TU­RIS­MO. La be­lla Ibi­za

Via­já le­yen­do so­bre es­ta fa­mo­sa is­la es­pa­ño­la ubi­ca­da el Me­di­te­rrá­neo.Y si un día es­tás allí, no de­jes de ir al mer­ca­di­llo de Las Da­lias ni a las fies­tas...

Mia - - SUMARIO -

AJua­ni­to Ma­ri (56) le en­can­ta con­tar la his­to­ria de Las Da­lias, el mer­ca­di­llo hip­pie más fa­mo­so de Eu­ro­pa. Al mis­mo tiem­po es la his­to­ria de su fa­mi­lia y su in­fan­cia. Aquí cre­ció. ”Las Da­lias es un es­ta­do de áni­mo que hi­zo fa­mo­sa en to­do el mun­do a la is­la ba­lear de Ibi­za”. Ma­ri be­be sa­tis­fe­cho su cer­ve­za. Aquí se sien­te en ca­sa. El bar, que per­te­ne­ce al mer­ca­di­llo hip­pie, lo fun­dó su pa­dre Joan en 1954 pa­ra los cam­pe­si­nos de la zo­na y pa­ra los ha­bi­tan­tes de la cer­ca­na lo­ca­li­dad de Sant Car­les. Se­ría el co­mien­zo de una le­yen­da. En aque­lla épo­ca aún no ha­bía mu­cho tu­ris­mo. So­lo al­gu­nas ce­le­bri­da­des, co­mo el prín­ci­pe Rai­nie­ro de Mó­na­co o el na­vie­ro grie­go Aris­tó­te­les Onas­sis, via­ja­ron en oca­sio­nes a es­ta is­la con pi­na­res, cos­tas acan­ti­la­das y bahías de co­lor turquesa. To­do cam­bió en los '60, mu­cho an­tes de que el jet set in­ter­na­cio­nal la eli­gie­ra.

Los pri­me­ros en des­cu­brir Ibi­za fue­ron los “pe­luts” (pe­lu­dos), tal co­mo lla­ma­ba la po­bla­ción lo­cal a los hip­pies. La ma­yo­ría de ellos se asen­ta­ron en la re­gión de Sant Car­les. Por po­co di­ne­ro com­pra­ban a los lu­ga­re­ños las ca­si­tas blan­cas con for­ma de cu­bo. De no­che, se reunían en Las Da­lias, en­ton­ces el pun­to neu­rál­gi­co de la cul­tu­ra hip­pie en la is­la. Fue la épo­ca do­ra­da del “flo­wer po­wer”.

Otra una ins­ti­tu­ción es el bar Ca n’An­ne­ta, fren­te a la igle­sia de Sant Car­les. Es muy fre­cuen­ta­do por las de­li­cio­sas ta­pas y por su his­to­ria co­mo oa­sis del mun­do hip­pie. Has­ta hoy, el nor­te y el no­roes­te de la is­la son el epi­cen­tro de la cul­tu­ra hip­pie. Menos tran­qui­lo es el am­bien­te en Sant An­to­ni, en el oes­te. Es­te an­ti­guo pue­blo de pes­ca­do­res con su gran bahía es una de las ciu­da­des más gran­des de Ibi­za. Cuen­ta con ele­gan­tes dis­co­te­cas y la ma­yor den­si­dad de clu­bes de pla­ya. En el Ca­fé del Mar, unos de los ba­res con vis­ta al mar más fa­mo­sos, ca­da no­che cien­tos de per­so­nas aguar­dan la pues­ta del sol. Lo pri­me­ro que uno ve des­de el avión du­ran­te la apro­xi­ma­ción al ae­ro­puer­to

de Ibi­za es la hi­le­ra de ba­res, res­tau­ran­tes y tien­das a lo lar­go de la Plat­ja d’en Bos­sa, una de las pla­yas de are­na más lar­gas de la is­la. “Pa­ra mu­cha gen­te, Ibi­za es una dis­co­te­ca flo­tan­te”, di­ce el mú­si­co y guía tu­rís­ti­co Jo­sé An­to­nio Can­se­co. Los clu­bes ele­gan­tes es­tán si­tua­dos jun­to al puer­to naú­ti­co de Ibi­za, don­de en ve­rano es­tán fon­dea­dos los bar­cos de los su­per­ri­cos con el cen­tro his­tó­ri­co co­mo fon­do. En lo­ca­les le­gen­da­rios co­mo Pa­chá o Lío, siem­pre hay fa­mo­sos. Un des­tino po­co co­no­ci­do es el po­bla­do de Ba­là­fia, una agru­pa­ción de cin­co vi­vien­das ru­ra­les en el nor­te de la is­la que re­cuer­dan a los vie­jos tiem­pos de cam­pe­si­nas ves­ti­das de ne­gro. En el nor­te tam­bién co­mien­zan va­rios de los sen­de­ros más bo­ni­tos de la is­la. Des­de el po­bla­do de San­ta Ag­nès, co­no­ci­do por su bar rús­ti­co Can Cos­mi y la es­pec­ta­cu­lar flo­ra­ción de al­men­dros en fe­bre­ro, uno pue­de lle­gar en po­co tiem­po ca­mi­nan­do a la Puer­ta del Cie­lo, una gi­gan­tes­ca ro­ca que ofre­ce una vis­ta es­pec­ta­cu­lar. ”La is­la tie­ne un al­ma di­vi­di­da”, di­ce Can­se­co, rum­bo a Be­ni­rràs, su pla­ya fa­vo­ri­ta en el nor­te de la is­la, don­de to­das las no­ches se reúnen hip­pies pa­ra des­pe­dir­se del sol con el re­do­ble de tam­bo­res.

To­da­vía hay cier­to equi­li­brio en­tre “flo­wer po­wer” y jet set. Pe­ro ¿has­ta cuán­do? Por­que a la is­la de 140.000 ha­bi­tan­tes lle­gan ca­da año más de tres mi­llo­nes de tu­ris­tas.

YATES LU­JO­SOS FREN­TE A LA CIU­DAD DE IBI­ZA A me­dia­dos de los 50, só­lo al­gu­nas ce­le­bri­da­des via­ja­ban a la is­la, co­mo el Prín­ci­pe Ra­nie­ro.

EN EL NOR­TE co­mien­zan va­rios de los sen­de­ros más bo­ni­tos de la is­la.

FLO­WER PO­WER: Co­ro­nas de flores en el mer­ca­di­llo hip­pie Las Da­lias.

VIS­TAS de una de las im­pre­sio­nan­tes pla­yas de la is­la: Ca­la d’Hort.

ANUN­CIO DE LA DIS­CO­TE­CA PA­CHÁ, en la que ca­da lu­nes se ce­le­bra una fies­ta "flo­wer po­wer".

LAS FIES­TAS en Ibi­za son tan le­gen­da­rias co­mo el nom­bre de los clubs. En la ima­gen, el club Us­huaia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.