La se­mi­lla mul­ti­fun­ción

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

Son mu­chos los nue­vos ali­men­tos que des­cu­bri­mos, con sus sa­lu­da­bles pro­pie­da­des. La qui­noa es uno de ellos, y aho­ra se agre­ga la ka­ñi­wa, tam­bién lla­ma­da qui­noa baby. Es una se­mi­lla o grano ori­gi­na­rio de Pe­rú, pa­re­ci­do a la qui­noa, pe­ro mu­cho más pe­que­ño, de he­cho, su ta­ma­ño es cua­tro ve­ces in­fe­rior. Ac­tual­men­te se cul­ti­va so­bre to­do en Puno, Cuz­co y Are­qui­pa, zo­nas a un ele­va­do ni­vel de al­ti­tud, en­tre 3.800 y 4.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Es un su­per­ali­men­to por su gran apor­te de pro­teí­nas y ami­noá­ci­dos (es­pe­cí­fi­ca­men­te la li­si­na) así co­mo de mi­ne­ra­les, y por ello es muy apro­pia­do pa­ra com­ba­tir la anemia, pues ade­más de hie­rro con­tie­ne cal­cio y fós­fo­ro. Un pun­to muy po­si­ti­vo es que el hie­rro que con­tie­ne la ka­ñi­wa se ab­sor­be fá­cil­men­te. Ade­más, po­see un al­to con­te­ni­do en fe­ni­la­la­ni­na y trip­tó­fano, dos ami­noá­ci­dos que se­rán de gran ayu­da en los es­ta­dos de­pre­si­vos o de fal­ta de áni­mo, y en fi­bra, de la que de ca­da 100 gra­mos, 12,92 son de fi­bra in­so­lu­ble y 3,49 de fi­bra so­lu­ble, mu­cho más ele­va­do que la qui­noa, jus­ta­men­te por­que es in­te­gral.

Tie­ne un sa­bor mu­cho más dulce que la qui­noa y, por eso, es ri­ca aña­dién­do­la en le­che, miel, en­ci­ma de pos­tres con fru­tas, ba­ti­dos y has­ta en en­sa­la­das.

La ha­ri­na de ka­ñi­wa la pue­den in­ge­rir los ce­lía­cos ya que es li­bre de glu­ten.

Es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra de­por­tis­tas, ya que apor­ta un al­to con­te­ni­do de nu­trien­tes, si­mi­lar a la que pue­de apor­tar la ave­na o los hi­dra­tos de car­bono de ab­sor­ción len­ta. Es ideal pa­ra desa­yu­nar, pues nos apor­ta­rá ener­gía su­fi­cien­te pa­ra to­do el día.

Se la pue­de in­cor­po­rar a las die­tas de adel­ga­za­mien­to, gra­cias a su po­der sa­cian­te, aun­que no de­be­mos ol­vi­dar­nos de to­mar un gran va­so de agua des­pués de co­mer­la pa­ra que la fi­bra se pue­da hin­char y ten­ga esa ac­ción.

Gra­cias a su apor­te de hie­rro y pro­teí­nas, es re­co­men­da­ble en es­ta­dos de re­cu­pe­ra­ción des­pués de ope­ra­cio­nes o lar­gas en­fer­me­da­des. Tam­bién pue­de ayu­dar­nos a me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo y de ener­gía, de­bi­do a los ami­noá­ci­dos, en­tre los que se en­cuen­tra el trip­tó­fano pre­cur­sor de la se­ro­to­ni­na, ideal pa­ra un desa­yuno ener­gi­zan­te y ac­ti­va­dor.

Al te­ner un apor­te pro­teí­ni­co, es con­ve­nien­te su in­ges­ta en las die­tas ve­ge­ta­ria­nas que sue­len ser más es­ca­sas en pro­teí­nas.

Me­jo­ra el trán­si­to in­tes­ti­nal gra­cias a su al­to con­te­ni­do en fi­bra in­so­lu­ble por en­ci­ma de la so­lu­ble, tie­ne un efec­to la­xan­te sua­ve. Pa­ra ello, hay que her­vir dos cu­cha­ra­das de ka­ñi­wa en me­dio li­tro de agua y jen­gi­bre, de­jar re­po­sar du­ran­te 15 mi­nu­tos y be­ber­la du­ran­te el día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.