VI­DA SA­NA. De­por­te y em­ba­ra­zo

Mo­ver­se y en­tre­nar con pan­ci­ta es im­por­tan­te pa­ra man­te­ner­te sa­na y en for­ma, pe­ro no se pue­de ha­cer cual­quier ejer­ci­cio. Aquí, res­pues­tas so­bre cuá­les, có­mo y por qué.

Mia - - SUMARIO -

Mu­chas ve­ces, las em­ba­ra­za­das se sien­ten tan pe­sa­das con su enor­me pan­za que no creen po­der mo­ver­se bien. Sin em­bar­go, ha­cer de­por­te du­ran­te el em­ba­ra­zo ayu­da a man­te­ner­se sa­na y en for­ma, aun­que no se pue­de ha­cer cual­quier co­sa.

1. No to­dos los de­por­tes son ap­tos

Hay mu­je­res que ase­gu­ran que los pri­me­ros me­ses de em­ba­ra­zo pu­die­ron en­tre­nar con nor­ma­li­dad. Pe­ro des­de el prin­ci­pio del em­ba­ra­zo hay que evi­tar re­bo­te de al­to im­pac­to co­mo sal­tar o de­por­tes que in­vo­lu­cren com­ba­te o em­pleo de fuer­za.

2. Los de­por­tes acuá­ti­cos

Na­dar, aqua-fit­ness, aqua-jog­ging o aqua-spin­ning: los que se prac­ti­can en agua son per­fec­tos pa­ra com­ba­tir ede­mas y re­du­cen la acu­mu­la­ción de lí­qui­dos La pre­sión del agua ha­ce mi­la­gros. Pe­ro cui­da­do quie­nes sue­len su­frir in­fec­cio­nes va­gi­na­les o cis­ti­tis.

3. Ae­ró­bi­cos y to­ni­fi­ca­do­res sua­ves

El pi­la­tes y el yo­ga ayu­dan a mo­ver el cuer­po y to­ni­fi­car. El nor­dic wal­king tam­bién es per­fec­to por­que en­tre­na to­da la mus­cu­la­tu­ra sin exi­gir a la ca­de­ra. Los mo­vi­mien­tos cí­cli­cos y uni­for­mes co­mo an­dar en bi­ci­cle­ta tam­bién son bue­nos, pe­ro hay que ele­gir bien por dón­de pa­ra evi­tar caí­das.

4. Ejer­ci­tar los pies pa­ra la es­pal­da

Da­do que las em­ba­ra­za­das au­men­tan mu­cho de pe­so, su­fren cam­bios hor­mo­na­les y re­ten­ción de lí­qui­dos, el ar­co del pie tien­de a des­cen­der, por lo que los pies pa­re­cen más gran­des tras el em­ba­ra­zo. Co­mo con­se­cuen­cia, apa­re­cen los do­lo­res de es­pal­da. Ejer­ci­tar los pies con mo­vi­mien­tos pa­ra for­ta­le­cer­los y los ma­sa­jes ayu­dan a man­te­ner sa­na la mus­cu­la­tu­ra del pie, lo que ali­via los do­lo­res de es­pal­da.

5. Es­ca­lar, bu­cear, ab­do­mi­na­les...

Si bien mu­chas mu­je­res pue­den se­guir prac­ti­can­do su dis­ci­pli­na fa­vo­ri­ta du­ran­te el em­ba­ra­zo, hay co­sas que no de­be­rían ha­cer, co­mo bu­cear en aguas pro­fun­das, ca­mi­nar a más de 2.500 me­tros de al­tu­ra, es­ca­lar o an­dar en es­quíes. Los ab­do­mi­na­les son me­nos pe­li­gro­sos, pe­ro tam­po­co son idea­les pa­ra las em­ba­ra­za­das.

6. Ha­cer de­por­te ayu­da al par­to

Man­te­ner­se en mo­vi­mien­to ayu­da a re­du­cir com­pli­ca­cio­nes. Las mu­je­res que ha­cen ejer­ci­cio sue­len au­men­tar me­nos de pe­so, por lo que es me­nos pro­ba­ble que desa­rro­llen una dia­be­tes del em­ba­ra­zo o preeclam­psia. Sin em­bar­go, las que su­fren de pre­sión muy al­ta de­ben ha­blar sí o sí con su mé­di­co. Ade­más, es­tar en­tre­na­da ayu­da en el par­to, ya que una res­pi­ra­ción atlé­ti­ca y cons­cien­te fun­cio­na de apo­yo.

7. Tras el par­to, ne­ce­si­tás tiem­po

In­me­dia­ta­men­te des­pués del par­to se pue­de ac­ti­var la mus­cu­la­tu­ra de la ca­de­ra con ayu­da de la par­te­ra. En­tre dos y tres me­ses des­pués del par­to, las mu­je­res pue­den em­pe­zar con ejer­ci­cios sua­ves. Sin em­bar­go, pa­ra po­der re­in­te­grar­se por com­ple­to al de­por­te, hay que es­pe­rar nue­ve me­ses.

(Fo­to: DPA).

LAS EM­BA­RA­ZA­DAS pue­den an­dar en bi­ci­le­ta, pe­ro de­ben ha­cer­lo por lu­ga­res se­gu­ros pa­ra evi­tar caí­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.