SA­LUD.

Oni­co­mi­co­sis

Mia - - SUMARIO -

Las uñas sa­nas son cla­ras, trans­pa­ren­tes. Un ras­go tí­pi­co de par­tes in­fec­ta­das de las uñas es que se en­tur­bian, de­jan de ser trans­pa­ren­tes. El cam­bio de co­lor blan­co ama­ri­llen­to, el en­gro­sa­mien­to fá­cil­men­te des­pe­ga­ble, el as­pec­to ro­co­so y as­ti­lla­ble, evi­den­cia pre­sen­cia de hon­gos (oni­co­mi­co­sis). Las mi­co­sis de las uñas no su­po­nen úni­ca­men­te un pro­ble­ma de ca­rác­ter cosmético. Las uñas tie­nen nu­me­ro­sas fun­cio­nes que pue­den ver­se al­te­ra­das por la in­va­sión fún­gi­ca, re­du­cien­do la ca­li­dad de vi­da, in­flu­yen­do en la au­to­es­ti­ma del pa­cien­te e in­clu­so in­ca­pa­ci­tan­do al mis­mo pa­ra la prác­ti­ca o ex­po­si­ción en de­ter­mi­na­dos tra­ba­jos.

"En nues­tro cen­tro de aten­ción el 80 por cien­to de las oni­co­mi­co­sis afec­ta la to­ta­li­dad de las uñas de los pies, con un cla­ro pre­do­mi­nio del pri­mer de­do (de­do gor­do)", ex­pli­ca el po­dó­lo­go Carlos Alberto Ba­ne­gas, Di­rec­tor de Cen­tro de Po­do­lo­gía Op­tium. Y agre­ga: "Las in­fec­cio­nes mi­có­ti­cas son fre­cuen­tes, ya sea por la ma­la cir­cu­la­ción lo­cal, las al­te­ra­cio­nes inmunológicas, la neu­ro­pa­tías pe­ri­fé­ri­cas, los trau­ma­tis­mos re­pe­ti­dos y las al­te­ra­cio­nes o en­fer­me­da­des en­dó­cri­nas y me­ta­bó­li­cas, hi­po­ti­roi­dis­mo, hi­per­ti­roi­dis­mo y en es­pe­cial la dia­be­tes me­lli­tus". En to­das las pis­ci­nas y sau­nas hay hon­gos pa­tó­ge­nos pro­ce­den­tes de las per­so­nas con oni­co­mi­co­sis que fre­cuen­tan es­tos lu­ga­res, con cli­ma in­ver­na­de­ro, con ca­lor y hu­me­dad abun­dan­te, sin em­bar­go só­lo al­gu­nas per­so­nas se in­fec­tan por­que la in­fec­ción só­lo se desa­rro­lla en las per­so­nas que son sus­cep­ti­bles a la en­fer­me­dad. To­das la per­so­nas es­tán ro­dea­das a dia­rio de mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos: bac­te­rias, vi­rus y hon­gos. Si las in­fec­cio­nes tu­vie­ran lu­gar por el con­tac­to con ellos, to­do el mundo pa­de­ce­ría una o va­rias en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. Sin em­bar­go no ocu­rre así, por­que es­tán las de­fen­sas del or­ga­nis­mo que con­tie­nen la in­fec­ción. Si no la pue­de evi­tar, se di­ce que la per­so­na es sus­cep­ti­ble. "Mu­chas mu­je­res y hom­bres se acom­ple­jan al mo­men­to de mos­trar sus pies de­bi­do al as­pec­to an­ti­es­té­ti­co de las uñas, por gro­sor, co­lor, des-

En­tre los mu­chos fac­to­res que pro­vo­can oni­co­mi­co­sis es­tán la hi­per­su­do­ra­ción y los gol­pes

pe­ga­mien­tos y con­ta­mi­na­ción sean por mi­co­sis o bac­te­rias", si­gue el ex­per­to.

