Huer­tas ca­se­ras

Hoy exis­te una ten­den­cia a que la mis­ma es­té in­te­gra­da al jar­dín. No hay in­con­ve­nien­te en eso, co­mo tam­po­co en ha­cer­la en ma­ce­tas.

Mia - - SUMARIO - Ma­ría Mart­ha Piz­zi, Con Sa­bor a Hogar (con­sa­bo­raho­gar. com.ar)

Con la ten­den­cia a pro­fun­di­zar una ali­men­ta­ción sa­na y or­gá­ni­ca, mu­chas per­so­nas em­pe­za­ron a te­ner sus pro­pias huer­tas en sus casas. En bal­co­nes, te­rra­zas, gran­des te­rre­nos o tam­bién en ma­ce­tas es po­si­ble cul­ti­var y co­se­char aque­llo que nos ali­men­ta­rá. No hay in­con­ve­nien­te en que la zo­na de la huer­ta es­té in­te­gra­da al jar­dín.En es­te ca­so, co­mo en to­dos los de­más, lo im­por­tan­te es ele­gir un lu­gar que ten­ga un buen ac­ce­so al rie­go, con tie­rra ade­cua­da (si no, ha­cer un agre­ga­do de com­post) y mu­cho sol (mí­ni­mo de 6 ho­ras por día). A la ho­ra de sem­brar, mu­chos op­tan por ha­cer­lo de ma­ne­ra di­rec­ta des­de la se­mi­lla, otros pre­fie­ren uti­li­zar al­má­ci­gos y una vez que la se­mi­lla ya ger­mi­nó sí pa­sar la plan­ta a la tie­rra don­de cre­ce­rá. Es­to es bueno pa­ra agi­li­zar, a ve­ces se pue­den con­se­guir los ca­jo­nes con es­te pri­mer pa­so ya he­cho. Es con­ve­nien­te op­tar por com­prar ya plan­ti­nes en el ca­so de los to­ma­tes, los za­pa­lli­tos y las be­ren­je­nas.

Cuan­do ha­ble­mos de jar­di­nes or­gá­ni­cos nos re­fe­ri­mos a que no se usan en su cul­ti­vo agre­ga­dos quí­mi­cos, co­mo pes­ti­ci­das ni fer­til­zan­tes sin­té­ti­cos. Pa­ra con­se­guir es­pan­tar a los in­sec­tos de las plan­tas, un buen tru­co es plan­tar en­tre las dis­tin­tas es­pe­cies plan­tas con flo­res ama­ri­llas o na­ran­jas. Se pue­de ele­gir en­tre ca­lén­du­las (se usan sus pé­ta­los en en­sa­la­das) y co­pe­tes. Lo me­jor es po­ner­las de ma­ne­ra rít­mi­ca pa­ra pro­te­ger el cul­ti­vo. En cuan­to al di­se­ño, se le pue­de dar una dis­po­si­ción in­ter­ca­la­da o más jun­ta. El to­ma­te es me­jor te­ner­lo se­pa­ra­do pues es más de­li­ca­do. En­tre las plan­tas es bueno sem­brar, co­mo di­ji­mos, flo­res ama­ri­llas y tam­bién se pue­den in­ter­ca­lar las aro­má­ti­cas pues con su aro­ma ahu­yen­tan a cier­tos bi­chi­tos. Só­lo hay que te­ner en cuen­ta que re­quie­ren me­nos agua. Al mo­men­to del cul­ti­vo, hay que sacar el ve­ge­tal an­tes de que la plan­ta dé flor o la ho­ja se pon­ga du­ra (por ejem­plo, en acel­gas o le­chu­ga), pues en ese mo­men­to to­da la ener­gía de la plan­ta se va a la flor y lue­go a la se­mi­lla. Es ahí cuan­do la no­tan amar­ga. Si la plan­ta fue bue­na, se pue­de de­jar que lle­gue a la se­mi­lla pa­ra lue­go te­ner un se­mi­lle­ro y re­ini­ciar el ci­clo. Si se ha­ce la huer­ta en ma­ce­ta, es­to es to­tal­men­te via­ble y pue­de te­ner el mis­mo éxi­to. El úni­co de­ta­lle que hay que te­ner es que los ca­jo­nes o con­te­ne­do­res ten­gan la pro­fun­di­dad ne­ce­sa­ria, pues si sem­bra­mos za­naho­rias, por ejem­plo, és­tas ne­ce­si­tan es­pa­cio pa­ra cre­cer. In­clu­so, tam­bién se pue­den ha­cer huer­tas hi­dro­pó­ni­cas.

Bien or­gá­ni­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.