El ma­te y la dia­be­tes

A la no­ti­cia de que to­mar es­ta in­fu­sión que ya es un ícono de la Ar­gen­ti­na te ha­ce más fe­liz, se agrega un es­tu­dio cien­tí­fi­co que di­ce que pue­de ayu­dar a re­du­cir la apa­ri­ción de dia­be­tes ti­po 2.

Mia - - SUMARIO -

Un es­tu­dio cien­tí­fi­co rea­li­za­do a lo lar­go de dos años en el país mues­tra que un mayor con­su­mo de ma­te se aso­cia con una re­duc­ción de la apa­ri­ción de dia­be­tes ti­po 2, una pa­to­lo­gía crónica que afec­ta a 1 de ca­da 10 adul­tos en Ar­gen­ti­na.

El es­tu­dio epi­de­mio­ló­gi­co ob­ser­va­cio­nal fue rea­li­za­do a más de 2.500 per­so­nas por el Ins­ti­tu­to de Efec­ti­vi­dad Clí­ni­ca y Sa­ni­ta­ria (IECS) a tra­vés de su Cen­tro de Ex­ce­len­cia en Sa­lud Car­dio­vas­cu­lar pa­ra Amé­ri­ca del Sur (Ces­cas) jun­to al Co­ni­cet y al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Yer­ba Ma­te.

El tra­ba­jo en el que par­ti­ci­pa­ron 2615 hom­bres y mu­je­res de en­tre 35 y 74 años, con­clu­yó que un mayor con­su­mo de ma­te ce­ba­do se aso­cia con una me­nor in­ci­den­cia de la en­fer­me­dad al ca­bo de dos años.

Los par­ti­ci­pan­tes que no te­nían dia­be­tes, se hi­cie­ron es­tu­dios mé­di­cos de la­bo­ra­to­rio y ade­más res­pon­die­ron una en­cues­ta de há­bi­tos ali­men­ta­rios.

El 73 % de los en­cues­ta­dos in­for­mó con­su­mir ma­te ce­ba­do to­dos los días, mien­tras que me­nos del 15 % in­for­mó que lo be­bía dia­ria­men­te co­mo ma­te co­ci­do. “Con­su­mir dia­ria­men­te más de 550 ml de ma­te ce­ba­do se aso­ció con me­nor ries­go re­la­ti­vo de desa­rro­llar dia­be­tes a los 24 me­ses, en com­pa­ra­ción con quie­nes no to­man o to­man po­co”, di­jo la li­cen­cia­da Natalia Elo­rria­ga, in­ves­ti­ga­do­ra del IECS y del Co­ni­cet. De acuer­do con la es­pe­cia­lis­ta, los es­tu­dios to­da­vía no son su­fi­cien­tes co­mo pa­ra in­di­car un con­su­mo más allá del mo­de­ra­do, un cam­bio de con­duc­ta ali­men­ta­ria

En la Ar­gen­ti­na se con­su­me un to­tal de 110 li­tros de ma­te anua­les por per­so­na

o que se re­co­mien­de el con­su­mo de ma­te en, por ejem­plo, pa­cien­tes con pre dia­be­tes. Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Yer­ba Ma­te, en Ar­gen­ti­na se con­su­men 110 li­tros de ma­te anua­les por per­so­na. Si bien es la

in­fu­sión pre­fe­ri­da de los ar­gen­ti­nos, son po­cos los que co­no­cen los be­ne­fi­cios de es­te ícono cul­tu­ral.

Y te ha­ce fe­liz...

Aun­que to­mar la in­fu­sión de la yer­ba es una cos­tum­bre, día a día nos sor­pren­den sus be­ne­fi­cios. Aho­ra se com­pro­bó que el ma­te ha­ce fe­liz a las per­so­nas. “Hay cier­tos ti­pos de ali­men­tos que con­tie­nen al­gu­nos nu­trien­tes que se re­la­cio­nan con el buen hu­mor, co­mo los an­ti­oxi­dan­tes y ci­to­quí­mi­cos ve­ge­ta­les”, ex­pli­có Ga­brie­la Fre­tes, li­cen­cia­da en Nu­tri­ción. “La yer­ba ma­te se en­cuen­tra en­tre es­tos ali­men­tos, ya que con­tie­ne po­li­fe­no­les –áci­dos ca­feil­quí­ni­cos y fla­vo­noi­des-, que tie­nen ac­ción an­ti­oxi­dan­te”, co­men­tó Clau­dia Ane­si­ni, in­ves­ti­ga­do­ra in­de­pen­dien­te del Co­ni­cet en el Ins­ti­tu­to de Quí­mi­ca y Me­ta­bo­lis­mo del Fár­ma­co.

De acuer­do con un nue­vo es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Phy­tot­he­rapy Re­search, la yer­ba ma­te ayu­da­ría a pre­ve­nir la rup­tu­ra de los gló­bu­los ro­jos que se en­cuen­tran en la san­gre. El es­trés oxi­da­ti­vo es­tá aso­cia­do al desa­rro­llo o exa­cer­ba­ción de cier­tas pa­to­lo­gías co­mo la dia­be­tes, el alz­hei­mer, el pár­kin­son y el sín­dro­me me­ta­bó­li­co, un con­jun­to de fac­to­res que au­men­tan la po­si­bi­li­dad de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res o dia­be­tes. Un ma­te a la tem­pe­ra­tu­ra ideal del agua ca­lien­te acom­pa­ña­do de ami­gos es el com­ple­men­to ideal pa­ra la fe­li­ci­dad. “La yer­ba ma­te es es­ti­mu­lan­te del sistema ner­vio­so, man­tie­ne a la per­so­na des­pier­ta y eli­mi­na una sus­tan­cia evi­tan­do el es­ta­do de desáni­mo”, se­ña­ló el nu­tri­cio­nis­ta Fi­del Zenteno.

Así se pre­pa­ra el me­jor

1. Ca­len­tar el agua sin que lle­gue a her­vir y co­lo­car­la en un ter­mo. La tem­pe­ra­tu­ra ideal es en­tre 70 y 80°C.

2. La yer­ba de­be cu­brir tres cuar­tas par­tes del ma­te. Es­te es el mo­men­to ideal pa­ra agre­gar­le una cu­cha­ra­di­ta de azú­car si se desea.

3. Con la mano, se de­be ta­par la bo­ca del ma­te y agi­tar­lo. Es­to ha­rá que el pol­vo se va­ya. La yer­ba, de­be que­dar in­cli­na­da ha­cia una pa­red.

4. En el hue­co que que­dó, co­lo­car el agua de for­ma sua­ve. Un se­cre­to es usar en es­ta pri­me­ra ce­ba­da agua ti­bia, pa­ra que no se que­me la yer­ba. De­jar re­po­sar unos ins­tan­tes.

5. In­tro­du­cir la bom­bi­lla don­de es­tá la yer­ba hú­me­da. 6. Ce­bar de for­ma na­tu­ral. 7. Es im­por­tan­te no mo­ver la bom­bi­lla y que el agua cai­ga siem­pre en el mis­mo lu­gar. Así, no se mo­ja­rá to­da la yer­ba y el ma­te du­ra­rá más tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.