Muer­te sú­bi­ta

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Ase­so­ró: Dr. Sil­vio Luis Agui­le­ra, Di­rec­tor Mé­di­co de Vit­tal

Si bien, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, ocu­rre na­tu­ral­men­te y de for­ma ines­pe­ra­da, exis­ten con­si­de­ra­cio­nes pa­ra sa­ber có­mo ac­tuar fren­te a una si­tua­ción de emer­gen­cia.

Las cau­sas de la muer­te sú­bi­ta y el ni­vel de in­ci­den­cia va­rían con la edad. De acuer­do a es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les, en me­no­res de 35 años que es­tán ha­cien­do ac­ti­vi­dad fí­si­ca se pro­du­cen uno o dos ca­sos por ca­da 100.000 per­so­nas, de­bi­das ma­yor­men­te a en­fer­me­da­des con­gé­ni­tas del co­ra­zón. En ma­yo­res de 40 años, en cam­bio, se pro­du­ce una ca­da 18.000 per­so­nas que es­tán rea­li­zan­do un de­por­te, es­pe­cial­men­te a cau­sa de is­que­mia co­ro­na­ria y arrit­mias gra­ves. En el ca­so de los ni­ños, se pue­de dar en­tre 1 y 6 chi­cos por ca­da 100 mil al año y, ge­ne­ral­men­te, se pre­sen­ta en los pa­cien­tes pe­diá­tri­cos en­tre el nacimiento y los 18 años, aun­que se pue­de ex­ten­der has­ta los 35.

¿Se pue­de pre­ve­nir? A pe­sar de lo abrup­to del pro­ce­so, los es­tu­dios in­di­can que 5 de ca­da 10 pa­cien­tes que su­frie­ron una muer­te sú­bi­ta tu­vie­ron sín­to­mas pre­vios. En­tre los sig­nos de aler­ta po­de­mos ci­tar: des­ma­yos re­pe­ti­dos, pal­pi­ta­cio­nes fuer­tes y do­lo­res en el pe­cho. En re­la­ción al cua­dro en sí, la per­so­na afec­ta­da se des­plo­ma, pier­de la con­cien­cia, de­ja de res­pon­der, de res­pi­rar nor­mal­men­te y pier­de el pul­so.

Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es lla­mar al 107 o al nú­me­ro lo­cal de emergencias mé­di­cas y co­men­zar rá­pi­da­men­te las ma­nio­bras de Re­ani­ma­ción Car­dio­pul­mo­nar (RCP). Por ca­da mi­nu­to de de­mo­ra en co­men­zar el pro­ce­di­mien­to, se pier­de un 10% de po­si­bi­li­dad de so­bre­vi­da y más allá de los 5 mi­nu­tos, la pro­ba­bi­li­dad se re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te. La RCP pue­de ser la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te. Es­tos son los pa­sos bá­si­cos a se­guir pa­ra quie­nes nun­ca ha­yan prac­ti­ca­do es­ta téc­ni­ca: Ve­ri­fi­car que la es­ce­na sea se­gu­ra pa­ra uno an­te to­do. Ase­gu­rar­se de que la víc­ti­ma se en­cuen­tre so­bre a una su­per­fi­cie fir­me.

Ver si la per­so­na res­pon­de. Si no res­pon­de, lla­mar al ser­vi­cio de emer­gen­cia.

Ob­ser­var si res­pi­ra con nor­ma­li­dad. Si no lo ha­ce, o no res­pi­ra, co­lo­car­se de ro­di­llas de ma­ne­ra per­pen­di­cu­lar al cuer­po de la víc­ti­ma (adul­ta).

Po­ner una mano so­bre el cen­tro del pe­cho y la otra por en­ci­ma y, con los bra­zos fir­mes y sin fle­xio­nar los co­dos, co­men­zar a rea­li­zar com­pre­sio­nes con fuer­za, rá­pi­da­men­te y de ma­ne­ra cons­tan­te (el rit­mo y fre­cuen­cia de­be ser de, al me­nos, 100 com­pre­sio­nes por mi­nu­to). Es im­por­tan­te tra­tar de ha­cer­lo has­ta que la víc­ti­ma se re­cu­pe­re, o has­ta la lle­ga­da de la am­bu­lan­cia. Si es po­si­ble y exis­te la dis­po­ni­bi­li­dad, em­plear un Des­fi­bri­la­dor Ex­terno Au­to­má­ti­co (DEA).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.