HI­JOS.

Ta­tua­jes, pier­cings y otros ob­je­tos que es­tá de mo­da po­ner­se en­tre los más chi­cos tie­ne ries­gos e im­pli­ca pro­ble­mas que só­lo los pa­dres pue­den ad­ver­tir­les a sus hi­jos

Mia - - SUMARIO -

Pe­li­gro­sos ta­tua­jes y pier­cings

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, los ado­les­cen­tes se ta­túan la piel en un in­ten­to de pro­ce­sar y tran­si­tar los as­pec­tos na­tu­ra­les de es­ta etapa, es­pe­cial­men­te en lo que con­cier­ne a la au­to­no­mía y la iden­ti­dad. Des­de el pun­to de vis­ta de chi­cos y chi­cas, al ta­tuar­se o co­lo­car­se aros y ac­ce­so­rios va­rios se con­si­de­ran úni­cos, es­pe­cial­men­te cuan­do in­cor­po­ran fe­chas, nom­bres de per­so­nas, vi­ven­cias o cual­quier otro da­to que crean es­pe­cial. Es­tos sím­bo­los pa­san a ser par­te de su piel y de su ser y es im­por­tan­te es­tar aten­tos a los di­se­ños que eli­gen, ya que es­te de­ta­lle nos ha­bla di­rec­ta­men­te de su reali­dad.

Pre­gun­tar qué es o qué sig­ni­fi­ca un

ta­tua­je es una opor­tu­ni­dad pa­ra co­no­cer más pro­fun­da­men­te a un ado­les­cen­te y abrir una puer­ta a sus creen­cias, va­lo­res, gus­tos, etc. En al­gu­nos ca­sos, los mo­ti­vos que los lle­van a to­mar es­ta ac­ti­tud es la ne­ce­si­dad de per­te­ne­cer a un gru­po de­ter­mi­na­do. Se­gún el Dr. An­dres Martín, mé­di­co es­ta­dou­ni­den­se y pro­fe­sor de Psi­quia­tría Pe­diá­tri­ca en el Ya­le Child Study Cen­ter: "Los ta­tua­jes y pier­cing pue­den ser en­ten­di­dos co­mo es­fuer­zos de au­to­cons­truc­ción y de­co­ra­ción, más que ser asu­mi­dos pre­ma­tu­ra­men­te co­mo ac­tos des­truc­ti­vos y de au­to­mu­ti­la­ción; si te­ne­mos es­to en men­te, po­dre­mos no só­lo lle­gar a un jui­cio más ra­zo­na­do, sino tam­bién co­nec­tar­nos, a tra­vés de la piel de los ado­les­cen­tes, a otro ni­vel de su reali­dad in­ter­na”.

¿Qué ha­cer?

Los adul­tos no po­de­mos im­pe­dir que to­men es­ta de­ci­sión, pe­ro sí acon­se­jar­les que se lo reali­cen con un pro­fe­sio­nal, con las me­di­das de asep­sia ne­ce­sa­rias y a una edad de­ter­mi­na­da. Trans­mi­tir­les que de­be eva­luar las con­di­cio­nes del ga­bi­ne­te an­tes del pro­ce­di­mien­to: ma­te­rial des­car­ta­ble, guan­tes y pre­sen­cia de es­tu­fa de es­te­ri­li­za­ción. Las com­pli­ca­cio­nes de per­fo­ra­cio­nes y ta­tua­jes van des­de el da­ño lo­cal (in­fec­ción, san­gra­do, des­ga­rro, ci­ca­tri­ces, reac­cio­nes de hi­per­sen­si­bi­li­dad) has­ta el com­pro­mi­so sis­té­mi­co (en­do­car­di­tis bac­te­ria­na, glo­me­ru­lo­ne­fri­tis, shock tó­xi­co). En cuan­to a la aso- cia­ción con las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, es­tas va­rían en­tre los di­fe­ren­tes es­tu­dios, sien­do mu­cho más fre­cuen­tes cuan­do no son prac­ti­ca­das por un pro­fe­sio­nal. Por otra par­te, pa­ra evi­tar la der­ma­ti­tis por con­tac­to, es ne­ce­sa­rio re­co­men­dar­le el uso de oro, pla­ta o ace­ro qui­rúr­gi­co pa­ra los pier­cing y las tin­tu­ras ve­ge­ta­les pa­ra ta­tua­jes. El Dr. Ser­gio Bialy­lew, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Fa­mi­liar del Hos­pi­tal Ita­liano de Bue­nos Ai­res, in­sis­te en la im­por­tan­cia de que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias usen el má­xi­mo es­fuer­zo en edu­car a la po­bla­ción ge­ne­ral y exi­gir a los ta­tua­do­res que cum­plan la va­cu­na­ción con­tra el té­ta­nos, la he­pa­ti­tis B y el pro­to­co­lo de nor­mas de se­gu­ri­dad en los cen­tros don­de se efec­túan ta­tua­jes y pier­cings.

