SA­LUD.

Qui­ro­pra­xia. Vi­vir sin do­lor

Mia - - SUMARIO -

Cuan­do el do­lor in­va­de nues­tra vi­da dia­ria, nos ge­ne­ra in­con­ve­nien­tes que tras­cien­den el as­pec­to fí­si­co, y que irrum­pen en el plano psi­co­ló­gi­co y aními­co. Nos cam­bia el hu­mor, es­ta­mos mal pre­dis­pues­tos, y has­ta ten­de­mos a ais­lar­nos y a evi­tar el con­tac­to so­cial por no ser una car­ga pa­ra los que no com­pren­dan nues­tro pe­sar. Có­mo sa­lir del círcu­lo vi­cio­so del do­lor, sin desis­tir en el in­ten­to. "Pa­ra un pro­ble­ma de sa­lud, de­be­mos te­ner co­no­ci­mien­to y ha­cer­nos car­go de lo que nos pa­sa en el or­ga­nis­mo. Pe­ro tam­bién es fun­da­men­tal que abor­de­mos las molestias de for­ma com­pro­me­ti­da, en­ca­ran­do las co­rrec­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra vol­ver al equi­li­brio cor­po­ral. De es­te mo­do, so­mos res­pon­sa­bles de de­tec­tar don­de está nues­tro mal fun­cio­na­mien­to y de re­cu­rrir a los ex­per­tos que de­ter­mi­nen sus ver­da­de­ras cau­sas, pa­ra des­pués efec­tuar los cui­da­dos con las que más nos iden­ti­fi­que­mos. El cuer­po se co­mu­ni­ca con no­so­tros, y es nues­tro com­pro­mi­so es­cu­char­lo y ac­tuar en con­se­cuen­cia", ex­pli­ca a MÍA Mar­ce­lo Ba­rro­so Grif­fiths, qui­ro­prác­ti­co AQA (Asociación Qui­ro­prác­ti­ca Ar­gen­ti­na).

¿Por qué si­go sin­tién­do­me así, si ha­go to­do y de to­do pa­ra cam­biar

mi con­di­ción, y mis do­len­cias? ¿Por qué en vez de me­jo­rar, mi do­lor em­peo­ra y con él mi ca­li­dad de vi­da? Lo que su­ce­de es que el do­lor pro­lon­ga­do afec­ta fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca y so­cial­men­te a la per­so­na que lo pa­de­ce. "Tal es así que pue­de ge­ne­rar an­gus­tia, tris­te­za, de­pre­sión, fas­ti­dio, in­som­nio, e in­clu­so fal­ta de ape­ti­to. El do­lor es un im­pe­di­men­to real pa­ra que reali­ce­mos ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas sim­ples, que an­tes eje­cu­tá­ba­mos ca­si me­cá­ni­ca­men­te y con sol­tu­ra. De es­te mo­do, lo sen­ti­mos ca­da vez que le­van­ta­mos un va­so, que nos acos­ta­mos, o que te­ne­mos que ele­var un bra­zo pa­ra ves­tir­nos. Es tan tan­gi­ble en la co­ti­dia­nei­dad, y tan ex­ten­so en el tiem­po, que se vuel­ve una car­ga in­elu­di­ble", si­gue Ba­rro­so. La re­sig­na­ción que ge­ne­ra es­te do­lor tras­to­ca to­dos los as­pec­tos de la per­so­na, pu­dien­do ma­ni­fes­tar un ais­la­mien­to de su gru­po fa­mi­liar o de sus ami­gos. "El do­lor ga­na­rá, por­que has­ta que no nos des­ha­ce­mos de él, no po­de­mos pen­sar con cla­ri­dad, des­can­sar bien, y es­tar ale­gres y pre­dis­pues­tos pa­ra dis­fru­tar de la com­pa­ñía del en­torno", agre­ga Ba­rro­so, quien en los re­cua­dros de es­ta nota ana­li­za di­fe­ren­tes as­pec­tos del do­lor.

Ocho ra­zo­nes pa­ra la qui­ro­pra­xia

La qui­ro­pra­xia, cu­yo día mun­dial se ce­le­bra ca­da 18 de sep­tiem­bre, des­ta­ca la vi­tal im­por­tan­cia de una co­lum­na ali­nea­da y sin vér­te­bras fue­ra de su pos­tu­ra ori­gi­nal pa­ra te­ner un or­ga­nis­mo sa­lu­da­ble y ca­paz de adap­tar­se a di­ver­sos ti­pos de agen­tes o es­trés (fí­si­cos, am­bien­ta­les, emo­cio­na­les, etc.) Pa­ra esto, son cla­ves la pre­ven­ción y la di­fu­sión de es­ta prác­ti­ca, que cre­ce y se ex­pan­de día a día en Ar­gen­ti­na y en el mundo, don­de ya es ele­gi­da por los más im­por­tan­tes de­por­tis­tas y ar­tis­tas. “Ca­da día son más las per­so­nas que des­cu­bren có­mo está prác­ti­ca, don­de el cui­da­do de la co­lum­na es la cla­ve de un or­ga­nis­mo sa­lu­da­ble además de un há­bi­to co­ti­diano y per­ma­nen­te, in­clu­so des­de el na­ci­mien­to, crea un or­ga­nis­mo sa­lu­da­ble, fle­xi­ble y mu­cho más re­sis­ten­te a en­fer­me­da­des y al im­pac­to del es­trés, al­go que nos afec­ta a to­dos, so­bre to­do en las ciu­da­des”, ex­pli­ca Die­go Me­llino, Doc­tor en Qui­ro­pra­xia, di­rec­tor y fun­da­dor de La Clí­ni­ca de la Co­lum­na y

