Die­ta me­di­te­rrá­nea

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por la Lic. Ro­mi­na Krauss

En los úl­ti­mos tiem­pos se ha ha­bla­do mu­cho de es­ta op­ción sa­lu­da­ble por sus apor­tes nu­tri­cio­na­les. Es una va­lio­sa herencia cul­tu­ral que re­pre­sen­ta mu­cho más que una sim­ple pau­ta nu­tri­cio­nal, rica y sa­lu­da­ble, es más bien, un es­ti­lo de vi­da equi­li­bra­do que re­co­ge una se­lec­ción de cier­tos ali­men­tos, re­ce­tas, for­mas de co­ci­nar, cos­tum­bres y pro­duc­tos tí­pi­cos.

En­tre las pro­pie­da­des be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud de es­te es­ti­lo de ali­men­ta­ción se pue­de des­ta­car el ti­po de gra­sa que lo ca­rac­te­ri­za (acei­te de oli­va, pes­ca­do y fru­tos se­cos), las pro­por­cio­nes en los nu­trien­tes prin­ci­pa­les que guar­dan sus re­ce­tas (ce­rea­les y ve­ge­ta­les co­mo ba­se de los pla­tos y car­nes o si­mi­la­res co­mo “guar­ni­ción”) y la ri­que­za en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que con­tie­ne, gra­cias a la uti­li­za­ción de ver­du­ras y fru­tas de tem­po­ra­da, hier­bas aro­má­ti­cas y con­di­men­tos.

La die­ta me­di­te­rrá­nea se ba­sa en los in­gre­dien­tes pro­pios de la agri­cul­tu­ra lo­cal de los paí­ses con cli­ma me­di­te­rrá­neo, fun­da­men­tal­men­te Es­pa­ña e Ita­lia, don­de tie­ne su ori­gen. Se re­su­me en re­du­cir el con­su­mo de car­nes ro­jas e hi­dra­tos de car­bono en be­ne­fi­cio de más ali­men­tos ve­ge­ta­les y gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das (gra­sas sa­lu­da­bles).

Es­tre son sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas se en­cuen­tran:

Abun­dan­cia de ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal: fru­tas y ver­du­ras.

Mo­de­ra­do con­su­mo de pan in­te­gral, pas­tas, arroz in­te­gral, ce­rea­les y le­gum­bres.

Uti­li­za­ción del acei­te de oli­va co­mo gra­sa prin­ci­pal, prin­ci­pal­men­te co­mo ade­re­zo.

Con­su­mo diario de una can­ti­dad mo­de­ra­da de le­che, que­sos y yo­gu­res des­cre­ma­dos.

Con­su­mo se­ma­nal de una can­ti­dad mo­de­ra­da de pes­ca­do, pre­fe­ren­te­men­te de mar, tam­bién de río, po­llo y hue­vos.

Con­su­mo de fru­tos se­cos, acei­tu­nas, se­mi­llas y oli­va con mo­de­ra­ción.

Con­su­mo de car­nes ro­jas al­gu­nas ve­ces al mes.

Con­su­mo de vino, pre­fe­ren­te­men­te tin­to, una me­di­da con las co­mi­das.

Uti­li­za­ción de las hier­bas aro­má­ti­cas co­mo una al­ter­na­ti­va sa­lu­da­ble a la sal.

Agre­gar: rea­li­za­ción de al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar pa­ra ha­cer tra­ba­jar al co­ra­zón y man­te­ner en for­ma nues­tras ar­ti­cu­la­cio­nes y el tono muscular.

Si bien, es­ta die­ta tie­ne sus orí­ge­nes en Eu­ro­pa, al ana­li­zar­la po­de­mos ob­ser­var que en nues­tra re­gión es po­si­ble lle­var una ali­men­ta­ción si­mi­lar, de­bi­do a las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ali­men­tos que in­clu­ye la mis­ma.

En­tre los be­ne­fi­cios más im­por­tan­tes de es­ta die­ta se en­cuen­tran, el al­to apor­te de fi­bras que fa­vo­re­ce la fun­ción in­tes­ti­nal y dan ma­yor sa­cie­dad, su con­te­ni­do de gra­sas sa­lu­da­bles co­mo ome­ga 3 y 9, es fun­da­men­tal pa­ra la sa­lud car­dio­vas­cu­lar, ayu­dan­do a ba­jar el co­les­te­rol y los tri­gli­cé­ri­dos, ade­más es rica en an­ti­oxi­dan­tes, lo cual ayu­da a pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to ce­lu­lar y enfermedades de­ge­ne­ra­ti­vas. Apor­ta gran can­ti­dad de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, po­ca can­ti­dad de gra­sas sa­tu­ra­das y co­les­te­rol, co­mo así tam­bién re­du­ce el con­su­mo de ha­ri­nas re­fi­na­das y azu­ca­res, y, nos brin­dan pro­teí­nas de ex­ce­len­te ca­li­dad.

Con una ali­men­ta­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas po­de­mos pre­ve­nir enfermedades cró­ni­cas no trans­mi­si­bles, co­mo obe­si­dad, hi­per­ten­sión, enfermedades car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes, en­tre tan­tas otras. Ca­be des­ta­car que es fun­da­men­tal con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal pa­ra ade­cuar un plan ali­men­ta­rio a ca­da per­so­na y que, si bien, es una die­ta par­ti­cu­lar, res­pe­ta las pau­tas de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, por su va­rie­dad y ca­li­dad de nu­trien­tes que apor­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.