Vio­le­ta Vázquez,

Au­to­ra de “Ser un sal­to en el va­cío”

Mia - - ARTE ESPECTÁCULOS -

-¿Qué es la Bio­de­co­di­fi­ca­ción Ri­zo­ma?

-Es­te sis­te­ma lle­ga a mí vi­da des­pués de un lar­go re­co­rri­do pro­fe­sio­nal y per­so­nal que em­pie­za con la pue­ri­cul­tu­ra. Soy pue­ri­cul­to­ra y di­ri­jo una es­cue­la de for­ma­ción pro­fe­sio­nal y fa­mi­lia pa­ra acom­pa­ñar a los pa­pás en la lle­ga­da de un hi­jo, de­ci­sión que to­mé tras el na­ci­mien­to de mi pri­me­ra hi­ja cuan­do me in­for­mé so­bre las cla­ves de un par­to res­pe­ta­do y una lactancia exi­to­sa. Ne­ce­si­té plas­mar to­das esas sen­sa­cio­nes per­so­na­les y con­tra­dic­cio­nes en una pro­fe­sión. A me­di­da que iba ha­cien­do un ca­mino de co­no­ci­mien­to per­so­nal y de au­to­co­no­ci­mien­to por mi pro­pia ne­ce­si­dad de sa­nar his­to­rias de la in­fan­cia, fui en­ten­dien­do có­mo la bio­de­co­di­fi­ca­ción nos da la res­pues­ta a la pre­gun­ta ¿por qué en­fer­ma­mos? To­das las de­duc­cio­nes que po­de­mos ha­cer an­te un sín­to­ma des­de el pa­ra­dig­ma mé­di­co tie­nen que ver con el es­trés, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, la ge­né­ti­ca, por­que no nos cui­da­mos. Pe­ro la ver­dad es que no se sa­be por qué una per­so­na que es­tá en óp­ti­mas con­di­cio­nes de au­to­cui­da­do pue­de pa­de­cer dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas de sa­lud, in­clu­si­ve más que una ex­pues­ta a fac­to­res de ries­go. Hay al­go más, los sín­to­mas ha­blan por sí mis­mos, el cuer­po es una ex­pre­sión de la ne­ce­si­dad de nues­tra su­per­vi­ven­cia y la de nues­tros an­ces­tros. La Bio­de­co­di­fi­ca­ción to­ma los prin­ci­pios del Dr. Ha­mer, de la nue­va me­di­ci­na ger­má­ni­ca que es­ta­ble­ce que la en­fer­me­dad es una so­lu­ción bio­ló­gi­ca de su­per­vi­ven­cia y no un pro­ble­ma a erra­di­car ni un es­ta­do in­to­xi­ca­do del cuer­po sino que el ce­re­bro da la or­den de mo­di­fi­car cier­tas co­sas pa­ra es­ta­ble­cer una res­pues­ta a un pro­ble­ma. Nos brin­da men­sa­jes pa­ra que ha­ga­mos cam­bios y te­ner un des­per­tar es­pi­ri­tual, tra­ta de re­sol­ver un con­flic­to bio­ló­gi­co que pa­ra no­so­tros pue­de ser exis­ten­cial o sim­bó­li­co.Ahí es­tá la tram­pa y eso es lo que hay que apren­der a leer, de­pen­de del ór­gano afec­ta­do, el ti­po de con­flic­to.

-¿Cuál es el te­ma de tu li­bro?

