Ga­tos ca­pri­cho­sos

Mia - - MASCOTAS - www.mi­sa­ni­ma­les.com

Dor­mir con un ga­to trans­mi­te tran­qui­li­dad, sin em­bar­go a no to­dos les gus­ta ha­cer­lo, te­nien­do que en­fren­tar­se a un pro­ble­ma te­rri­to­rial. Los ga­tos sue­len to­mar co­mo pro­pia la ca­ma de sus due­ños y no es sen­ci­llo qui­tar­los de allí. Por eso te con­ta­mos al­gu­nos tru­cos bas­tan­te úti­les. Uno de ellos con­sis­te en que, cuan­do lo ve­mos en la ca­ma o es­tá por su­bir, to­mar­lo sua­ve­men­te en bra­zos y lle­var­lo a un lu­gar más con­ve­nien­te, por ejem­plo su pro­pia cu­na. Otra for­ma de ha­cer que desis­ta de su ac­ti­tud es pro­vo­car al­gún so­ni­do mo­les­to, que no lo asus­ten pe­ro que tam­po­co le per­mi­ta to­mar una sies­ta pla­cen­te­ra; por ejem­plo, agi­tar una la­ta con mo­ne­das, ha­cer so­nar una cam­pa­ni­ta o po­ner mú­si­ca a un vo­lu­men muy al­to.Al­go muy im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que es­te mé­to­do re­sul­ta cuan­do el ga­to no se da cuen­ta quien lo eje­cu­ta, ya que de lo con­tra­rio no cam­bia­rá de con­duc­ta, sim­ple­men­te se su­birá a la ca­ma cuan­do no ha­ya na­die.

Es­te adoc­tri­na­mien­to to­ma­rá un buen tiem­po, por eso es ne­ce­sa­rio ape­lar a la pa­cien­cia y buen jui­cio, pe­ro al fi­nal nues­tra que­ri­da y ca­pri­cho­sa mas­co­ta re­la­cio­na­rá la ca­ma con un lu­gar don­de no po­drá des­can­sar y, de a po­co, de­ja­rá de fre­cuen­tar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.