JAR­DÍN.

Crear es­te es­pa­cio na­tu­ral es sen­ci­llo y ofre­ce mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Con­se­jos pa­ra ha­cer­lo no­so­tras mis­mas

Mia - - SUMARIO -

Es­tan­que zen

El agua es re­la­jan­te, nos per­mi­te co­nec­tar­nos con la na­tu­ra­le­za y lim­piar nues­tra men­te; por es­ta ra­zón crear es­te es­pa­cio en el jar­dín es una ex­ce­len­te idea. No es ne­ce­sa­rio con­tar con gran­des es­pa­cios de tie­rra y tam­po­co con una su­ma im­por­tan­te de di­ne­ro, ya que lo po­de­mos ha­cer no­so­tras mis­mas. Sim­ple­men­te es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta algunas cues­tio­nes bá­si­cas. En pri­mer lu­gar se de­be de­ter­mi­nar a qué dis­tan­cia de la ca­sa se em­pla­za­rá, te­nien­do en cuen­ta que no que­de en un lu­gar don­de en­tor­pez­ca el pa­so ni de­ba­jo de ár­bo­les que en­su­cia­rán el agua con sus ho­jas. Por otra par­te, es con­ve­nien­te que los es­tan­ques re­ci­ban luz so­lar por la ma­ña­na y som­bra por la tar­de. Es­to evi­ta que el agua se en­frié o se ca­lien­te de­ma­sia­do y de es­ta ma­ne­ra no pro­li­fe­ra­rán las al­gas.

Una vez de­ci­di­do el lu­gar co­mien­za el tra­ba­jo más ex­te­nuan­te que es el ca­va­do de la fo­sa, aun­que pa­ra eso se pue­de con­tra­tar a al­guien.

En ge­ne­ral se re­co­mien­da que, in­de­pen­dien­te­men­te del pe­rí­me­tro ele­gi­do, ten­ga mí­ni­ma­men­te 60 cm de pro­fun­di­dad, es­pe­cial­men­te si se co­lo­ca­rán pe­ces allí.

Una vez he­cho el hue­co, se le de­be co­lo­car una ca­pa de are­na de 10 cm y com­pac­tar­la pa­ra que em­pa­re­je el te­rreno. En­ci­ma de ella irá un plás­ti­co grue­so ne­gro, bien adap­ta­do a la for­ma del ho­yo; el mis­mo de­be cu­brir tam­bién la par­te de jar­dín que que­da al­re­de­dor. Tra­bar­lo con un ob­je­to pe­sa­do e in­me­dia­ta­men­te des­pués, co­lo­car agua den­tro del es­tan­que pa­ra que el plás­ti­co se aco­mo­de y ad­hie­ra, no ha­ce fal­ta lle­nar­lo, pe­ro sí que cu­bra to­da la ba­se.

Una vez lis­to, co­men­zar con la de­co­ra­ción de los bor­des, allí de­be­mos po­ner en mar­cha las ima­gi­na­ción y ser crea­ti­vas, se pue­den co­lo­car la­jas, pie­dras de dis­tin­tos ta­ma­ños y co­lo­res (tam­bién cum­pli­rán la fun­ción de tra­bar y ocul­tar el plás­ti­co). Si se desea dar un to­que zen, pue­den agre­gar­se es­ta­tui­llas y fa­na­les de ce­rá­mi­ca; lue­go, se ter­mi­na de lle­nar con agua. Si hay be­bés o ni­ños pe­que­ños en la ca­sa (o la vi­si­tan fre­cuen­te­men­te), es muy im­por­tan­te ar­mar un cer­co pa­ra que no ten­gan ac­ce­so al es­tan­que, re­cor­de­mos que con muy po­ca agua po­drían aho­gar­se.

Man­te­ni­mien­to del agua

Si el es­tan­que tie­ne una su­per­fi­cie im­por­tan­te, lo me­jor se­rá co­lo­car­le fil­tros; de lo con­tra­rio bas­ta­rá con re­ti­rar la su­cie­dad con una red plás­ti­ca. Otra op­ción es co­lo­car un agi­ta­dor de agua pa­ra que se man­ten­ga en mo­vi­mien­to. Es­te ele­men­to es muy uti­li­za­do en las fuen­tes de agua. Ade­más, siem­pre y cuan­do no se co­lo­quen pe­ces, pue­de agre­gár­se­le clo­ro.

Las plan­tas

Las plan­tas acuá­ti­cas son el to­que in­dis­pen­sa­ble pa­ra es­te ti­po de es­pe­jo de agua, en es­pe­cial las flo­tan­tes. Las más usa­das son las plan­tas flo­tan­tes, es­pe­cial­men­te el Ja­cin­to de agua, las pis­tia o le­chu­ga de agua, la sal­vi­nia o he­le­cho de agua y la stra­toi­des aloi­des, en­tre otras. Una bue­na idea es ar­mar re­pi­sas con pie­dras y co­lo­car allí flo­res o he­le­chos que no sean acuá­ti­cos, pe­ro que da­rán mu­cho co­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.