-Des­de que em­pie­zo a pro­bar al­gu­nos ejer­ci­cios con mis con­sul­tan­tes, de a po­co

se va desa­rro­llan­do el mé­to­do Ri­zo­ma. Em­pe­za­ron a acer­car­se per­so­nas no só­lo con con­flic­tos fí­si­cos sino tam­bién fa­mi­lia­res, emo­cio­na­les, en­ton­ces, es­ta­ble­cí una me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo que, ade­más de re­co­no­cer qué nos quie­re de­cir el con­flic­to, en­cuen­tra un pa­trón a lo lar­go de la vi­da pa­san­do por la etapa ges­ta­cio­nal (que es muy im­por­tan­te) y abar­can­do el ár­bol ge­nea­ló­gi­co y lo trans­ge­ne­ra­cio­nal. Ese pa­trón por el cual nos re­la­cio­na­mos con el mun­do, va mar­can­do có­mo vi­ven­cia­mos las ex­pe­rien­cias y ya no im­por­ta qué nos pa­sa real­men­te sino có­mo lo sen­ti­mos. Es­to es la cla­ve de la Bio­de­co­di­fi­ca­ción Ri­zo­ma: tra­ba­jar con ele­men­tos ri­zo­má­ti­cos, ac­tos sim­bó­li­cos, ejer­ci­cios que le­ga­mos del cha­ma­nis­mo, de la te­ra­pia ges­tál­ti­ca. Es una com­bi­na­ción que nos ayu­da a re­pen­sar­nos y re­or­ga­ni­zar el sis­te­ma fa­mi­liar y tra­ba­jar lú­di­ca­men­te con es­to que nos pa­sa, ejer­ci­cios que nos ayu­dan a co­nec­tar­nos con la par­te más sim­bó­li­ca de nues­tro ce­re­bro. To­do es­to es­tá plas­ma­do en el li­bro.

-¿Qué te lle­vó a es­cri­bir­lo?

-Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar co­mo pue­ri­cul­to­ra, es­cri­bí "Dar la te­ta", mi pri­mer li­bro, y lue­go "Bas­ta de re­pe­tir la his­to­ria fa­mi­liar", en el que cuen­to mi his­to­ria per­so­nal y có­mo lle­go a es­tas dis­ci­pli­nas des­de mi re­co­rri­do. Se­guí con "Ser un sal­to al va­cío", un ma­nual de Bio­de­co­di­fi­ca­ción Ri­zo­ma pa­ra to­dos aque­llos que quie­ren in­terio­ri­zar­se más so­bre la teo­ría y la me­to­do­lo­gía. Una de las co­sas que me im­pul­só a se­guir in­ves­ti­gan­do es es­ta sen­sa­ción de las mu­je­res y ma­dres de sen­tir­nos fa­lla­das, lo que se re­la­cio­na con la per­cep­ción del cuer­po. Sen­tir que uno es una má­qui­na a pun­to de fa­llar y la ne­ce­si­dad de re­sig­ni­fi­car es­ta con­cep­ción. Des­de la Bio­de­co­di­fi­ca­ción tam­bién apren­dí que el ob­je­ti­vo de ser leal y de se­guir abrien­do ex­pe­rien­cias no se tra­ta de ha­cer las co­sas bien o mal sino de per­mi­tir­nos tran­si­tar las emo­cio­nes y las ex­pe­rien­cias.

-¿Lo­gras­te me­jo­rar o so­lu­cio­nar al­gún te­ma que in­fluía ne­ga­ti­va­men­te en tu vi­da con la Bio­de­co­di­fi­ca­ción?

-Apren­dí cuá­les son mis me­ca­nis­mos, qué me sa­le au­to­má­ti­co cuan­do me sien­to ata­ca­da. Tam­bién a aten­der a mi cuer­po, cuán­do es­tá sano, a re­co­no­cer­me en mi ár­bol ge­nea­ló­gi­co y que has­ta la vo­ca­ción la ele­gí pa­ra com­pen­sar cues­tio­nes de la his­to­ria fa­mi­liar, pa­ra com­pen­sar si­tua­cio­nes re­la­cio­na­das con la ma­ter­ni­dad que hu­bo en torno a mis an­te­pa­sa­dos. En­ten­dí que soy par­te de un sis­te­ma ma­yor y que soy fiel, quie­ra o no, a mis an­ces­tros, mis pa­dres y mi vi­da. Es­to trae una ca­pa­ci­dad de pers­pec­ti­va que me per­mi­te ele­gir con ma­yor con­cien­cia de mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.