Des­can­sar en el em­ba­ra­zo

¿Exis­te una po­si­ción ideal pa­ra dor­mir? A me­di­da que la pan­za cre­ce cues­ta en­con­trar­la. Re­co­men­da­cio­nes y con­se­jos so­bre los me­jo­res há­bi­tos an­tes de ir a la ca­ma.

Mia - - SUMARIO - Dr. Ser­gio Ja­vier Pai­kovsky Sub­di­rec­tor mé­di­co Je­fe del Ser­vi­cio de Obs­te­tri­cia de Fun­da­ción Hos­pi­ta­la­ria Mé­di­co Es­pe­cia­lis­ta en To­co­gi­ne­co­lo­gía Al­to Ries­go Pe­ri­na­tal (fh.org.ar)

Ame­di­da que el em­ba­ra­zo avan­za a las ma­más se les vuel­ve más di­fí­cil en­con­trar una po­si­ción en la ca­ma y des­can­sar bien. ¿Exis­te una po­si­ción ideal? Pa­ra po­der trans­cu­rrir la no­che, al­gu­nos de los con­se­jos son:

✔ Evi­tar el con­su­mo de be­bi­das con ca­feí­na (ca­fé, té, ga­seo­sas) cer­ca de la ce­na ya que ac­túan co­mo es­ti­mu­lan­tes e im­pi­den con­ci­liar bien el sueño. Só­lo con­su­mir­las con mo­de­ra­ción y has­ta ho­ras tem­pra­nas de la tar­de.

✔ Ce­nar li­viano y no in­ge­rir gran can­ti­dad de lí­qui­dos en la ce­na (no obs­tan­te ello, la hi­dra­ta­ción du­ran­te el día de­be ser ade­cua­da). Las co­mi­das pe­sa­das ha­cen que la di­ges­tión sea más di­fí­cil, lo que di­fi­cul­ta con­ci­liar el sueño, a la vez que la in­ges­ta de abun­dan­te lí­qui­do an­tes de ir a dor­mir ha­rá que la em­ba­ra­za­da ten­ga que le­van­tar­se reite­ra­das ve­ces a ori­nar y

le im­pe­di­rá que pue­da dor­mir to­da la no­che y des­can­sar ade­cua­da­men­te.

Ge­ne­rar una ru­ti­na. Es cla­ve res­pe­tar la ho­ra de ir­se a dor­mir lo mis­mo que la ho­ra de le­van­tar­se.

Rea­li­zar ejer­ci­cios re­la­jan­tes, yo­ga o un baño tran pre­vio a ir a dor­mir.

Tra­tar de ev acos­tar­se a mi­rar

TV. Usar la ha­bi­ta ción y la ca­ma pa­ra des­can­sar.

No hay con­tra­in­di­ca­ción pa­ra dor­mir en cual­quie po­si­ción, la me­jor d ran­te el em­ba­ra­zo e cos­ta­do. Cuan­do la ges­ta ción es­tá avan­za­da es re­co­men­da­ble dor­mir de es­ta for­ma, ya que si se duer­me bo­ca arri­ba la pan­za com­pri­me la ve­na ca­va (el va­so que lle­va la san­gre des­de las pier­nas al co­ra­zón) y pue­de ex­pe­ri­men­tar­se fal­ta de ai­re por­que ba­jó la pre­sión, a la vez que es­ta po­si­ción pue­de tam­bién por com­pre­sión ge­ne­rar do­lo­res de co­lum­na. Mien­tras la pan­za lo per­mi­ta hay em­ba­ra­za­das que duer­men bo­ca aba­jo y no hay ries­go pa­ra el be­bé, lo mis­mo que bo­ca arri­ba al co­mien­zo del em­ba­ra­zo.

A al­gu­nas mu­je­res les re­sul­ta có­mo­do co­lo­car una al­moha­da en­tre las pier­nas ya que eso les per­mi­te aco­mo­dar la pan­za y lo­grar una me­jor po­si­ción pa­ra dor­mir a la vez que re­la­jan la zo­na lum­bar y me­jo­ran sus mo­les­tias en la es­pal­da. Dor­mir del la­do iz­quier­do ayu­da a no pre­sio­nar la ve­na ca­va que es la que oxi­ge­na y ali­men­ta al be­bé, pe­ro tam­bién es real que no por­que la em­ba­ra­za­da duer­ma en otra po­si­ción le qui­ta oxí­geno y nu­trien­tes a su hi­jo. Acon­se­ja­mos so­bre to­do esa po­si­ción en aque­llas pa­cien­tes que son hi­per­ten­sas pre­vias al em­ba­ra­zo o que cur­san con hi­per­ten­sión ges­ta­cio­nal ya que ello fa­vo­re­ce la des­com­pre­sión de la ve­na ca­va, la me­jor lle­ga­da de san­gre a la pla­cen­ta que en es­tas pa­cien­tes es im­por­tan­te por­que al te­ner los va­sos mas “ce­rra­dos” por su en­fer­me­dad, nos ase­gu­ra­mos de que lle­guen al be­bé mayor can­ti­dad de oxí­geno y nu­trien­tes y ayu­da­mos a ba­jar el ries­go de dis­mi­nu­ción del o del mis­mo. é pa­sa con el be­bé? be­bé en ge­ne­ral se bi­ca en la po­si­ción que le re­sul­ta ade­cua­da y al es­tar ro­dea­do de lí­qui­do am­nió­ti­co es­tá acol­cha­do y có­moo pe­ro si le mo­le­sal­gu­na po­si­ción se bia, no avi­sa, sim­ple­men­te se mue­ve y adop­ta la que le re­sul­te más pla­cen­te­ra. Qui­zás las ma­dres in­ter­pre­tan es­tos mo­vi­mien­tos co­mo “avi­sos” de que les mo­les­ta tal o cual po­si­ción y es­tá per­fec­ta di­cha in­ter­pre­ta­ción. Co­mo di­ji­mos an­tes, no hay con­tra­in­di­ca­ción de nin­gu­na pos­tu­ra pa­ra dor­mir, la em­ba­ra­za­da bus­ca­rá la que le re­sul­te más có­mo­da. Al fi­nal de la ges­ta­ción, cuan­do el be­bé es­tá muy gran­de y to­das las po­si­cio­nes son in­có­mo­das, al­gu­nas em­ba­ra­za­das op­tan por dor­mir se­mi­sen­ta­das. La po­si­ción sen­ta­da no la re­co­men­da­mos ya que no per­mi­te un buen des­can­so y ge­ne­ra do­lo­res por con­trac­tu­ras, ma­las po­si­cio­nes de la co­lum­na, etc. Con res­pec­to a las pier­nas, no hay po­si­ción en la ca­ma que evi­te las pier­nas hin­cha­das. Sí po­de­mos me­jo­rar un po­co esa “hin­cha­zón”, fa­vo­re­cien­do la reab­sor­ción de los ede­mas, co­lo­can­do un par de al­moha­das o una fra­za­da en­ro­lla­da de­ba­jo de los pies o agre­gan­do ta­cos a las pa­tas de la ca­ma pa­ra que las pier­nas que­den más al­tas que la ca­be­za y de ese mo­do me­jo­rar­los.

pa­ra dor­mir en cual­quier po­si­ción, la me­jor du­ran­te el em­ba­ra­zo es de cos­ta­do. Dor­mir del la­do iz­quier­do ayu­da a no pre­sio­nar la ve­na ca­va. NO HAY CON­TRA­IN­DI­CA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.