Ali­vio na­tu­ral

Mia - - SALUD -

"Una vez que se ter­mi­na el ori­gen del do­lor, po­de­mos eva­luar de qué ma­ne­ra es más con­ve­nien­te abor­dar la pa­to­lo­gía pa­ra re­co­brar la sa­lud y, por con­si­guien­te, eli­mi­nar la do­len­cia", ex­pli­ca el qui­ro­prác­ti­vo Mar­ce­lo Ba­rro­so Grif­fiths. El qui­ro­prác­ti­co en­tien­de que el do­lor por el que acu­de el pa­cien­te, en reali­dad no di­ce na­da del ver­da­de­ro pro­ble­ma. La Qui­ro­pra­xia bus­ca re­co­brar el equi­li­bro del or­ga­nis­mo. Re­quie­re de un pro­fun­do exa­men de la co­lum­na ver­te­bral, y va en bus­ca de aque­llas vér­te­bras que es­tán des­a­li­nea­das y com­pri­mien­do una raíz ner­vio­sa. Al en­con­trar­las, y de ma­ne­ra pre­ci­sa, las co­lo­ca en su po­si­ción ori­gi­nal.Al ha­cer­lo, in­me­dia­ta­men­te el cuer­po em­pie­za a tra­ba­jar de for­ma más ar­mo­nio­sa y sa­lu­da­ble. El efec­to que pro­du­ce es que los múscu­los, li­ga­men­tos y ten­do­nes se re­la­jan, por­que fun­cio­nan me­jor, sin ten­sión ni ri­gi­dez. Así co­mien­za un pro­ce­so pro­fun­do de re­cu­pe­ra­ción, y lo que es su­ma­men­te im­por­tan­te, de mo­do na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.