GUÍA DE AR­TE & ES­PEC­TÁCU­LOS.

Au­to­ra de “Ma­ma An­tu­la”

Mia - - SUMARIO -

To­do lo que hay pa­ra ver

-¿Có­mo lle­gas­te al per­so­na­je his­tó­ri­co de es­te li­bro?

-Ma­ría An­to­nia de Paz y Fi­gue­roa, Ma­ría de San Jo­sé (co­mo ella qui­so lla­mar­se) o Ma­ma An­tu­la (co­mo la lla­ma­ron los abo­rí­ge­nes) es un per­so­na­je de un te­ma que siem­pre me atra­jo, la Ca­sa de Ejer­ci­cios Es­pi­ri­tua­les, por los se­cre­tos que guar­da­ba. Por otra par­te, sen­tía que la épo­ca vi­rrei­nal era bas­tan­te os­cu­ra, en la es­cue­la es­tu­diá­ba­mos des­de el si­glo XIX, co­mo si to­do co­men­za­ra con la Re­vo­lu­ción de Ma­yo. Des­pués se fue­ron dan­do esas no tan ca­sua­li­da­des: mi de­vo­ción por el Pa­dre Pío o la Igle­sia de La Pie­dad has­ta que un día su­pe que allí des­can­san los res­tos de Ma­ma An­tu­la.

-¿Por qué es una des­co­no­ci­da de nues­tra his­to­ria?

-So­la­men­te la co­no­cían y ve­ne­ra­ban sus des­cen­dien­tes y al­gu­nos clé­ri­gos, so­bre to­do los je­sui­tas. Mien­tras es­tu­dia­ba el pro­fe­so­ra­do de li­te­ra­tu­ra, nun­ca me di­je­ron que ella fue la pri­me­ra mu­jer es­cri­to­ra de­lVi­rrei­na­to del Río de La Pla­ta, en­tre otros gran­des si­len­cios de su vi­da.

-¿Có­mo fue que a los 5 años de­jó to­do, se pu­so el há­bi­to de mon­ja aun­que no era re­li­gio­sa y sa­lió a pre­di­car des­cal­za y a edu­car a la gen­te más hu­mil­de?

-Ella era hi­ja de un en­co­men­de­ro es­pa­ñol que te­nía a su man­do abo­rí­ge­nes, negros y cam­pe­si­nos. En la ado­les­cen­cia qui­so de­jar su có­mo­da vi­da y su ape­lli­do pa­ra lla­mar­se Ma­ría An­to­nia de San Jo­sé. Se unió a un gru­po de mu­je­res pa­ra tra­ba­jar pa­ra los ne­ce­si­ta­dos. No pu­do ser mon­ja por­que los je­sui­tas no acep­ta­ban mu­je­res. Cuan­do la or­den fue ex­pul­sa­da del te­rri­to­rio ame­ri­cano, ella de­ci­dió ca­mi­nar con la tú­ni­ca de la con­gre­ga­ción y des­cal­za pa­ra ha­cer co­no­cer los Ejer­ci­cios de San Ig­na­cio. Se­gui­da por al­gu­nas mu­je­res, co­men­zó por su pro­vin­cia na­tal (na­ció en San­tia­go del Es­te­ro en 1730) y lue­go subió has­ta lle­gar a Ju­juy. Pe­ro al vi­si­tar Cór­do­ba, tu­vo el pre­sa­gio de que de­bía ve­nir a Bue­nos Ai­res por­que en las gran­des ciu­da­des era más ne­ce­sa­rio “el pas­to es­pi­ri­tual”.

-¿Te­nía mu­chos se­gui­do­res?

-No. Una mu­jer del si­glo XVIII, ca­mi­nan­do

des­cal­za, en esa Bue­nos Ai­res, fue re­ci­bi­da con pie­dras e in­sul­tos y has­ta pen­sa­ron que tan­to ella co­mo sus se­gui­do­ras eran cu­ras dis­fra­za­dos de mu­je­res.

-¿Có­mo con­si­guió fun­dar la San­ta Ca­sa de Ejer­ci­cios Es­pi­ri­tua­les?

-Con mu­cha per­se­ve­ran­cia. Pa­ra con­se­guir el per­mi­so ecle­siás­ti­co, tu­vo que ir du­ran­te nue­ve me­ses a ver al obis­po Mal­var. Ca­da vez que la re­cha­za­ba, se iba se­re­na, se­gu­ra de lo que que­ría. Una vez que lo con­si­guió, em­pe­zó a ir al Ca­bil­do per fue tam­bién muy difícil el per­mi­so del po­der po­lí­ti­co a car­go de­lVi­rre­yVér­tiz ya que pa­ra la co­ro­na es­pa­ño­la la pa­la­ra “je­sui­ta” era ma­la pa­la­bra.

-¿Qué le de­jó la fi­gu­ra de es­ta bea­ta?

-Apren­dí mu­cho. Más allá de cual­quier re­li­gión, los Ejer­ci­cios son un tra­ba­jo en si­len­cio y me­di­ta­ción pa­ra en­con­trar la voz de Dios pa­ra saber quién es uno y cuál es su mi­sión en es­ta vi­da. Ella tu­vo en su Ca­sa a Ma­nuel Bel­grano, Saa­ve­dra, Cas­te­lli, fue la Ma­dre de la Pa­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.