de la Fun­da­ción Qui­ro­pra­xia pa­ra To­dos (FQPT). A con­ti­nua­ción, ocho d elas mu­chas ra­zo­nes por las cua­les la qui­ro­pra­xia es un ca­mino de ida y de co­no­ci­mien­to pa­ra en­ten­der por qué la co­lum­na es cla­ve en la sa­lud:

1. Una co­lum­na co­rrec­ta­men­te ali­nea­da y sin su­blu­xa­cio­nes ver­te­bra­les es fun­da­men­tal pa­ra un es­ta­do ge­ne­ra­li­za­do de sa­lud.

2. El en­fo­que prin­ci­pal de la Qui­ro­pra­xia está en la pre­ven­ción y el cui­da­do de una co­lum­na co­mo un há­bi­to co­ti­diano y na­tu­ral por lo que to­do ser hu­mano de­be che­quear­la con re­gu­la­ri­dad des­de el na­ci­mien­to.

3. El sis­te­ma ner­vio­so cen­tral (SNC) es el ór­gano que con­tro­la y coor­di­na el fun­cio­na­mien­to de to­do el cuer­po. Cuan­do hay al­gu­na in­ter­fe­ren­cia en el SNC, se pro­du­ce el mal fun­cio­na­mien­to de un ór­gano, te­ji­do o cé­lu­la lo que pro­vo­ca sín­to­mas y afec­cio­nes (can­san­cio, do­lo­res en ge­ne­ral, ma­reos, vér­ti­go y en­fer­me­da­des). Pe­ro, pue­den ma­ni­fes­tar­se tam­bién en cual­quier otra par­te del cuer­po que ha­bi­tual­men­te no se re­la­cio­na­ría con la co­rrec­ta ali­nea­ción de la co­lum­na.

4. Cuan­do ocu­rren des­a­li­nea­cio­nes de las vér­te­bras de la co­lum­na se pro­du­cen las “Su­blu­xa­cio­nes ver­te­bra­les”. La qui­ro­pra­xia las de­fi­ne co­mo la des­a­li­nea­ción de al­gu­na de las vér­te­bras de la co­lum­na que in­te­rrum­pen o dis­mi­nu­yen el flu­jo del im­pul­so del sis­te­ma ner­vio­so.

5. La qui­ro­pra­xia tie­ne un abor­da­je in­te­gral que bus­ca vol­ver a ar­mo­ni­zar el fun­cio­na­mien­to co­rrec­to del cuer­po, ya que si fun­cio­na al 100 % de su po­ten­cial, po­drá adap­tar­se al es­trés y a los cam­bios. La pro­pues­ta es adop­tar tam­bién bue­nos há­bi­tos (be­ber agua, nu­tri­ción equi­li­bra­da, ejer­ci­cio, ai­re pu­ro, etc.).

6. Las cau­sas que pro­du­cen las su­blu­xa­cio­nes ver­te­bra­les son va­ria­das; pe­ro la más ha­bi­tual es el es­trés. Pa­ra la qui­ro­pra­xia exis­ten 3 ti­pos de es­trés: Quí­mi­co, Fí­si­co y Emo­cio­nal.

7. La cla­ve pa­ra un es­ta­do ge­ne­ra­li­za­do y sa­lu­da­ble del or­ga­nis­mo y man­te­ner­lo en el tiem­po está en edu­car a la per­so­na y ha­cer­la cons­cien­te de que el cui­da­do qui­ro­prác­ti­co es per­ma­nen­te, ya que las su­blu­xa­cio­nes siem­pre van a es­tar pre­sen­tes y pue­den afec­tar de mo­dos di­fe­ren­tes.

8. Las su­blu­xa­cio­nes pue­den es­tar “dor­mi­das” por años y lue­go se ma­ni­fies­tan en for­ma re­pen­ti­na. Por eso es vi­tal que el cui­da­do qui­ro­prác­ti­co sea per­ma­nen­te des­de el na­ci­mien­to, ya sea pre­ven­ti­vo o co­rrec­ti­vo.

La do­len­cia no siem­pre es con­se­cuen­cia del lu­gar cor­po­ral en don­de la sen­ti­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.