SA­LUD.

La len­gua

Mia - - NEWS -

Sa­bien­do que hay mu­chos cam­bios pa­sa­je­ros, nun­ca es­ta­rá de más con­tro­lar­se la len­gua con re­gu­la­ri­dad de­lan­te del espejo.

Abra la bo­ca, sa­que la len­gua. La Me­di­ci­na china sue­le re­cu­rrir es­ta prác­ti­ca muy a me­nu­do, por­que diag­nos­ti­ca en­fer­me­da­des des­de ha­ce si­glos a par­tir del as­pec­to de la len­gua. Por su­pues­to, el mé­to­do tam­bién tie­ne que ver con que an­tes la gen­te se aver­gon­za­ba de des­ves­tir­se de­lan­te de un mé­di­co. De to­dos mo­dos, la len­gua si­gue dan­do mu­chas pau­tas so­bre nues­tro or­ga­nis­mo, fí­si­ca y emo­cio­na­les.

Por un la­do, es­tá sur­ca­da por ner­vios co­nec­ta­dos al ce­re­bro y otros ór­ga­nos. Si hay al­go que no es­tá fun­cio­nan­do bien, a ve­ces tam­bién se lo pue­de ver en la len­gua.

Por lo ge­ne­ral, la len­gua es de un co­lor rosa pá­li­do y tie­ne cier­tas as­pe­re­zas en la su­per­fi­cie. Pe­ro si se pu­sie­ra, por ejem­plo, de co­lor ne­gruz­co, po­dría ser un sín­to­ma de leu­ce­mia. Si tu­vie­ra en cam­bio un tin­te fuer­te­men­te ama­ri­llo, po­dría ser un in­di­cio de al­gún ti­po de ma­les­tar he­pá­ti­co o bi­liar. Si to­ma­ra un co­lor ama­rro­na­do, to­do po­dría apun­tar a un tras­torno di­ges­ti­vo. El gris po­dría im­pli­car cier­ta anemia y el azul a un pro­ble­ma pul­mo­nar. Los res­fríos o los pro­ble­mas in­tes­ti­na­les o estomacales bien pue­den pro­vo­car una ca­pa blan­cuz­ca so­bre la len­gua.

Mi­ra­te en el espejo ”No es­tá cien­tí­fi­ca­men­te ex­pli­ca­do qué pro­ce­sos bio­quí­mi­cos ge­ne­ran los cam­bios de co­lor en la len­gua”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta René Grä­ber, quien ob­ser­va que los ni­ve­les de aci­dez po­drían ser la cau­sa. Por ejem­plo, si la bi­lis, que ayu­da a di­ge­rir las gra­sas, se des­equi­li­bra­ra por al­gu­na en­fer­me­dad, los áci­dos tam­bién pier­den su ni­vel ha­bi­tual. “Eso po­dría ex­pli­car el as­pec­to ama­ri­llen­to de la len­gua”, ob­ser­va Grä­ber. Un es­tu­dio de 2015 in­di­ca que los cam­bios en el pro­ce­sa­mien­to de ami­noá­ci­dos po­drían lle­var a que apa­re­cie­ra una ca­pa ma­rrón so­bre la len­gua du­ran­te una gas­tri­tis.

Una len­gua re­se­ca y ro­ji­za pue­de in­di­car una fie­bre al­ta, es­pe­cial­men­te si la pun­ta es­tá en un tono ro­jo. A ni­vel emo­cio­nal, es­te ti­po de len­gua es pro­pio de las per­so­nas que tien­den a irri­tar­se y es­tre­sar­se con fa­ci­li­dad. Y una len­gua muy li­sa, ade­más de re­ve­lar ca­ren­cias nu­tri­cio­na­les, pue­de es­tar in­di­can­do un cua­dro de anemia. En es­te ca­so, lo más re­co­men­da­do es in­cre­men­tar el con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na C y hie­rro. En lo emo­cio­nal, pue­de in­di­car que eres pro­pen­so a las de­pre­sio­nes y el desáni­mo

Pe­ro no hay que asustarse. Es nor­mal que el ma­tiz de la len­gua cam­bie por pe­río­dos breves. Ni ha­blar si co­més al­gu­na fruta o verdura que ti­ñen to­do, co­mo la re­mo­la­cha o las mo­ras.

De to­dos mo­dos, sa­bien­do que hay mu­chos cam­bios pa­sa­je­ros, nun­ca es­ta­rá de más con­tro­lar­se la len­gua con re­gu­la­ri­dad de­lan­te del espejo. Si hay un cam­bio que de­mues­tra ser per­ma­nen­te, con­sul­tá a tu mé­di­co. Lo ideal es ha­cer es­tas ob­ser­va­cio­nes con luz na­tu­ral e in­me­dia­ta­men­te des­pués de le­van­tar­te de la ca­ma, cuan­do la len­gua aún no fue afec­ta­da por los tra­ji­nes del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.