MAS­CO­TAS.

La tor­sión gás­tri­ca es un ries­go al que es­tán ex­pues­tas las ra­zas ca­ni­nas gran­des. Se pue­de pre­ve­nir y aten­di­da a tiem­po, no ser mor­tal

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: www.doog­web.es

La pe­li­gro­sa

tor­sión gás­tri­ca

Los pe­rros de gran por­te dan una ima­gen de for­ta­le­za fí­si­ca, sin em­bar­go, car­gan con un fan­tas­ma mor­tal: la tor­sión gás­tri­ca. Se tra­ta del es­tran­gu­la­mien­to del es­tó­ma­go que, por de­bi­li­dad de los li­ga­men­tos que lo sos­tie­nen, gi­ra so­bre sí mis­mo y da una vuel­ta, im­pi­dien­do que lle­gue a él la irri­ga­ción san­guí­nea. Por lo ge­ne­ral, es­te me­ca­nis­mo se des­en­ca­de­na fren­te al ejer­ci­cio ex­ce­si­vo o a la in­ges­ta abun­dan­te de co­mi­da o agua, en­tre otros. De to­das ma­ne­ras, es­tas son las cau­sas más co­mu­nes, aun­que al­gu­nos es­tu­dios tam­bién ha­blan de cau­sas hor­mo­na­les, por lo cual no se sa­be a cien­cia cier­ta por­que ocu­rre.

En cuan­to a los sín­to­mas, los más evi­den­tes son las nau­seas: el pe­rro in­ten­ta vo­mi­tar pe­ro no pue­de, só­lo ex­pul­sa sa­li­va es­pu­mo­sa. Otro signo es que el es­tó­ma­go se in­fla y es vi­si­ble a sim­ple vis­ta, se lle­na de ai­re y es du­ro al tac­to.

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, to­dos los ani­ma­les que pe­sen en­tre 15 y 20 ki­los son can­di­da­tos a pa­de­cer­la, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de ra­zas con pe­cho gran­de y pro­fun­do, ya que el es­tó­ma­go se al­ber­ga en un ma­yor es­pa­cio y ten­drá ma­yor fa­ci­li­dad pa­ra gi­rar. Las ra­zas más afec­ta­das son lo do­gos, los gran da­nés, pas­to­res ale­ma­nes, wei­ma­ra­ner y bo­xer, en­tre otros de gran por­te.

Tra­ta­mien­to

Si se de­tec­ta a tiem­po, es de­cir el mis­mo día, es po­si­ble que la tor­sión gás­tri­ca to­da­vía no se ha­ya pro­du­ci­do por com­ple­to y el ve­te­ri­na­rio pue­da in­ter­ve­nir eli­mi­nan­do el ali­men­to o el agua del es­tó­ma­go. Ante una tor­sión gás­tri­ca ya diag­nos­ti­ca­da, el úni­co re­cur­so es la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca.

La­men­ta­ble­men­te, el por­cen­ta­je de su­per­vi­ven­cia es ba­jo, al­re­de­dor del 40%. El éxi­to de­pen­de­rá en gran me­di­da de la ra­pi­dez con la que el es­pe­cia­lis­ta in­ter­ven­ga. Si no se rea­li­za la ci­ru­gía, el pe­rro en­tra en shock y mue­re a las po­cas ho­ras.

De to­das ma­ne­ras, un pe­rro ope­ra­do de tor­sión gás­tri­ca ten­drá ten­den­cia a re­pe­tir­la, por lo que se de­be res­pe­tar mi­nu­cio­sa­men­te el ré­gi­men y las in­di­ca­cio­nes su­mi­nis­tra­das por el ve­te­ri­na­rio.

Pre­ven­ción

Mu­chas ve­ces, los sín­to­mas se con­fun­den con los de una di­la­ta­ción gás­tri­ca que no es mor­tal. De to­das ma­ne­ras, si el pe­rro vo­mi­ta o ma­ni­fies­ta do­lor, es­tá de­caí­do, no quie­re ca­mi­nar, se mi­ra el es­tó­ma­go, se de­be con­sul­tar in­me­dia­ta­men­te al ve­te­ri­na­rio.

Por otra par­te, las re­glas a se­guir pa­ra evi­tar que ocu­rra son sen­ci­llas y pun­tua­les: en pri­mer lu­gar, es ne­ce­sa­rio re­par­tir el ali­men­to to­tal del día en tres ra­cio­nes, tan­to pa­ra los ca­cho­rros co­mo pa­ra los pe­rros adul­tos. De es­ta ma­ne­ra, se evi­ta­rá so­bre­car­gar al es­tó­ma­go, es­pe­cial­men­te cuan­do el pe­rro co­me muy rá­pi­do. Es muy im­por­tan­te no dar­le ali­men­tos ni an­tes ni des­pués del ejer­ci­cio, lo ideal es de­jar al me­nos 2 ho­ras de des­can­so. Lo mis­mo ocu­rre con el agua, es muy co­mún que lue­go de co­rrer y ju­gar el ani­mal quie­ra hi­dra­tar­se, pe­ro es to­tal­men­te con­tra­pro­du­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.