Fac­to­res cau­san­tes

Son re­le­van­tes los fac­to­res psí­qui­cos, las de­pre­sio­nes, el es­trés ex­ce­si­vo, las ten­sio­nes emo­cio­na­les, et­cé­te­ra, que pue­den al­te­rar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio.

Las al­te­ra­cio­nes de la cir­cu­la­ción san­guí­nea ar­te­rial y ve­no­sa fa­vo­re­cen a la mi­co­sis, por­que el te­ji­do pe­ri­fé­ri­co se al­te­ra y dis­mi­nu­ye su ca­pa­ci­dad de de­fen­sa fren­te a los gér­me­nes pa­tó­ge­nos. Al­gu­nos me­di­ca­men­tos pue­den pre­dis­po­ner la in­fec­ción un­gueal por los hon­gos. Al­gu­nos fár­ma­cos de­bi­li­tan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio del or­ga­nis­mo, con lo que las de­fen­sas na­tu­ra­les no fun­cio­nan de for­ma ade­cua­da. En la ac­tua­li­dad, el me­di­ca­men­to que pro­du­ce es­te pro­ble­ma con más fre­cuen­cia es la cor­ti­so­na, am­plia­men­te uti­li­za­da de ma­ne­ra con­ti­nua­da en en­fer­me­da­des co­mo el as­ma bron­quial o las en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas. Por igual ra­zón los agen­tes qui­mio­te­rá­pi­cos y otros in­mu­no­su­pre­so­res tam­bién pue­den fa­vo­re­cer la oni­co­mi­co­sis.

La edad avan­za­da es tam­bién un fac­tor im­por­tan­te, ra­ra en ni­ños y ex­cep­cio­nal en lac­tan­tes.

El con­tac­to fre­cuen­te en un medio hú­me­do con cal­za­dos que no res­pi­ran de­bi­li­tan la lá­mi­na un­gueal y al te­ji­do que­dan­do ex­pues­ta a la in­va­sión de los hon­gos. La hi­per­su­do­ra­ción de­ri­va­da de un pro­ble­ma sis­té­mi­co cons­ti­tu­ye un fac­tor muy im­por­tan­te. De­be­mos to­mar una se­rie de me­di­das pre­ven­ti­vas, co­mo uti­li­zar tal­cos ab­sor­ben­tes, cam­biar los cal­ce­ti­nes más se­gui­dos y usar cal­za­dos más ai­rea­dos. Siem­pre que la uña su­fra mi­cro­trau­ma­tis­mos con fre­cuen­cia o de for­ma pro­lon­ga­da fuer­zas de ci­za­lla­mien­to o de pre­sión, se fa­vo­re­ce el de­sa­rro­llo de las oni­co­mi­co­sis. Es bien co­no­ci­do el ca­so de los fut­bo­lis­tas que pa­de­cen oni­co­mi­co­sis, só­lo en el de­do gor­do del pie de­re­cho, de­bi­do a los mi­cro­trau­ma­tis­mos por las pa­ta­das a la pe­lo­ta. Lo mis­mo su­ce­de en los ni­ños que cal­zan za­pa­tos es­tre­chos o en las per­so­nas con za­pa­tos muy gran­des en los que a ca­da pa­so el pie se va ha­cia ade­lan­te y se golpean las uñas.

Tra­ta­mien­to na­tu­ral

"El Mé­to­do Op­tium con­sis­te en rea­li­zar una te­ra­pia des­la­mi­nan­te sin do­lor y sin me­di­ca­ción oral. Se me­jo­ra no­ta­ble­men­te su as­pec­to en la pri­me­ra se­sión. Lue­go, con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos co­la­bo­ra­mos pa­ra que el cre­ci­mien­to de la uña so­bre el le­cho se desa­rro­lle de ma­ne­ra na­tu­ral. Y en ca­sos ex­tre­mos rea­li­za­mos im­plan­tes tem­po­ra­rios pro­té­si­cos pa­ra una me­jor es­té­ti­ca", con­clu­ye Ba­ne­gas.

14

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.