­cri­bir la his­to­ria com­ple­ta, có­mo y por qué esa per­so­na co­me­tió el cri­men. Des­pués de mis dos pri­me­ros li­bros, la edi­to­rial me dio la chan­ce de es­cri­bir una no­ve­la y de­ci­dí que era el mo­men­to de en­con­trar esas res­pues­tas.

-¿Pen­só que ten­dría tal éxi­to co­mo pa­ra ser lle­va­da al ci­ne?

-No. Era una apues­ta fuer­te por­que mis obras an­te­rio­res eran pu­ra­men­te psi­coa­na­lí­ti­cas. De­bía en­trar en un gé­ne­ro nue­vo en el cual hay gran­des au­to­res. Pe­ro te­nía mu­chos de­seos de ha­cer­lo. Es cier­to que siem­pre me gus­ta ge­ne­rar imá­ge­nes en los lec­to­res y, por eso, es­ta no­ve­la tie­ne un cier­to pul­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Mi apues­ta fue es­cri­bir la me­jor no­ve­la que pu­die­ra, el res­to vino co­mo una gra­ta y ma­ra­vi­llo­sa sor­pre­sa.

-¿El pro­ta­go­nis­ta, Pa­blo Rou­viot, es un pa­de­cien­te?

-Sí, cla­ro, es un hom­bre tor­tu­ra­do, un ser que su­fre, pe­ro, a pe­sar de eso, en­cuen­tra en su tra­ba­jo y en la bús­que­da de la ver­dad un mo­tor que im­pul­sa su de­seo y no lo de­ja caer en la de­pre­sión.

-¿La víc­ti­ma es el más vic­ti­ma­rio de to­dos?

-Sí. Per­so­nas co­mo Ro­ber­to Va­nus­si ge­ne­ran do­lor, odio y re­sen­ti­mien­to. Es al­guien que en­ve­ne­na la vi­da de to­dos los que se le acer­can. Por eso, la no­ve­la po­ne al lec­tor an­te la dis­yun­ti­va de sen­tir que un ac­to tan abe­rran­te, en el re­la­to, tie­ne una jus­ti­fi­ca­ción que de al­gu­na ma­ne­ra pue­den en­ten­der.

-¿Cuál fue su sen­sa­ción al ter­mi­nar el li­bro?

-Me emo­cio­né mu­cho y me sen­tí muy fe­liz por­que creo que lo­gré el prin­ci­pal desafío que me ha­bía pro­pues­to: es­cri­bir un li­bro só­li­do, que es­tu­vie­ra a la al­tu­ra de los lec­to­res ar­gen­ti­nos que, co­mo sa­be­mos, son muy ca­li­fi­ca­dos. Creo que, sin des­me­dro del res­to, es el me­jor de mis li­bros, qui­zás por­que la fic­ción me per­mi­tió ha­bi­tar mun­dos que, por suer­te, no he te­ni­do que re­co­rrer y que ge­ne­ran un im­pac­to fuer­te al que se acer­ca a es­ta his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.