Las car­pas más gla­mo­ro­sas

El glam­ping ya lle­gó a la Ar­gen­ti­na y co­men­zó a cre­cer. Una de los es­ta­ble­ci­mien­tos pio­ne­ros es­tá en la Pa­ta­go­nia

Mia - - SUMARIO - Por Ma­ria­na Or­si*

El glam­ping se po­si­cio­na co­mo una ten­den­cia pa­ra quie­nes aman tan­to la na­tu­ra­le­za co­mo el con­fort y es la op­ción di­fe­ren­te a ir a un ho­tel 5 es­tre­llas y te­ner la sen­sa­ción de es­tar en un es­pa­cio frío, des­per­so­na­li­za­do, to­tal­men­te ajeno a la na­tu­ra­le­za y a la aven­tu­ra. El glam­ping com­bi­na, des­de su nom­bre, el gla­mour con el cam­ping y con­sis­te en es­ta­ble­ci­mien­tos con fa­ci­li­da­des y co­mo­di­da­des de un ho­tel de buen ni­vel, pe­ro en ám­bi­tos ap­tos y con am­bien­ta­cio­nes si­mi­la­res a los de la vi­da cam­pes­tre.

En to­dos los ca­sos, los glam­ping par­ten de pre­mi­sas bá­si­cas co­mo el cui­da­do del me­dio am­bien­te, el uso efi­cien­te de la ener­gía y el agua, el con­trol de la ba­su­ra de los hués­pe­des y ar­qui­tec­tu­ras res­pe­tuo­sas del en­torno, lo que ge­ne­ra ins­ta­la­cio­nes prác­ti­ca­men­te ca­mu­fla­das pa­ra no al­te­rar el pai­sa­je. El impacto so­bre la na­tu­ra­le­za de­be ser ín­fi­mo.

El mo­de­lo de alo­ja­mien­to clá­si­co en es­te ti­po de lu­ga­res es el do­mo: una es­pe­cie de car­pa am­plia, con ca­mas con­for­ta­bles y otras co­mo­di­da­des. Ade­más, co­mo sue­len ubi­car­se en pa­raí­sos na­tu­ra­les (bos­ques, zo­nas de pla­ya, mon­ta­ñas), com­ple­men­tan la pro­pues­ta “ho­te­le­ra” con ac­ti­vi­da­des que apro­ve­chan las ca­rac­te­rís­ti­cas del lu­gar: de­por­tes de aven­tu­ra, ka­yak, es­ca­la­mien­to, pes­ca con mos­ca, trek­king. En lí­neas ge­ne­ra- les, cuen­tan con guías lo­ca­les es­pe­cia­li­za­dos, tam­bién con un gran ni­vel de con­cien­cia so­bre el cui­da­do del lu­gar que ha­bi­tan.

Quien es­té in­tere­sa­do en es­te mo­de­lo de via­jes, de­be agu­di­zar su mi­ra­da: co­mo ocu­rre cuan­do una ten­den­cia al­can­za la cum­bre, mu­chas em­pre­sas se es­tán co­mer­cia­li­zan­do hoy en día co­mo glam­ping cuan­do, en reali­dad, se tra­ta só­lo de em­pren­di­mien­tos ho­te­le­ros ubi­ca­dos en si­tios ale­ja­dos de los cen­tros ur­ba­nos, pe­ro que no res­pe­tan nin­gu­na de las otras con­di­cio­nes pa­ra de­no­mi­nar­se así, ni el cui­da­do del me­dio am­bien­te, ni la al­ter­na­ti­va na­tu­ral pa­ra el hués­ped, ni el com­pro­mi­so con el si­tio don­de es­tá ra­di­ca­do.

