Aler­ta sín­to­mas

Mia - - HIJOS - Fuen­tes: www.dis­fam.org y www.web­con­sul­tas.com

Los dis­lé­xi­cos ma­ni­fies­tan de for­ma ca­rac­te­rís­ti­ca di­fi­cul­ta­des pa­ra re­ci­tar el al­fa­be­to, de­no­mi­nar le­tras, rea­li­zar ri­mas sim­ples y pa­ra ana­li­zar o cla­si­fi­car los so­ni­dos.Ade­más, la lec­tu­ra se ca­rac­te­ri­za por las omi­sio­nes, sus­ti­tu­cio­nes, dis­tor­sio­nes, in­ver­sio­nes o adic­cio­nes, len­ti­tud, va­ci­la­cio­nes, pro­ble­mas de se­gui­mien­to vi­sual y dé­fi­cit en la com­pren­sión. El prin­ci­pal pro­ble­ma que tie­ne es­te des­equi­li­brio es que no es com­pa­ti­ble con el sis­te­ma edu­ca­ti­vo por­que los apren­di­za­jes se rea­li­zan a tra­vés del có­di­go es­cri­to, por lo cuál el ni­ño dis­lé­xi­co no pue­de asi­mi­lar cier­tos con­te­ni­dos de ma­te­rias. Quie­nes lo pa­de­cen, de­ben po­ner tan­to es­fuer­zo en las ta­reas de lec­toes­cri­tu­ra que tien­den a can­sar­se, a per­der la con­cen­tra­ción, a dis­traer­se y a re­cha­zar es­te ti­po de ta­reas. Los pa­dres y pro­fe­so­res pro­ce­san esa con­duc­ta co­mo de­sin­te­rés y pre­sio­nan pa­ra con­se­guir ma­yor es­fuer­zo, sin com­pren­der que es­tos ni­ños, rea­li­zan­do es­tas ta­reas, se sien­ten co­mo si de re­pen­te, cual­quie­ra de no­so­tros, nos vié­ra­mos in­mer­sos en una cla­se de es­cri­tu­ra chi­na.

Sin em­bar­go, es­to no es to­do ya que exis­ten pro­ble­mas de com­pre­sión, de me­mo­ria a cor­to pla­zo, de ac­ce­so al lé­xi­co, con­fu­sión en­tre la de­re­cha y la iz­quier­da, di­fi­cul­ta­des en las no­cio­nes es­pa­cio-tem­po­ra­les que pre­sen­tan al­gu­nos pa­cien­tes. Es­te tras­torno es en reali­dad el re­sul­ta­do de un con­jun­to de pro­ble­mas, tan­to psi­co­ló­gi­cos y ap­ti­tu­di­na­les co­mo pe­da­gó­gi­cos e ins­truc­ti­vos. En­tre los pri­me­ros se en­cuen­tran:

✖ Ma­la la­te­ra­li­za­ción

Se en­tien­de por la­te­ra­li­dad el pre­do­mi­nio fun­cio­nal de un la­do del cuer­po res­pec­to del otro, es de­cir, lo que nor­mal­men­te ha­ce de­fi­nir a las per­so­nas co­mo dies­tras, zur­das o am­bi­dies­tras. El do­mi­nio la­te­ral de uno de los la­dos del cuer­po se es­ta­ble­ce al­re­de­dor de los 5 años. Si se pro­du­ce al­gu­na al­te­ra­ción en es­te pro­ce­so, el in­di­vi­duo ve­rá dis­mi­nui­da su ca­pa­ci­dad pa­ra or­ga­ni­zar la vi­sión es­pa­cial y el len­gua­je. Nor­mal­men­te, lle­va­rá aso­cia­dos tam­bién pro­ble­mas psi­co­mo­tri­ces (equi­li­brio, es­que­ma cor­po­ral -per­cep­ción del in­di­vi­duo so­bre su pro­pio cuer­po). ✖ Al­te­ra­cio­nes en la psi­co­mo­tri­ci­dad

Sue­len ma­ni­fes­tar­se en los ni­ños con dis­le­xia, in­de­pen­dien­te­men­te de la ca­ren­cia o no de una la­te­ra­li­dad bien de­fi­ni­da. El con­jun­to de sig­nos que de­fi­nen es­ta al­te­ra­ción sue­len pre­sen­tar­se com­bi­na­dos y pro­vo­can un es­ta­do de tor­pe­za ge­ne­ral a la ho­ra de rea­li­zar mu­chos mo­vi­mien­tos. La fal­ta de rit­mo (tan­to en el mo­vi­mien­to co­mo en el len­gua­je), fal­ta de equi­li­brio es­tá­ti­co y di­ná­mi­co o un co­no­ci­mien­to in­su­fi­cien­te del es­que­ma cor­po­ral, son algunas de las ma­ni­fes­ta­cio­nes más ca­rac­te­rís­ti­cas de la al­te­ra­ción psi­co­mo­triz en pa­cien­tes con dis­le­xia.

✖ Tras­tor­nos per­cep­ti­vos

Al exis­tir un pro­ble­ma a la ho­ra de per­ci­bir la po­si­ción de su pro­pio cuer­po, se crea­rá de for­ma in­he­ren­te en el in­di­vi­duo una in­ca­pa­ci­dad pa­ra per­ci­bir de ma­ne­ra ade­cua­da la re­la­ción es­pa­cial de to­do cuan­to le ro­dea, la si­tua­ción de los ob­je­tos (arri­ba/aba­jo, de­lan­te/de­trás) y la po­si­ción de las co­sas res­pec­to de sí mis­mo. Es­to in­flui­rá tam­bién en el apren­di­za­je, pues­to que al leer y es­cri­bir tam­bién exis­ti­rá una per­cep­ción al­te­ra­da del or­den de las le­tras y las pa­la­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.