LEC­TU­RA.

Mia - - SUMARIO - Por Se­bas­tián Gi­ro­na* Del li­bro “¡No te aguan­to más! Cla­ves pa­ra des­ar­ti­cu­lar los con­flic­tos de pa­re­ja”, Urano (ww.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

"¿Cuán­to ha­ce que no sa­li­mos so­los?"

Es­te sín­to­ma es una es­pe­cie de "re­cur­so" al ser­vi­cio de sos­te­ner la asi­me­tría. Se tra­ta de la fal­ta de es­pa­cios com­par­ti­dos com­ple­ta­men­te so­los, o sea, sin hi­jos, ni fa­mi­lia­res ni ami­gos ni na­die, so­la­men­te ella y él, pa­ra com­par­tir un mo­men­to en­tre los dos y po­der fa­ci­li­tar el diá­lo­go y la em­pa­tía. Es­to que sue­na muy sen­ci­llo mu­chas ve­ces no exis­te. Al­gu­nas pa­re­jas sue­len no sa­lir so­las: más allá de que ten­gan hi­jos o no, com­par­ten mu­cho tiem­po con los ami­gos o con la fa­mi­lia y es­to ha­ce que los mo­men­tos pa­ra dia­lo­gar sean es­ca­sos y así la asi­me­tría pue­de agra­var­se. La es­tre­lla de es­tas ex­cu­sas es, ha­bi­tual­men­te, no sa­ber con quién de­jar a los chi­cos. Sin em­bar­go,

hay pa­re­jas que no tie­nen hi­jos y que aun así no com­par­ten tiem­po so­los. Exis­ten pa­re­jas que ni si­quie­ra se lo plan­tean ni se lo cues­tio­nan, sim­ple­men­te no com­par­ten tiem­po jun­tos.

Com­par­tir tiem­po no so­la­men­te es es­tar ba­jo el mis­mo te­cho en un mis­mo mo­men­to. Com­par­tir tiem­po jun­tos es co­nec­tar­se, in­ter­cam­biar sen­sa­cio­nes, opi­nio­nes, pro­yec­tos. Es im­por­tan­te ad­ver­tir que es­ta cla­se de sa­li­das y de en­cuen­tros ali­men­tan la re­la­ción y el víncu­lo, y si te­ne­mos en cuen­ta que la pa­re­ja es la ba­se y el sos­tén de la fa­mi­lia, fa­ci­li­tar es­tos en­cuen­tros ser­vi­rán pa­ra mo­ni­to­rear la sa­lud de la re­la­ción y, en ese ca­so, aque­llos pa­sa­rán a ser fun­da­men­ta­les y prio­ri­ta­rios.

No tie­ne por qué tra­tar­se de la gran sa­li­da. Pue­de ser un ca­fé en la es­qui­na o sen­tar­se a to­mar ma­te, o lo que sea. La co­ne­xión no ne­ce­si­ta ne­ce­sa­ria­men­te de una ce­na cos­to­sa. De más es­tá de­cir que una pa­re­ja no se va a sal­var por po­der sa­lir so­los, lo que se bus­ca es crear opor­tu­ni­da­des y ofer­tas de en­cuen­tro pa­ra que la pa­re­ja se pue­da re­en­con­trar.

Asi­mis­mo, y co­mo ex­cep­cio­nes, es ne­ce­sa­rio de­cir que hay pa­re­jas que no com­par­ten mu­cho tiem­po so­los y que ha­bi­tual­men­te no sa­len, pe­ro es­to no ha­ce que su víncu­lo fun­cio­ne mal. Tie­ne que ver con el es­ti­lo de ca­da re­la­ción y con la per­so­na­li­dad de sus in­te­gran­tes. De to­das ma­ne­ras, a nin­gu­na pa­re­ja le vie­ne mal po­der com­par­tir ma­yor can­ti­dad de tiem­po de ca­li­dad so­los.

Carlos y Mó­ni­ca te­nían un ma­tri­mo­nio de años. Am­bos com­par­tían mu­chas co­sas y dis­fru­ta­ban de la vi­da en fa­mi­lia, pe­ro a Mó­ni­ca le gus­ta­ba mu­cho sa­lir, te­ner nue­vas ex­pe­rien­cias, dis­fru­tar. Carlos era muy ho­ga­re­ño y fren­te a la po­si­bi­li­dad de ir a ce­nar afue­ra, él siem­pre ofer­ta­ba que­dar­se en ca­sa. Es­ta ca­sa era de puer­tas abier­tas y siem­pre cir­cu­la­ban ami­gos y fa­mi­lia­res in­vi­ta­dos o no por ellos.Tan­to es así que Carlos y Mó­ni­ca lle­ga­ron a te­ner cua­tro hi­jos y, a la vis­ta de sus di­fi­cul­ta­des y acep­ta­do por ellos, lle­ga­ron a re­co­no­cer que ca­da hi­jo, más allá de ser desea­do y ama­do, era una for­ma tam­bién de ha­cer más di­fí­cil aún el en­cuen­tro en so­li­ta­rio en­tre ellos. Te­nían mo­men­tos de diá­lo­go y mo­men­tos "agra­da­bles", pe­ro la co­ne­xión que se da­ba en­tre am­bos era ca­si nu­la, sin pro­fun­di­dad ni in­ti­mi­dad.

Co­mo pue­den ir vien­do, to­dos los sín­to­mas es­tán un po­co re­la­cio­na­dos en­tre sí, tie­nen un hi­lo con­duc­tor. El he­cho de no com­par­tir tiem­po so­los ha­ce que las po­si­bi­li­da­des de dia­lo­gar sean es­ca­sas y, al mis­mo tiem­po, con­fi­gu­ra una ru­ti­na rí­gi­da y con po­ca mo­vi­li­dad.

Hoy se sa­be que es fun­da­men­tal que una pa­re­ja com­par­ta mo­men­tos po­si­ti­vos. Es­tá com­pro­ba­do que las pa­re­jas no se se­pa­ran por los mo­men­tos ma­los; las pa­re­jas se se­pa­ran, en­tre mu­chas otras co­sas, por la au­sen­cia de mo­men­tos agra­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.