LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Del li­bro “¡No te aguan­to más! Cla­ves pa­ra des­ar­ti­cu­lar los con­flic­tos de pa­re­ja”, Urano (ww.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com) Por Se­bas­tián Gi­ro­na*

"No te po­dés po­ner mal por eso"

Otro de los sín­to­mas que se pre­sen­tan en las re­la­cio­nes asi­mé­tri­cas tie­ne que ver con las di­fe­ren­cias, es­pe­cí­fi­ca­men­te con to­le­rar o no las di­fe­ren­cias. A me­nu­do es­to se ma­ni­fies­ta en for­ma de in­va­li­da­ción.

In­va­li­dar es no dar por vá­li­do lo que le su­ce­de al otro. Su­pon­ga­mos que Na­ta­lia se an­gus­tia por­que es­tá atra­ve­san­do al­gu­nos pro­ble­mas la­bo­ra­les. Es­to, pa­ra Cris­tian, la pa­re­ja de ella, no pa­re­ce ser muy im­por­tan­te, por lo que no le pres­ta de­ma­sia­da aten­ción cuan­do ella ha­bla so­bre es­te asun­to. Na­ta­lia es­tá real­men­te an­gus­tia­da; ella lo vi­ve así por mu­chos mo­ti­vos: su ex­ce­so de res­pon­sa­bi­li­dad, la for­ma de en­ca­rar el tra­ba­jo que tu­vo his­tó­ri­ca­men­te y su reali­dad eco­nó­mi­ca. A par­tir de las reac­cio­nes de él con el te­ma, ella co­mien­za a sen­tir que no pue­de ha­blar con él so­bre al­go que es tan im­por­tan­te pa­ra ella y eso la enoja mu­cho, sien­te que no pue­de con­tar con Cris­tian cuan­do más lo ne­ce­si­ta. Cuan­do ha­blan del te­ma, Cris­tian inevi­ta­ble­men­te se ter­mi­na enojan­do y eso de­ri­va en una dis­cu­sión y una es­ca­la­da de vio­len­cia que trans­for­ma la si­tua­ción en al­go muy ten­so. Él siem­pre le de­cía: "No te pue­des po­ner mal por eso… no es pa­ra tan­to", lo que a Na­ta­lia la enoja­ba to­da­vía más.

De­trás de una in­va­li­da­ción, se es­con­de la fal­ta de em­pa­tía, la di­fi­cul­tad pa­ra en­ten­der e ima­gi­nar có­mo lo es­tá vi­vien­do el otro. Los ita­lia­nos tie­nen un di­cho que ha­bla so­bre los gus­tos y di­ce así: "Lo lin­do no es lo lin­do, lo lin­do es lo que nos gus­ta".Yo siem­pre pien­so que es­te di­cho, que ha­bla so­bre lo sub­je­ti­vo de nues­tras elec­cio­nes, se pue­de adap­tar tam­bién pa­ra lo que nos an­gus­tia. Se­ría así: lo an­gus­tian­te no es lo an­gus­tian­te, lo an­gus­tian­te es lo que nos an­gus­tia.

Es­to nos ha­ce pen­sar que no exis­te un dic­cio­na­rio en don­de se ex­pli­ca por qué mo­ti­vos las per­so­nas nos po­de­mos an­gus­tiar y por cuá­les no. A mí me pue­de an­gus­tiar al­go que pa­ra el otro es com­ple­ta­men­te in­sig­ni­fi­can­te y vi­ce­ver­sa, y es­tá bien, las dos co­sas son vá­li­das. De­pen­de­rá de có­mo vi­va ca­da uno el te­ma que lo an­gus­tie.

Por otra par­te, el que in­va­li­da es­tá ocu­pan­do un lu­gar de su­pe­rio­ri­dad y sub­es­ti­ma lo que le pa­sa al otro. O sea, Cris­tian ter­mi­na de­ci­dien­do si Na­ta­lia se pue­de an­gus­tiar por eso o no. Se­ría co­mo si él de­ter­mi­na­ra si es co­rrec­to o no an­gus­tiar­se por el te­ma del tra­ba­jo. Es­to co­lo­ca a Cris­tian en un lu­gar de su­pe­rio­ri­dad y ha­ce que la pa­re­ja no sea pa­re­ja. Na­ta­lia no per­mi­te es­to, lo cual es­tá bien, pe­ro to­do es­to ha­ce que el te­ma siem­pre ter­mi­ne en una pe­lea que va ero­sio­nan­do el víncu­lo.

La pa­re­ja no se pe­lea por­que ella es­tá te­nien­do pro­ble­mas en el tra­ba­jo, la pa­re­ja se pe­lea por­que uno in­va­li­da al otro. Ese es el te­ma de fon­do. Lo del tra­ba­jo ter­mi­na sien­do una anéc­do­ta pa­ra que se ex­pre­se esa in­va­li­da­ción. Ma­ña­na Cris­tian pue­de in­va­li­dar­la por otra co­sa.

Mu­chas ve­ces su­ce­de que las pa­re­jas se pe­lean por te­mas co­ti­dia­nos y sen­ci­llos; eso no es muy im­por­tan­te. Lo que exis­te de­ba­jo de es­tas pe­leas es una dispu­ta por el po­der. En el ejem­plo que te con­ta­ba, Na­ta­lia es­tá tra­tan­do de que ese po­der se dis­tri­bu­ya equi­ta­ti­va­men­te pa­ra los dos y no que Cris­tian ten­ga más po­der que ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.