SA­LUD. Muer­te sú­bi­ta y RCP

Se es­ti­ma que si la po­bla­ción es­tu­vie­se en­tre­na­da en Re­ani­ma­ción Car­dio­pul­mo­nar (RCP) se po­drían sal­var ca­si la mi­tad de las 40.000 per­so­nas que fa­lle­cen anual­men­te por es­ta cau­sa en la Ar­gen­ti­na.

Mia - - SUMARIO -

La muer­te sú­bi­ta es un fa­lle­ci­mien­to que se pro­du­ce en la primera ho­ra des­de el ini­cio de los sín­to­mas o bien un su­ce­so ines­pe­ra­do en una per­so­na apa­ren­te­men­te sa­na que se en­con­tra­ba con buen es­ta­do de sa­lud las 24 ho­ras pre­vias, que­dan­do ex­cep­tua­das aque­llas fa­lle­ci­das por cau­sas trau­má­ti­cas", de­fi­ne el Dr. Car­los Re­gue­ra, mé­di­co car­dió­lo­go y Je­fe del ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía y Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va en INEBA. El 85 % de es­tas muer­tes son cau­sa­das por pro­ble­mas car­día­cos (mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca e in­far­to agu­do de mio­car­dio, por men­cio­nar a las cau­sas más fre­cuen­tes) y el 90 % cur­sa con fi­bri­la­ción ven­tri­cu­lar. Es­ta al­te­ra­ción en el sis­te­ma eléc­tri­co del co­ra­zón, que in­te­rrum­pe brus­ca­men­te el rit­mo car­día­co im­pi­dien­do bom­bear san­gre con nor­ma­li­dad se co­no­ce ha­bi­tual­men­te con el nom­bre de arrit­mia ven­tri­cu­lar.

La ma­yo­ría de los epi­so­dios de MS sue­len ocu­rrir sin sig­nos o sín­to­mas de ad­ver­ten­cia vi­si­bles (pu­dien­do ser la primera ma­ni­fes­ta­ción el fa­lle­ci­mien­to) e in­clu­so cuan­do los sín­to­mas se pre­sen­tan pa­san des­aper­ci­bi­dos de­bi­do a la fal­ta de con­cien­cia y edu­ca­ción so­bre el te­ma.

Se es­ti­ma que si la po­bla­ción es­tu­vie­se en­tre­na­da en Re­ani­ma­ción Car­dio­pul­mo­nar (RCP) se po­drían sal­var ca­si la mi­tad de las 40.000 per­so­nas que fa­lle­cen anual­men­te por es­ta cau­sa en nues­tro país. “Hoy los nú-

me­ros nos di­cen que hay 80 muer­tes por día, lo que equi­va­le a 3 muer­tes por ho­ra o una ca­da 20 mi­nu­tos”, di­ce Re­gue­ra.

Ejer­cer RCP en una per­so­na que ha­ya pre­sen­ta­do

MS duplica e in­clu­so tri­pli­ca su pro­ba­bi­li­dad de su­per­vi­ven­cia y co­mo el 85 % de es­tos ca­sos se dan fue­ra del ám­bi­to hos­pi­ta­la­rio, en pre­sen­cia de un co­no­ci­do, fa­mi­liar o en el tra­ba­jo, se con­si­de­ra cla­ve co­no­cer las téc­ni­cas de re­ani­ma­ción, cla­ves du­ran­te los pri­me­ros mi­nu­tos y mien­tras se aguar­da la lle­ga­da de la asis­ten­cia mé­di­ca.

“El da­ño ce­re­bral co­mien­za pre­coz­men­te, den­tro de los pri­me­ros tres mi­nu­tos de ocu­rri­do el he­cho y la so­bre­vi­da a un paro car­día­co dis­mi­nu­ye un 10 % por ca­da mi­nu­to que se tar­da en aten­der a la víc­ti­ma. Sa­ber ha­cer RCP y ma­ne­jar un Des­fi­bri­la­dor Ex­terno Au­to­má­ti­co (DEA) en el pri­mer mi­nu­to del paro aumenta las chan­ces de so­bre­vi­da en ca­si un 80 %. De to­dos mo­dos, la peor re­ani­ma­ción que po­de­mos ha­cer es no ha­cer na­da, siem­pre te­ne­mos que in­ten­tar ha­cer al­go. Ac­tuar de in­me­dia­to, el tiem­po es vi­da”, en­fa­ti­za.

Las téc­ni­cas de RCP y la des­fi­bri­la­ción pre­coz a tra­vés de un DEA son mé­to­dos de sal­va­ta­je que de­be­mos rea­li­zar en un even­to de MS. Los DEA son de di­se­ño in­tui­ti­vo, lo que les per­mi­te ser uti­li­za­dos por to­dos. A tra­vés de men­sa­jes de voz, el equi­po da ins­truc­cio­nes cla­ras so­bre qué ha­cer. “Si una per­so­na cae in­cons­cien­te de ma­ne­ra im­pre­vis­ta, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es lla­mar al ser­vi­cio lo­cal de emer­gen­cias mé­di­cas y co­men­zar rá­pi­da­men­te las ma­nio­bras de RCP, ya que se cal­cu­la que por ca­da mi­nu­to de de­mo­ra, se pier­de un 10 % de po­si­bi­li­dad de so­bre­vi­da y más allá de los 5 mi­nu­tos, la pro­ba­bi­li­dad se re­du­ce”, de­ta­lla la Dra. Ma­ría Va­le­ria El Haj, di­rec­to­ra mé­di­ca de vit­tal

En la emer­gen­cia

Com­pro­bar si la per­so­na res­pon­de y que la es­ce­na sea se­gu­ra

So­li­ci­tar asis­ten­cia (al 911 o al 107 (CA­BA))

Che­quear res­pi­ra­ción y el pul­so (en 10 se­gun­dos)

Com­pri­mir a ve­lo­ci­dad de 100 a 120 com­pre­sio­nes p/mi­nu­to y a pro­fun­di­dad de 5 cm en adul­tos Per­mi­tir el re­tro­ce­so com­ple­to del pe­cho tras ca­da com­pre­sión Mi­ni­mi­zar las in­te­rrup­cio­nes Apli­car el DEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.