PSI­CO­LO­GÍA.

Ya des­crip­to por Freud, res­pon­de a dis­tin­tos es­tre­so­res cul­tu­ra­les y so­cia­les. Có­mo es el que su­fri­mos aho­ra y qué ha­cer pa­ra con­tro­lar­lo

Mia - - SUMARIO - Por el Li­cen­cia­do San­tia­go Bo­no­mi

Ata­que de pá­ni­co ac­tual

Nos en­con­tra­mos en una épo­ca en la que es muy fre­cuen­te la apa­ri­ción de sín­to­mas re­la­cio­na­dos con la an­sie­dad. Es pro­ba­ble que es­te fe­nó­meno es­té vin­cu­la­do con la for­ma en que vi­vi­mos. En 1895, Freud y Breuer pu­bli­ca­ron su fa­mo­so tra­ba­jo so­bre la his­te­ria: de­jan­do de la­do sus im­por­tan­tes ha­llaz­gos y ana­li­zan­do la cul­tu­ra de esa épo­ca, po­de­mos ob­ser­var que la so­cie­dad de aquel en­ton­ces re­pri­mía fuer­te­men­te la se­xua­li­dad, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res, quie­nes eran, jus­ta­men­te, las que más su­frían esa pa­to­lo­gía. Po­dría­mos en­con­trar otros ejem­plos de es­ta aso­cia­ción en­tre pa­de­ci­mien­tos emo­cio­na­les y el me­dio, lo que nos per­mi­te pen­sar que cier­tas en­fer­me­da­des men­ta­les es­tán vin­cu­la­das con el mo­men­to his­tó­ri­co y cul­tu­ral en el que se desa­rro­llan. La so­cie­dad, las cos­tum­bres y las si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res de ca­da pe­río­do, in­flu­yen en las per­so­nas y las afec­tan de di­fe­ren­te ma­ne­ra.

Hoy vi­vi­mos he­ri­dos por el apu­ro, ace­le­ra­dos, tra­ba­ja­mos de­ma­sia­das ho­ras, co­rre­mos per­ma­nen­te­men­te pa­ra lle­gar a tiem­po a tra­vés de un trán­si­to siem­pre con­ges­tio­na­do. Es­ta­mos en un mun­do hi­per­co­nec­ta­do, por lo que ha­ce­mos va­rias ta­reas a la vez co­mo ha­blar por ce­lu­lar y en si­mul­tá- neo re­ci­bir men­sa­jes por What­sApp, nos lle­gan mails e in­ter­ac­tua­mos fre­cuen­te­men­te con re­des so­cia­les, a ve­ces con más de una.

Es co­mún ver a pa­re­jas ce­nan­do en un res­tó, pe­ro en lu­gar de es­tar vin­cu­la­dos pro­fun­da­men­te, ha­blan­do y mi­rán­do­se a los ojos, es­tá ca­da uno con su ce­lu­lar en la mano en­vian­do o re­ci­bien­do in­for­ma­ción. Es­ta­mos muy co­nec­ta­dos, pe­ro ca­da vez más ais­la­dos. Dor­mi­mos po­co y mal, vi­vi­mos muy rá­pi­do y con la sen­sa­ción de que na­da es su­fi­cien­te. Los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción nos em­pu­jan a un ex­ce­si­vo con­su­mo y te­ne­mos la ilu­sión de que cuan­to más te­ne­mos, me­jor y nos ol­vi­da­mos de que la fe­li­ci­dad no de­pen­de de lo que acu­mu­la­mos sino de lo que so­mos. Es­ta so­cie­dad in­di­vi­dua­lis­ta, con­su­mis­ta, de la glo­ba­li­za­ción y la hi­per­co­mu­ni­ca­ción nos aís­la y en­fer­ma. Los tras­tor­nos de an­sie­dad, que pa­re­cen tan de mo­da, son una pa­to­lo­gía acor­de a có­mo vi­vi­mos.

El ata­que de pá­ni­co se ca­rac­te­ri­za por una reac­ción re­pen­ti­na, tem­po­ral y exa­ge­ra­da de an­sie­dad an­te si­tua­cio­nes que en sí no son pe­li­gro­sas. Cuan­do se ac­ti­va, se po­ne en mar­cha el sis­te­ma pre­vis­to pa­ra pre­pa­rar­nos an­te una si­tua­ción pe­li­gro­sa, pe­ro lo ha­ce cuan­do no es­ta­mos real­men­te ame­na­za­dos. Cuan­do se des­en­ca­de­na la an­gus­tia, se ex­pe­ri­men­ta un fuer­te sen­ti­mien­to de mie­do o te­rror, en oca­sio­nes, con la sen­sa­ción de pér­di­da de con­trol e in­clu­so con la con­vic­ción de po­der mo­rir en el pro­ce­so. Es­te mie­do va acom­pa­ña­do de otros sín­to­mas que son ca­rac­te­rís­ti­cos, al­gu­nos fí­si­cos y otros men­ta­les, co­mo por ejem­plo, las pal­pi­ta­cio­nes, su­do­ra­ción, tem­blo­res, sen­sa­ción de fal­ta de ai­re, do­lor en el pe­cho, náu­seas, ma­reos, des­rea­li­za­ción, pa­res­te­sias, etc. Las per­so­nas que pa­de­cen es­tos ata­ques sue­len evi­tar las si­tua­cio­nes en don­de se pre­sen­tó la cri­sis por te­mor a que se re­pi­ta, lo que los lle­va a de­jar de ha­cer sus ac­ti­vi­da­des de la vi­da co­ti­dia­na, con­du­cién­do­los a un gran ais­la­mien­to.

¿Qué ha­cer pa­ra dis­mi­nuir los sín­to­mas du­ran­te las cri­sis?

✔ Te­ner en cuen­ta que, aun­que la sen­sa­ción de pér­di­da el con­trol o de mo­rir es muy fuer­te y pa­re­ce real, es só­lo una sen­sa­ción, el ata­que de pá­ni­co no te lle­va a la muer­te.

✔ Tra­tar de res­pi­rar len­ta y pro­fun­da­men­te ayu­da a dis­mi­nuir la an­sie­dad.

✔ Si es­tás con al­guien, com­par­tí lo que sen­tís; no sen­tir­te so­lo ayu­da.

✔ Acor­dar­se de que los sín­to­mas apa­re­cen rá­pi­da­men­te, pe­ro no se man­tie­nen cons­tan­te­men­te en el tiem­po, des­pués de su pi­co má­xi­mo, em­pie­zan a dis­mi­nuir y ter­mi­nan di­si­pán­do­se.

✔ Los ata­ques de pá­ni­co pro­vo­can un fuer­te su­fri­mien­to y un im­por­tan­te de­te­rio­ro ge­ne­ral, afec­tan­do las re­la­cio­nes so­cia­les, la re­la­cio­nes de pa­re­ja, la ca­pa­ci­dad la­bo­ral, etc. Si pa­de­cés ata­ques de pá­ni­co, bus­cá rá­pi­da­men­te ayu­da pro­fe­sio­nal, no per­mi­tas que los sín­to­mas te ha­gan per­der la ca­li­dad de tu vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.