Zo­nas com­pli­ca­das

Sa­ber de an­te­mano en qué lu­gar del cuer­po de­ci­den ta­tuar­se o co­lo­car­se un pier­cing, tie­ne la ven­ta­ja de po­der in­for­mar­les so­bre las po­si­bles com­pli­ca­cio­nes fí­si­cas y so­cia­les, así co­mo tam­bién re­fle­xio­nar jun­tos so­bre la per­ma­nen­cia de es­tas mar­cas y lo fun­da­men­tal que es no to­mar la de­ci­sión apre­su­ra­da­men­te o ba­jo pre­sión, de­bi­do a que qui­tar­los no es un pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo. Los ta­tua­jes en la ca­ra y en el dor­so de las ma­nos, co­mo tam­bién en áreas de ac­ce­so de agu­jas y ca­té­te­res son to­tal­men­te des­acon­se­ja­bles, de­bi­do a las po­si­bi­li­da­des de que exis­tan com­pli­ca­cio­nes. Ade­más es muy im­por­tan­te que che­queen pre­via­men­te que las va­cu­nas ( he­pa­ti­tis B y an­ti­te­tá­ni­ca) es­tén al día. Tam­po­co es­tá de más te­ner una char­la con res­pec­to a los pro­ble­mas que im­pli­ca qui­tar­los de la piel.

Los pier­cings son com­pli­ca­dos a la ho­ra de ha­cer ra­dio­gra­fías, to­mo­gra­fías o en ca­sos de cirugía. Siem­pre de­ben re­mo­ver­se pa­ra po­der rea­li­zar es­tas ma­nio­bras con los pro­ble­mas y mo­les­tias dér­mi­cas que es­to pue­de aca­rrear.

Exis­te una ten­den­cia a te­ner un nú­me­ro im­par de ta­tua­jes, es de­cir que si un ado­les­cen­te tie­ne dos, es pro­ba­ble que pron­to se reali­ce uno más. En al­gu­nos ca­sos, así se van acu­mu­lan­do y cu­brien­do la piel, ac­ti­tud que al­gu­nas per­so­nas to­man co­mo un pro­ble­ma de con­duc­ta;

“la pre­sen­cia de per­fo­ra­cio­nes o ta­tua­jes no ne­ce­sa­ria­men­te re­pre­sen­ta con­duc­tas de al­to ries­go, pe­ro de­ben ser te­ni­das en cuen­ta por el mé­di­co du­ran­te la con­sul­ta de­bi­do a que se ha vis­to que a ma­yor nú­me­ro de ta­tua­jes y pier­cings ma­yor aso­cia­ción a con­duc­tas de ries­go y cuan­to más ex­ten­so es el ta­tua­je ma­yor re­la­ción con tras­tor­nos de per­so­na­li­dad. Ex­pli­car­les a los ado­les­cen­tes que la de­ci­sión de rea­li­zar­se un ta­tua­je o pier­cing de­be ser pen­sa­da, va­lo­ra­da y com­par­ti­da”, ex­pli­ca el Bialy­lew .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.