Ali­vio pa­ra el trán­si­to len­to

So­mos víc­ti­mas pri­vi­le­gia­das del trán­si­to len­to en­tre otros des­equi­li­brios in­tes­ti­na­les a los que, en­con­trar­le solución, nos cam­bia la vi­da

Mia - - SUMARIO -

Se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Gas­troen­te­ro­lo­gía (OMG), los tras­tor­nos di­ges­ti­vos co­mo el trán­si­to len­to, in­di­ges­tión, pe­sa­dez, aci­dez o hin­cha­zón, afec­tan al 62% de la po­bla­ción. A es­ta con­clu­sión se lle­gó lue­go de re­co­pi­lar datos pro­vis­tos por 142 so­cie­da­des cien­tí­fi­cas de di­fe­ren­tes paí­ses. De esa ci­fra, el ma­yor por­cen­ta­je lo ocu­pa­mos las mu­je­res y es la cons­ti­pa­ción el tras­torno que más nos afec­ta.

Las cau­sas

La fun­ción del in­tes­tino grue­so es eli­mi­nar to­do aque­llo que el or­ga­nis­mo no ne­ce­si­ta, ase­gu­ran­do así que se man­ten­ga sa­lu­da­ble. Sin em­bar­go, en los tiem­pos que co­rren es una de las vís­ce­ras más cas­ti­ga­das por la ma­la ali­men­ta­ción, la in­ges­ta re­du­ci­da de fi­bras y el es­trés que jue­gan en con­tra de es­te pro­ce­so na­tu­ral. Co­mo con­se­cuen­cia, el es­tre­ñi­mien­to se ha­ce pre­sen­te y tam­bién los sín­to­mas ta­les co­mo do­lor y dis­ten­sión ab­do­mi­nal, can­san­cio, ner­vio­sis­mo, in­som­nio y do­lor de ca­be­za, en­tre otros. En con­clu­sión, pa­ra te­ner bue­na sa­lud, es muy im­por­tan­te que el in­tes­tino fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te.

La die­ta, la cla­ve

Cuan­do se tie­ne es­te pro­ble­ma de ma­ne­ra fre­cuen­te, es ne­ce­sa­rio re­vi­sar la die­ta y los há­bi­tos ali­men­ta­rios.Te­né en cuen­ta que la in­cor­po­ra­ción de fi­bras es fun­da­men­tal y se ob­tie­nen prin­ci­pal­men­te de los ve­ge­ta­les de to­do ti­po, las fru­tas (en am­bos ca­sos, me­jor co­ci­das), las le­gum­bres y los ce­rea­les. En la die­ta dia­ria, de­ben ocu­par las tres cuar­tas par­tes del pla­to.

Los lí­qui­dos son tan im­por­tan­tes co­mo la co­mi­da por­que re­du­cen la irri­ta­ción in­tes­ti­nal y pre­vie­nen el es­tre­ñi­mien­to, de­bi­do a que fa­ci­li­tan el des­pla­za­mien­to de los ali­men­tos por el apa­ra­to di­ges­ti­vo. La hi­dra­ta­ción no de­be des­cui­dar­se en nin­gún mo­men­to del año y no te­nés que es­pe­rar a te­ner sed pa­ra be­ber por­que, en esa ins­tan­cia, el cuer­po ya es­tá des­hi­dra­ta­do y des­equi­li­bra­do. Lo más acon­se­ja­ble es in­cor­po­rar di­fe­ren­tes be­bi­das du­ran­te to­do el día, co­men­zan­do, an­tes del desa­yuno, con una in­fu­sión pre­pa­ra­da con agua ti­bia, el jugo de un li­món y 2 cu­cha­ra­das de miel. Por otra par­te, to­dos los lí­qui­dos que in­gre­sen al or­ga­nis­mo de­ben es­tar ti­bios o a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te e in­cor­po­rar­se de a pe­que­ños sor­bos pa­ra ayu­dar a ac­ti­var el apa­ra­to di­ges­ti­vo.

La in­cor­po­ra­ción de gra­sas al or­ga­nis­mo es fun­da­men­tal y, la­men­ta­ble­men­te, exis­te un gran pre­jui­cio ha­cia ellas. No de­be­mos ol­vi­dar que el or­ga­nis­mo fun­cio­na co­mo una má­qui­na per­fec­ta y, pa­ra que pue­da cum­plir con to­das sus fun­cio­nes, es ne­ce­sa­rio que se lu­bri­que. En es­te sen­ti­do el agre­ga­do de acei­te y gra­sas (cre­ma, man­te­ca, ma­yo­ne­sa, etc.) de bue­na ca­li­dad y en pe­que­ñas do­sis ayu­da­rá a que el apa­ra­to di­ges­ti­vo fun­cio­nes a la per­fec­ción.

Ma­sa­jes

La re­fle­xo­lo­gía es una te­ra­pia al­ter­na­ti­va que ofre­ce ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos.Tan­to en la plan­ta de los pies co­mo en las pal­mas de las ma­nos se ubi­can pun­tos re­fle­jos que se co­rres­pon­den con to­do el cuer­po y que, tra­vés del ma­sa­je, es po­si­ble es­ti­mu­lar los ór­ga­nos, equi­li­brar­los y so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de to­do ti­po.

En el ca­so de los pies, los in­tes­ti­nos se re­fle­jan en la par­te me­dia de la plan­ta: an­tes de co­men­zar, es con­ve­nien­te to­mar un ba­ño de in­mer­sión de pies con agua ti­bia du­ran­te unos mi­nu­tos. Lue­go, se­car­los y co­men­zar a ma­sa­jear ejer­cien­do pre­sión con am­bas ma­nos, su­bien­do y ba­jan­do en la zo­na co­rres­pon­dien­te y ter­mi­nar con un ma­sa­je ge­ne­ra­li­za­do que in­clu­ya los de­dos.

En la pal­ma de la mano, la zo­na de los in­tes­ti­nos se re­fle­ja en la par­te me­dia del seg­men­to in­fe­rior, Se pro­ce­de de la mis­ma for­ma que en los pies. En am­bos ca­sos se pue­de apli­car una cre­ma hu­mec­tan­te pa­ra fa­ci­li­tar el des­pla­za­mien­to.

Tips que ali­vian

✘ Co­mer to­dos los días a la mis­ma ho­ra, tran­qui­la­men­te y mas­ti­can­do, co­mo mí­ni­mo, 30 ve­ces ca­da bo­ca­do.

✘ Be­ber cal­dos o un va­so de agua an­tes de co­men­zar a co­mer.

✘ Rea­li­zar ejer­ci­cio o ca­mi­na­tas en for­ma re­gu­lar.

✘ To­mar­se unos mi­nu­tos al día pa­ra res­pi­rar pro­fun­da­men­te y lo­grar la ar­mo­nía en­tre el cuer­po y el espíritu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.