EDI­TO­RIAL

Mia - - NEWS - Mar­ce­la Ta­rrio Por

Em­pe­za­mos no­viem­bre y a es­ta al­tu­ra del año, pe­se al can­san­cio, el estrés y el ago­bio que ya te­ne­mos por an­ti­ci­pa­do de só­lo pen­sar que en un mes es­ta­re­mos pen­san­do enl­so re­ga­li­tos de Na­vi­dad, a la ma­yo­ría de las mu­je­res nos aga­rra el sín­dro­me de la ma­lla.

Nos ano­ta­mos en el gim­na­sio –en el mis­mo en el que nos ins­cri­bi­mos mil ve­ces y fui­mos dos–, em­pe­za­mos las ca­mi­na­tas y que­re­mos so­lu­cio­nes má­gi­cas para que al me­nos la bi­ki­ni o la en­te­ri­za nos que­de igual o me­jor que el año pa­sa­do. Ya no pe­di­mos mu­cho, ¡so­lo eso, dio­si­to que­ri­do! Só­lo un ti­ro para el la­do de la jus­ti­cia y que los ro­lli­tos, con los que me ami­go y me pe­leo to­do el año, me aban­do­nen al me­nos la tem­po­ra­di­ta de ve­rano, to­tal des­pués, en los nue­ves me­ses res­tan­tes, yo me en­car­go.

Pe­ro la­men­ta­ble­men­te, y en el fon­do lo sa­be­mos bien, no hay tru­cos de ma­gia que val­gan. So­lo sir­ven la dis­ci­pli­na y el es­fuer­zo, mal­di­ta sea... Así que no que­da otra que, sin ma­tar­nos, co­men­zar a ca­mi­nar (o no per­der la sa­na cos­tum­bre si ya lo ha­ce­mos), co­mer sano y li­viano, des­pe­dir­nos del se­den­ta­ris­mo y cui­dar­nos y que­rer­nos ca­da día más.

Por eso, voy a ser la pri­me­ra en ano­tar­me en el pri­mer gim­na­sio que im­pon­ga en la Ar­gen­ti­na el Pound Fit, la ru­ti­na que hoy lle­ga a nues­tra ta­pa de la mano de Ma­gui Bra­vi. Y no só­lo por­que es car­dio gym, sino por­que na­da que ven­ga con mú­si­ca de rock pue­de ha­cer­me mal. ¿Us­te­des lo van a pro­bar? Va­mos, chi­cas, va­mos to­das a mo­ver y gol­pear los pa­li­tos co­mo Ma­gui. No pre­ten­da­mos te­ner sus cur­vas por­que es­ta be­lle­za es­tá es­cul­pi­da a mano, pe­ro su talento sí. ¡Allá va­mos. One, two, one, two, th­ree...!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.