MAS­CO­TAS.

Alia­das de la in­fan­cia

Mia - - SUMARIO -

Un 70 % de los ho­ga­res ar­gen­ti­nos que tie­nen un pe­rro lo con­si­de­ran co­mo un miem­bro más de su fa­mi­lia se­gún lo in­di­ca un in­for­me de Om­ni­bus Kan­tar TNS Ga­llup y es­te víncu­lo no es só­lo afec­ti­vo sino que ge­ne­ra be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud de los hu­ma­nos, prin­ci­pal­men­te du­ran­te la pri­me­ra in­fan­cia.

Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, la re­la­ción que las mas­co­tas do­més­ti­cas tie­nen con los chi­cos ge­ne­ra un efec­to po­si­ti­vo en las des­tre­zas so­cia­les y su bie­nes­tar emo­cio­nal, lo que fa­vo­re­ce que lle­ven una in­fan­cia sa­lu­da­ble. Además, está com­pro­ba­do que ad­quie­ren de­ter­mi­na­dos va­lo­res co­mo el res­pe­to por la vi­da ani­mal, la con­fian­za en sí mis­mos, el de­sa­rro­llo de la au­to­es­ti­ma y la res­pon­sa­bi­li­dad ya que to­man con­cien­cia de la im­por­tan­cia de pro­veer­les a sus com­pa­ñe­ros de cua­tro pa­tas los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que crez­can sa­lu­da­bles.

Se­gún un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad de San Bue­na­ven­tu­ra (2008), te­ner ani­ma­les do­més­ti­cos tan­to en la ni­ñez co­mo en la ado­les­cen­cia jue­ga un pa­pel im­por­tan­te en el es­ta­ble­ci­mien­to de una iden­ti­dad pro­pia. “Vi­vir con una mas­co­ta nos ayu­da a ver con más cla­ri­dad el ti­po de per­so­nas que so­mos. Por una par­te, te­ner un ani­mal co­mo un pe­rro, con el que es­ta­ble­ce­mos una re­la­ción es­tre­cha y afec­ti­va, pue­de ayu­dar­nos a sen­tir­nos me­jor con no­so­tros; nos da­mos cuen­ta no só­lo de que po­de­mos dar ca­ri­ño a los ani­ma­les, sino de que so­mos ca­pa­ces de dis­po­ner del afec­to in­con­di­cio­nal de nues­tra leal y agra­de­ci­da mas­co­ta”, di­ce la in­ves­ti­ga­ción.

El equi­po técnico de Vi­tal­can re­pa­só las ca­rac­te­rís­ti­cas de al­gu­nas de las ra­zas más ele­gi­das por los ar­gen­ti­nos a la ho­ra de con­vi­vir con chi­cos:

La­bra­dor: es un pe­rro con ten­den- cia ami­ga­ble y afec­tuo­sa, que dis­fru­ta ju­gar, na­dar y es­tar en com­pa­ñía de las per­so­nas. Si bien son de con­tex­tu­ra grande, apren­den rá­pi­da­men­te y esto fa­ci­li­ta su edu­ca­ción. Son ac­ti­vos. Es una de las ra­zas ele­gi­das pa­ra zoo­te­ra­pia y pa­ra acom­pa­ñar a no vi­den­tes.

Gol­den re­trie­ver: com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las del la­bra­dor. Al te­ner un ca­rác­ter bon­da­do­so y pre­de­ci­ble, son idea­les pa­ra las fa­mi­lias.

Ove­je­ro ale­mán: tie­nen un ca­rác­ter es­ta­ble y leal y, si fue­ron edu­ca­dos aser­ti­va­men­te, son una bue­na com­pa­ñía pa­ra los ni­ños. Son muy pro­tec­to­res con su gru­po de re­fe­ren­cia.

Bo­xer: a pe­sar de ser un pe­rro bas­tan­te grande es fá­cil de ma­ne­jar y muy ami­ga­ble con los chi­cos. “In­de­pen­dien­te­men­te de si se tie­ne un pe­rro mes­ti­zo o de ra­za, a la ho­ra de ha­cer con­vi­vir pe­rros y ni­ños es cla­ve sa­ber que el com­por­ta­mien­to de los pe­rros se de­be en un 30 % a su ge­né­ti­ca, y que el 70 % res­tan­te es ad­qui­ri­do a tra­vés de su edu­ca­ción y el ambiente en que vi­ve. Siem­pre con­sul­tar con el ve­te­ri­na­rio", di­ce Ju­lia Fen­ley, ve­te­ri­na­ria y Ase­so­ra Téc­ni­ca de Vi­tal­can.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.