Mi­tos y reali­da­des en la reha­bi­li­ta­ción de un ACV

La eta­pa pos­te­rior al epi­so­dio de un Ac­ci­den­te Ce­re­bro Vas­cu­lar es cla­ve, por eso es im­por­tan­te dar a co­no­cer al­gu­nos pun­tos pa­ra que el en­torno que cuen­ta con un fa­mi­liar que lo su­frió pue­da acom­pa­ñar­lo en el pro­ce­so.

Mia - - SALUD -

El 29 de oc­tu­bre se con­me­mo­ró el Día Mun­dial del Ac­ci­den­te Ce­re­bro Vas­cu­lar (ACV) y va­le re­cor­dar que en el mun­do mue­ren 5,7 mi­llo­nes de per­so­nas por año a cau­sa de en­fer­me­da­des ce­re­bro vas­cu­la­res. El ACV re­pre­sen­ta la se­gun­da cau­sa de muer­te; y la pri­me­ra cau­sa de dis­ca­pa­ci­dad en­tre los adul­tos se­gún úl­ti­mos da­tos de la OMS.

Si bien las pri­me­ras ho­ras en la aten­ción son cru­cia­les y los pri­me­ros sín­to­mas de­ben ser una se­ñal de aler­ta pa­ra di­ri­gir­se a una Clí­ni­ca de Reha­bi­li­ta­ción In­te­gral, la reha­bi­li­ta­ción del ACV tam­bién es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra dis­mi­nuir la mi­nus­va­lía y lo­grar la ma­yor in­de­pen­den­cia po­si­ble.

Por lo tan­to, es im­por­tan­te dar a co­no­cer al­gu­nos pun­tos cla­ve pa­ra que la fa­mi­lia y el en­torno que cuen­ta con un fa­mi­liar que su­frió un ACV, pue­da acom­pa­ñar­lo en es­te pro­ce­so.

El ACV le­sio­na el ce­re­bro pro­vo­can­do un da­ño cu­yo ti­po y gra­do de­pen­de de va­rios fac­to­res, los más im­por­tan­tes son: la ex­ten­sión de la le­sión, en qué par­te del ce­re­bro se en­cuen­tra alo­ja­da, có­mo fue afec­ta­do el mis­mo y la re­pe­ti­ción de even­tos que se su­ce­die­ron. No es lo mis­mo 1 even­to que 5 en un pe­río­do cor­to de tiem­po. El pro­ce­so de reha­bi­li­ta­ción re­quie­re del abor­da­je de un equi­po in­ter­di­ci­pli­na­rio es­pe­cia­li­za­do, que post eva­lua­ción de la per­so­na, pro­pon­drá ob­je­ti­vos per­so­na­li­za­dos que se irán adap­tan­do a las reali­da­des de ca­da pa­cien­te y su en­torno fa­mi­liar. Reha­bi­li­tar tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo dis­mi­nuir la mi­nus­va­lía, sig­ni­fi­ca vol­ver a ha­bi­li­tar la fun­ción; es de­cir re apren­der. Fo­ca­li­zar el tra­ta­mien­to pa­ra lo­grar la ma­yor in­de­pen­den­cia po­si­ble, ape­lan­do a la plas­ti­ci­dad neu­ro­nal y a la ca­pa­ci­dad de sus­ti­tuir la ac­ción.

“Co­no­cer los fac­to­res de ries­go

pa­ra el ACV no es su­fi­cien­te; hay que ge­ne­rar con­duc­tas sa­lu­da­bles y apro­piar­nos de ellas. Tam­bién es muy im­por­tan­te po­der re­co­no­cer los sín­to­mas del ACV y con­cu­rrir rá­pi­da­men­te a una Clí­ni­ca de Reha­bi­li­ta­ción In­te­gral dan­do chan­ce de me­jo­res in­ter­ven­cio­nes” re­mar­ca la Dra. Li­lian Pé­rez, Coor­di­na­do­ra del área de Me­di­ci­na Fí­si­ca y Reha­bi­li­ta­ción en Clí­ni­ca Al­cla, cu­yo Di­rec­tor Mé­di­co es el Dr. Gus­ta­vo Bar­ba­la­ce.

En la Clí­ni­ca, el pa­cien­te per­ma­ne­ce­rá in­ter­na­do apro­xi­ma­da­men­te 90 días, el equi­po tra­tan­te de­ci­di­rá su con­ti­nui­dad o el al­ta de la in­ter­na­ción, con­si­de­ran­do opor­tu­na­men­te cuan­do es con­ve­nien­te el re­torno a su do­mi­ci­lio. Mu­chos fa­mi­lia­res plan­tean la per­ma­nen­cia del pa­cien­te en la in­ter­na­ción pa­ra se­guir me­jo­ran­do y es­te es un mi­to muy co­mún ya que la reha­bi­li­ta­ción es reinserción fa­mi­liar y so­cial; la mo­ti­va­ción de la per­so­na sur­ge de la in­ter­ac­ción con su

Es la prin­ci­pal cau­sa de de­te­rio­ro fun­cio­nal y afec­ta a ca­si el 30 % de los ma­yo­res de 65 años

es­pa­cio, lo que se ob­je­ti­va cuan­do se ha­cen sa­li­das te­ra­péu­ti­cas los fines de se­ma­na.

Los fa­mi­lia­res creen que hay que so­me­ter al pa­cien­te al ma­yor tiem­po e in­ten­si­dad po­si­ble de tra­ta­mien­to; es­ta idea es erró­nea. El Sis­te­ma Ner­vio­so Cen­tral (SNC) afec­ta­do re­quie­re un tra­ta­mien­to cohe­ren­te, la ca­pa­ci­dad de reapren­di­za­je re­quie­re pa­cien­cia y es­tar aten­tos a la fa­ti­ga de to­das las pro­pues­tas asis­ten­cia­les. No de­be­mos rea­li­zar ta­reas fa­lli­das y eso es lo que se lo­gra cuan­do for­za­mos al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Una gran ver­dad es que “el mal apren­di­za­je im­pi­de el buen desem­pe­ño”.

“La reha­bi­li­ta­ción es un lar­go ca­mino a re­co­rrer don­de es ne­ce­sa­rio y fun­da­men­tal ha­bi­li­tar la fun­cio­na­li­dad per­di­da, li­diar con mi­tos y reali­da­des que dia­ria­men­te irán to­man­do el lu­gar que le co­rres­pon­de, con el úni­co ob­je­ti­vo en es­ta eta­pa de "lo­grar la me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra el pa­cien­te y sus fa­mi­lia­res", con­clu­ye Pé­rez.

Más da­tos "El ACV es la prin­ci­pal cau­sa de de­te­rio­ro fun­cio­nal. Afec­ta ca­si al 30% de las per­so­nas ma­yo­res de 65 años y el ries­go de pa­de­cer­lo se duplica en ca­da dé­ca­da a partir de los 55. En per­so­nas ma­yo­res de 65, el 26% es de­pen­dien­te de ter­ce­ros en sus ac­ti­vi­da­des dia­rias has­ta los 6 me­ses y el 46% tie­nen dé­fi­cit cog­ni­ti­vo. Un epi­so­dio de ACV cam­bia la vi­da de quie­nes lo su­fren y de su fa­mi­lia. Más alla de los avan­ces en el tra­ta­mien­to, la pre­ven­ción es el me­jor en­fo­que pa­ra re­du­cir la car­ga de la en­fer­me­dad", con­clu­ye la Dra. Adria­na Án­gel, de la Fun­da­ción Car­dio­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na (FCA).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.