Si bien es un fe­nó­meno mun­dial, el glam­ping se es­tá desa­rro­llan­do con fuer­za en la Ar­gen­ti­na, un te­rri­to­rio más que pro­pi­cio pa­ra es­ta ten­den­cia, con es­pa­cios in­men­sos y pai­sa­jes in­ter­mi­na­bles. Una de las pro­pues­tas pio­ne­ras, el Au­ra Lod­ge, es­tá ubi­ca­da en el Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces, un área pro­te­gi­da de la pro­vin­cia de Chu­but. Allí se ins­ta­la­ron do­mos con los que se bus­có es­ta­ble­cer un di­se­ño que se fun­die­se con el bosque vir­gen que lo cir­cun­da.

Los co­men­ta­rios de los hués­pe­des dan la pau­ta de que es un lu­gar di­fe­ren­tes don­de pa­sar va­ca­cio­nes o fin de se­ma­na lar­go, ya que es­tos am­bien­tes pro­du­cen una sen­sa­ción be­lla­men­te am­bi­gua: la de es­tar en con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za y, al mis­mo tiem­po, in­mer­sos en una ab­so­lu­ta in­ti­mi­dad.

El via­je­ro que se ins­ta­la en su do­mo, con to­da las co­mo­di­da­des del mun­do ho­te­le­ro y ob­ser­va el cie­lo, lo sa­be: exis­ten pro­pues­tas de alo­ja­mien­to que tie­nen mu­cho más que 5 es­tre­llas.

Más de­ta­lles

El Au­ra Lod­ge se en­cuen­tra en una zo­na de ex­cep­cio­nal be­lle­za de la Pa­ta­tac­to go­nia, ro­dea­do de bos­ques y mon­ta­ñas. De­sa­rro­lla­do a lo lar­go de la costa del La­go Verde, den­tro del Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces, in­te­gra al vi­si­tan­te con la na­tu­ra­le­za y le per­mi­te dis­fru­tar de un pai­sa­je pu­ro en to­tal pri­va­ci­dad. Cuen­ta con sen­de­ros pa­ra rea­li­zar ca­mi­na­tas, ríos y la­gos cris­ta­li­nos con tru­chas y sal­mo­nes pa­ra prac­ti­car pes­ca con mos­ca, sui­tes ex­clu­si­vas y equi­pa­das con to­das las co­mo­di­da­des pa­ra re­la­jar­se en con- na­tu­ral y un res­tau­ran­te gour­met de­di­ca­do a sa­tis­fa­cer a los pa­la­da­res más exi­gen­tes.

Res­pe­tan­do su en­torno, ha si­do cons­trui­do bajo es­tric­tas po­lí­ti­cas de sus­ten­ta­bi­li­dad y pro­tec­ción am­bien­tal. La ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca, sui­tes de al­ta ca­pa­ci­dad tér­mi­ca, ho­ga­res a le­ña y un ade­cua­do sis­te­ma de tra­ta­mien­to de efluen­tes son al­gu­nos de los de­ta­lles que re­fle­jan el pro­fun­do cui­da­do por el me­dio am­bien­te. Su crea­dor, Al­fre­do Zu­bi­ri, bus­có ar­mar es­to co­mo un lu­gar úni­co y pro­te­gi­do, pa­ra com­par­tir con to­dos los aman­tes de la na­tu­ra­le­za.

Hay dos ti­pos de hos­pe­da­je: ele­gan­tes ca­ba­ñas, di­se­ña­das con la no­ble­za de las ma­de­ras na­ti­vas (ci­prés, len­ga) y la rus­ti­ci­dad de la pie­dra, ca­pa­ces de brin­dar la má­xi­ma pri­va­ci­dad y los do­mos geo­dé­si­cos, lle­nos de per­so­na­li­dad, hos­pi­ta­li­dad y con­fort.

Los do­mos chi­cos, pa­ra 2 per­so­nas, in­clu­yen ca­ma ma­tri­mo­nial (som­mier), piso de ma­de­ra, ro­pa de ca­ma y desa­yuno, en par­ce­las con ener­gía eléc­tri­ca de 20 a 24. Los gran­des, pa­ra 4 per­so­nas, su­man cua­tro ca­mas in­di­vi­dua­les.

Es­ta­dos Uni­dos

Es­lo­ve­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.