MAS­CO­TAS. No lo hu­ma­ni­ces

Tra­tar a tu pe­rro co­mo a un ser hu­mano y no co­mo a un ani­mal de com­pa­ñía pue­de dar lu­gar a con­duc­tas no desea­bles y de­te­rio­rar la re­la­ción en­tre tu mas­co­ta y vos. Mi­ma­lo, pe­ro re­cor­dá que es un ani­ma­li­to.

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: www.mi­sa­ni­ma­les.com

Pa­ra quie­nes aman a los ani­ma­les, es­tos lle­gan a for­mar par­te de la fa­mi­lia y en oca­sio­nes se pue­de lle­gar a per­der el equi­li­brio en­tre lo que pue­de o no pue­de ha­cer. Y es que por más que nos pe­se, una mas­co­ta no es una per­so­na (aun­que to­dos sa­be­mos aque­llo de que “al­gu­nos son me­jo­res que mu­chas per­so­nas”) y “hu­ma­ni­zar” a tu ami­go pue­de traer gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra due­ños y pa­ra las pro­pias mas­co­tas.

Di­fi­cul­ta­des pa­ra so­cia­li­zar: ¿Quién no ha vis­to a los fa­mo­sos que vis­ten a sus mas­co­tas co­mo ellos? Pa­re­cen ca­si per­so­nas por su ro­pa, sus ges­tos e in­clu­so sus mi­ra­das. Es­to ge­ne­ra que el pe­rro se aca­be cre­yen­do su­pe­rior y que no quie­ra so­cia­li­zar con otros ca­nes, lo que pue­de res­tar ca­li­dad a su vi­da. Los pe­rros son ani­ma­les de ma­na­da, y aun­que es­tén do­mes­ti­ca­dos siem­pre ne­ce­si­ta­rán te­ner con­tac­to con otros pe­rros. Pri­var­les de es­to no es sano ni pa­ra ellos ni pa­ra los due­ños, ya que el ani­mal po­drá te­ner an­sie­dad, es­trés e in­clu­so agre­si­vi­dad.

Pér­di­da de iden­ti­dad: Un pe­rro que ha­ce pis en el ba­ño no es un pe­rro. Es cier­to que ha­ber con­se­gui­do que ha­ga sus ne­ce­si­da­des en un ba­ño es to­do un lo­gro, pe­ro el ani­mal no ten­drá muy cla­ro qué ha­cer y es po­si­ble que le ex­tra­ñe ver a otros ani­ma­les le­van­tar la pa­ta pa­ra ha­cer­lo. Un pe­rro es un pe­rro y de­be ac­tuar co­mo tal. Se pa­san por al­to sus ne­ce­si­da­des: Si que­re­mos ali­men­tar­lo con nues­tra co­mi­da, ol­vi­da­mos que él ne­ce­si­ta nu­trien­tes pa­ra sus hue­sos y su or­ga- nis­mo que só­lo una co­mi­da pre­pa­ra­da es­pe­cial pa­ra pe­rros y de al­ta ca­li­dad pue­de apor­tar­le. Cuan­do que­re­mos que duer­ma en nues­tra ca­ma, nos ol­vi­da­mos que qui­zá un día no­so­tros no es­ta­re­mos y, ¿qué ha­rá él en­ton­ces? Y cuan­do que­re­mos lle­var a nues­tro pe­rri­to a pa­sear me­ti­do en una ces­ti­ta se nos ol­vi­da que ne­ce­si­ta so­cia­li­zar con otros ca­nes y otras per­so­nas.

Se pier­den prin­ci­pios de je­rar­quía: Hu­ma­ni­zar a la mas­co­ta pue­de lle­var a que no se­pa quién man­da. Los pe­rros ne­ce­si­tan un lí­der y si no hay se au­to­pro­cla­man co­mo tal. Es po­si­ble y muy fá­cil per­der el equi­li­brio en­tre lo que pue­de o no pue­de ha­cer. Es­to le pue­de ha­cer creer que es el lí­der y que pue­de ha­cer lo que quie­ra, ge­ne­ran­do com­por­ta­mien­tos agre­si­vos. De­jar de hu­ma­ni­zar no es de­jar de mi­mar: El se­cre­to es en­con­trar el equi­li­brio, no de­jar que crea que pue­de ha­cer lo que quie­ra; que nos iden­ti­fi­que co­mo los que man­dan y a la vez se sien­ta ama­do y pro­te­gi­do. En­se­ñá a tu pe­rro a obe­de­cer ór­de­nes pe­ro a la vez ha­cé que se sien­ta ama­do y de tu fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.