JAR­DI­NE­RÍA. La cla­ve­li­na

Es ideal pa­ra cu­brir bor­des al cos­ta­do de ca­mi­nos, so­bre pa­re­des, pa­ra te­rra­zas y bal­co­nes. Re­quie­ren sue­lo y rie­go nor­mal, y pleno sol.

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: www,flor­flo­res.com y www.mun­do­ver­de­flo­resy­jar­din.blogs­pot.com.ar

La cla­ve­lli­na o cla­ve­li­na del­toi­des (Diant­hus Del­toi­des) es una flor vi­vaz que per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de las ca­rio­fi­lá­ceas. Exis­ten mu­chí­si­mas es­pe­cies y va­rie­da­des de ori­gen eu­ro­peo y asiá­ti­co, así co­mo de cul­ti­vo y sil­ves­tres. Sus ho­jas son fi­nas y de co­lor ver­de in­ten­so, al­can­zan­do una al­tu­ra que va de los quin­ce a los trein­ta cen­tí­me­tros, en el ca­so las va­rie­da­des más gran­des.

Sus flo­res son de ta­ma­ño pe­que­ño pe­ro de co­lo­res que van des­de el blan­co al ro­jo vi­vo pa­san­do por to­das las va­rie­da­des de rosa. Y des­pren­den un sua­ve aro­ma en el jar­dín.

Es una plan­ta pe­ren­ne, ras­tre­ra, de fá­cil cul­ti­vo, rá­pi­do cre­ci­mien­to y al­go rús­ti­ca. Ideal pa­ra pro­te­ger el sue­lo de ma­le­zas. Es una plan­ta re­sis­ten­te que sir­ve per­fec­ta­men­te co­mo ta­pi­zan­te y que, ade­más, cre­ce con ra­pi­dez cu­brien­do el sue­lo o ha­cien- do bor­du­ras. Flo­re­ce a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra y, al­gu­nas es­pe­cies, tam­bién lo ha­cen a prin­ci­pios de oto­ño.

La del­toi­des to­le­ra bien el sol di­rec­to, pe­ro lo que más le gus­ta es la se­mi­som­bra. Res­pec­to al rie­go, se pue­de re­gar nor­mal­men­te, sin en­char­car, aun­que ne­ce­si­ta­rá al­go más de agua du­ran­te su 0flo­ra­ción y, en ve­rano, si es­tá a pleno sol. No es es­pe­cial­men­te exi­gen­te con el ti­po de agua de rie­go.

Te­rreno y cui­da­dos

Tam­po­co ne­ce­si­ta que su cul­ti­vo se ha­ga en un te­rreno es­pe­cial ya que aguan­ta bien has­ta en sue­lo cal­cá­reo. Por su­pues­to, si el sue­lo es po­ro­so y ri­co en nu­trien­tes cre­ce­rá me­jor y flo­re­ce­rá abun­dan­te­men­te en el jar­dín aun­que tam­bién es ap­ta pa­ra su cul­ti­vo en ma­ce­ta.

Lo lin­do de es­tas plan­tas es que son de fá­cil re­pro­duc­ción ya que sus se­mi­llas caen al sue­lo y cre­cen so­las. Es­ta cla­ve­li­na se pue­de mul­ti­pli­car me­dian­te se­mi­llas o es­que­je, pe­ro la for­ma más rá­pi­da es ha­cer­lo por la di­vi­sión de la ma­ta.

La plan­ta, en oca­sio­nes, pue­de ser ata­ca­da por pul­go­nes; pe­ro la en­fer­me­dad más fre­cuen­te en la cla­ve­lli­na es la ro­ya que afea sus ho­jas lle­gan­do in­clu­so a aca­bar con ella.

Más con­se­jos

Hay in­fi­ni­dad de co­lo­res, y cla­ses, co­mo las cla­ve­li­nas de la Chi­na, que for­man un ra­mi­lle­te for­mi­da­ble, aun­que cuan­do la flo­res co­mien­zan a se­car­se pier­den la be­lle­za. Lo que se re­co­mien­da es cor­tar la va­ri­lla que sos­tie­ne el ra­mi­lle­te pa­ra que vuel­va a cre­cer otra.

Ne­ce­si­tan de mu­cho sol y de un sue­lo bien dre­na­do. A me­di­da que sus flo­res se van mar­chi­tan­do, te­nés que ir cor­tán­do­se­las pa­ra que no le ro­ben fuer­za a la plan­ta, lo que va a ayu­dar a la flo­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.