NU­TRI­CIÓN. Obe­si­dad in­fan­til

No exis­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que jus­ti­fi­que la prohi­bi­ción ca­te­gó­ri­ca de es­te pro­duc­to. Só­lo los ex­ce­sos no es­tán re­co­men­da­dos.

Mia - - SUMARIO -

Co­mo con­se­cuen­cia del in­cre­men­to de la obe­si­dad, vi­vi­mos en una épo­ca de gue­rra in­for­ma­ti­va y de re­co­men­da­cio­nes en­con­tra­das so­bre lo que los ni­ños pue­den co­mer o no. Los pa­dres y las fa­mi­lias se en­cuen­tran des­orien­ta­dos en­tre to­das es­tas pro­vo­ca­cio­nes, con in­for­ma­ción erró­nea y prohi­bi­cio­nes in­jus­ti­fi­ca­das res­pec­to de las die­tas de los ni­ños.

En el cen­tro de to­da es­ta aten­ción me­diá­ti­ca se en­cuen­tran los ali­men­tos ri­cos en azú­car. Aun­que sa­be­mos que to­dos los ali­men­tos pue­den ser par­te del dis­fru­te, siem­pre con­su­mi­dos con mo­de­ra­ción.

La re­duc­ción del ex­ce­so de ali­men­tos al­tos en ca­lo­rías –con al­tos ni­ve­les de gra­sa, sal y azú­car– pue­den ayu­dar a los ni­ños a te­ner há­bi­tos sa­lu­da­bles de ali­men­ta­ción y pre­ve­nir el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo hi­per­ten­sión y dia­be­tes ti­po 2, en­tre otras. Pe­ro no exis­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que jus­ti­fi­que la prohi­bi­ción ca­te­gó­ri­ca de un de­ter­mi­na­do pro­duc­to. Sa­be­mos, sí, y es am­plia­men­te re­co­no­ci­do, que de­ben evi­tar­se los ex­ce­sos. Los pe­dia­tras no le tie­nen mie­do al azú­car por­que sa­ben que lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta es man­te­ner una die­ta di­ver­si­fi­ca­da equi­li­bran­do las can­ti­da­des. Pa­ra es­to, re­sul­ta ne­ce­sa­rio la edu­ca­ción ali­men­ti­cia, fun­da­men­tal pa­ra un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble.

Pe­ro las pre­gun­tas son: “¿Có­mo co­mer de to­do? ¿Có­mo co­no­cer la por­ción ade­cua­da de con­su­mo sin cau­sar un ex­ce­so de pe­so? De­ben bus­car­se mo­dos efi­cien­tes. La ayu­da y orien­ta­ción de pe­dia­tras y nutricionistas es im­por­tan­te. La ver­dad es que en lu­gar de ex­cluir un in­gre­dien­te u otro de la die­ta, co­mo por ejem­plo el azú­car, de­be alen­tar­se a los ni­ños a co­mer es­tos ali­men­tos de ma­ne­ra oca­sio­nal, siem­pre en el lu­gar de in­dul­gen­cia y edu­cán­do­los a in­cor­po­rar­los en pe­que­ñas por­cio­nes co­mo com­ple­men­to de una die­ta equi­li­bra­da y cul­tu­ral­men­te acep­ta­da. Lo que se es­pe­ra es que la gen­te pue­da equi­li­brar sus die­tas, evi­tan­do con­su­mir más ali­men­tos de los ne­ce­sa­rios y com­ple­men­tar su ali­men­ta­ción con otros, pa­ra que sus re­que­ri­mien­tos dia­rios es­tén cu­bier­tos. Siem­pre es im­por­tan­te re­cor­dar que otra par­te fun­da­men­tal del ba­lan­ce de las ca­lo­rías in­ge­ri­das es la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar, evi­tan­do el se­den­ta­ris­mo. No hay du­das que más que los ingredientes que com­po­nen la die­ta, el se­den­ta­ris­mo es el fac­tor que más con­tri­bu­ye al desa­rro­llo de la obe­si­dad y de mu­chas otras en­fer­me­da­des, da­do que una vi­da sa­lu­da­ble es­tá re­la­cio­na­da a cuánto una per­so­na se ejer­ci­te. Pa­ra te­ner una idea, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da que se de­ben rea­li­zar 150 mi­nu­tos de ac­ti­vi­dad fí­si­ca se­ma­nal.

Por su­pues­to, un tiem­po de quie­tud pa­ra leer y ha­cer la ta­rea siem­pre es bien­ve­ni­do, pe­ro re­sul­ta ne­ce­sa­rio li­mi­tar las ac­ti­vi­da­des co­mo mi­rar te­le­vi­sión, ju­gar vi­deo­jue­gos o na­ve­gar en la web du­ran­te más de dos ho­ras por día, re­ser­van­do una par­te del tiem­po pa­ra la prác­ti­ca re­gu­lar de ejer­ci­cio.

Es ur­gen­te que nos de­mos cuen­ta de que el te­ma de la obe­si­dad va mu­cho más allá de si cier­tos ali­men­tos de­ben con­su­mir­se o no. Lo im­por­tan­te es sa­ber co­mer en por­cio­nes dia­rias mo­de­ra­das, por­que la ma­yor cau­sa de obe­si­dad es­tá re­la­cio­na­da al ex­ce­so de con­su­mo y al es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio.

Dr. Hu­go Ri­bei­ro, pe­dia­tra es­pe­cia­li­za­do en gas­tro­en­te­ro­lo­gía y nu­tri­ción, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Bahía, miem­bro de la Uni­ver­si­dad de Corn­nel de Nue­va York

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.