JAR­DÍN.

Los bal­co­nes y te­rra­zas ofre­cen múl­ti­ples al­ter­na­ti­vas pa­ra quie­nes desean dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Ma­ría M. Piz­zi (www.con­sa­bo­raho­gar.com.ar)

Bal­co­nes y te­rra­zas ver­des

No es con­di­ción in­dis­pen­sa­ble vi­vir en una ca­sa pa­ra po­der dis­fru­tar de las plan­tas, flo­res e in­clu­so una huer­ta.Tan­to en los bal­co­nes co­mo en las te­rra­zas se pue­de ar­mar un es­pa­cio muy in­tere­san­te con una va­rie­dad de plan­tas. Pa­ra el di­se­ño lo me­jor es en­fo­car­se en al­gu­na te­má­ti­ca o idea; pue­de ser un co­lor, un es­ti­lo o una es­pe­cie de plan­tas; se las pue­de agru­par por co­lo­ra­ción y en­con­trar un es­ti­lo que ri­ja a to­do el es­pa­cio. Se pue­de dar un to­que lla­ma­ti­vo re­cu­rrien­do a ele­men­tos ta­les co­mo ma­ce­tas pin­ta­das con acrí­li­co o re­ves­ti­das con ve­ne­ci­tas o ge­mas en­tre otras co­sas.

En las te­rra­zas es po­si­ble co­lo­car pa­nes de cés­ped, pe­ro pa­ra eso es ne­ce­sa­rio rea­li­zar pre­via­men­te un es­tu­dio so­bre la ais­la­ción pa­ra que no se pro­duz­can fil­tra­cio­nes y es­tro­peen la es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca.

Otra al­ter­na­ti­va de mo­da es cu­brir su­per­fi­cies con decks, ar­mar ca­mi­nos con pie­dras li­via­nas y has­ta crear un mi­ni li­ving ba­jo un ga­ze­bo con re­po­se­ras y de­ta­lles de ilu­mi­na­ción que ge­ne­ra­ran dis­tin­tas at­mós­fe­ras. Es­ta de­co­ra­ción es ideal pa­ra los bal­co­nes grandes o las te­rra­zas.

¿Qué con­vie­ne plan­tar? Ló­gi­ca­men­te, las es­pe­cies que se cul­ti­van allí ne­ce­si­ta­rán más aten­ción que las que es­tán en jar­dín, de­bi­do a que re­quie­ren de un rie­go más fre­cuen­te. En es­tos ca­sos tam­bién es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la elec­ción de las plan­tas, las más re­co­men­da­bles son aque­llas más re­sis­ten­tes a los cam­bios cli­má­ti­cos. Un da­to fun­da­men­tal es que en cuan­to más al­to es el pi­so, más su­fri­rán los efec­tos del sol y el vien­to, por lo cual los cui­da­dos de­ben ser más es­tric­tos.

En­tre las plan­tas que es­tán de mo­da y son muy efi­cien­tes pa­ra es­te ti­po de es­pa­cios es­tán las su­cu­len­tas. Son re­sis­ten­tes, se au­to­abas­te­cen con el agua de la llu­via, tie­nen for­mas lla­ma­ti­vas, se con­si­guen en di­fe­ren­tes to­nos e in­clu­so al­gu­nas, co­mo los cac­tus o la es­pe­cie Eche­ve­rría, dan her­mo­sas flo­res.

Otra op­ción pa­ra los es­pa­cios ur­ba­nos son los ar­bus­tos, las la­van­das y las aro­má­ti­cas que se pue­den cul­ti­var en mi­ni huer­tas, ya que son es­pe­cies que no ne­ce­si­tan tan­to rie­go. Ade­más, son muy úti­les a la ho­ra de co­ci­nar, por lo cual siem­pre es bueno te­ner una va­rie­dad de es­tas a mano.

Ma­ce­tas y sus­tra­to

En cuan­to a las ma­ce­tas, se de­ben ele­gir aque­llas que no sean muy pe­sa­das ni que se re­ca­lien­ten fá­cil­men­te, por­que ese ca­lor afec­ta di­rec­ta­men­te a la plan­ta. Pa­ra ar­mar­la ade­cua­da­men­te hay que co­lo­car pri­me­ro una ba­se de pie­dras que ayu­de a dre­nar. La le­ka (pie­dras po­ro­sas) es ideal pa­ra quie­nes sue­len ol­vi­dar­se de re­gar o se au­sen­tan re­gu­lar­men­te de su ca­sa, ya que re­tie­nen la hu­me­dad y las plan­tas la usan cuan­do la ne­ce­si­tan. Lue­go, hay que po­ner un sus­tra­to li­viano que in­clu­ya di­fe­ren­tes com­po­nen­tes, co­mo per­li­tas, re­sa­ca y hu­mus de lom­briz, es­to evi­ta­rá que la tie­rra se com­pac­te, co­mo ocu­rri­ría con la tie­rra co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.