Bel­grano y su di­fí­cil pre­sen­te

Mundo D - - PÁGINA DELANTERA - En­ri­que Vi­van­co Des­de aden­tro evi­van­co@la­voz­de­lin­te­ror.com.ar

Des­an­ge­la­do, arras­tran­do una cruz ca­da vez más pe­sa­da, Bel­grano da los úl­ti­mos pa­sos en el Tor­neo de la In­de­pen­den­cia. Le­jos pa­re­cen ha­ber que­da­do sus mejores tiem­pos, en los que la rus­ti­ci­dad le ga­na­ba a las bue­nas for­mas, pe­ro tam­bién los triun­fos a las de­rro­tas, las ale­grías a las tris­te­zas. Y en al­gu­nos lap­sos de es­te úl­ti­mo lus­tro, has­ta por go­lea­da.

Es ca­pri­cho­sa pe­ro tam­bién vá­li­da la re­fe­ren­cia de aquel en­cuen­tro del año pa­sa­do con­tra Co­ri­ti­ba, por la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, la me­jor ex­pre­sión co­lec­ti­va de los ce­les­tes en la tem­po­ra­da, a par­tir de la cual to­do fue de­rrum­bán­do­se de a po­qui­to, len­ta­men­te, has­ta es­tos días, en el que el equi­po deam­bu­la en el llano. En esa vic­to­ria de vi­si­tan­te, Bel­grano em­pe­za­ba a abrir la puer­ta de los cuar­tos de fi­nal de la Su­da­me­ri­ca­na.

De la mano de Es­te­ban Gon­zá­lez, Bel­grano da­ba fuer­tes se­ña­les de cam­bio, de tran­si­ción rá­pi­da y sin trau­mas a otra épo­ca igual­men­te ge­ne­ro­sa. Su dis­po­si­ción en la can­cha se ofre­cía con me­nos ata­du­ras; más am­bi­cio­sa. Es­ta­ba Ma­tías Suá­rez, re­cién lle­ga­do. Otras apues­tas in­di­vi­dua­les de “Te­té” pa­re­cían en­ca­jar en el nue­vo es­que­ma. Con otras for­mas, el pro­ta­go­nis­mo ob­ser­va­do y tan­tas ve­ces re­co­no­ci­do en los úl­ti­mos cin­co años pa­re­cía se­guir vi­gen­te.

Pe­ro, ¿qué pa­só en Bel­grano? ¿por qué es­ta de­ba­cle? Las pre­gun­tas se su­ce­den pa­ra bus­car ex­pli­ca­cio­nes en es­ta de­gra­da­ción con­ti­nua y ca­da vez más pro­fun­da, que ha li­ma­do los ci­mien­tos de su jue­go pe­ro ade­más de su alma; que ha lle­va­do a un equi­po, an­tes enér­gi­co y pun­zan­te, a una des­fi­gu­ra­ción de su ima­gen que lo mues­tra hoy tris­te, en­cor­va­do y ven­ci­do.

Con res­pec­to a es­to úl­ti­mo, la de­rro­ta con­tra Es­tu­dian­tes pa­re­ce re­su­mir­lo to­do. Bas­tó que Ja­vier To­le­do ano­ta­ra el pri­mer gol pa­ra que la pa­li­dez en el jue­go in­va­die­ra a ca­da lí­nea del equi­po, en el que, co­mo ha su­ce­di­do las úl­ti­mas ve­ces, só­lo Ma­riano Bar­bie­ri pa­re­ce eva­dir­se de esa des­gas­ta­da ima­gen. Lue­go de ese tan­to, y co­mo su­ce­de ha­bi­tual­men­te con los equi­pos des­cen­di­dos o a pun­to de caer en el abis­mo, só­lo ha­bía que es­pe­rar la de­rro­ta.

Hu­bo al­gu­nas cir­cuns­tan­cias del jue­go que in­flu­ye­ron pa­ra que los hom­bres de Se­bas­tián Mén­dez ele­va­ran ape­nas su pro­pues­ta. El gol de Lean­dro De­sá­ba­to re­la­jó a Es­tu­dian­tes y ayu­dó a Bel­grano a ins­ta­lar­se más cer­ca de Ma­riano An­dú­jar. Y el in­gre­so de Suá­rez me­jo­ró un po­co la po­bre cir­cu­la­ción del ba­lón, un pro­ble­ma (qui­zá su ma­yor pro­ble­ma) que des­de aque­lla ges­ta en Bra­sil, pa­ra cu­ya so­lu­ción se ha ape­la­do a mu­chos ju­ga­do­res, no ha po­di­do ser so­lu­cio­na­do.

Lo ayu­dan a los ce­les­tes sus nú­me­ros an­te­rio­res, sus bue­nas cam­pa­ñas, ese col­chón de pun­tos que lo efí­me­ro del fút­bol trans­for­ma en na­da en ape­nas dos años. A dos fe­chas del fi­nal, na­da pa­re­ce cam­biar el rum­bo. Só­lo hay que es­pe­cu­lar con una me­jo­ría, más por el la­do del amor pro­pio, del or­gu­llo per­so­nal que por el pa­se bien da­do, que ayu­de a ras­gu­ñar al­gu­nos pun­tos que ha­gan más di­ge­ri­ble el ba­lan­ce anual y que en­gor­den un po­co los por­cen­ta­jes pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

Cuan­do ter­mi­ne el tor­neo, se pro­du­ci­rá la ló­gi­ca de­can­ta­ción que año a año ofre­ce es­te de­por­te. El fút­bol, a di­fe­ren­cia de otros tra­ba­jos, de otras ac­ti­vi­da­des, no per­do­na. Un mal cam­peo­na­to sig­ni­fi­ca, pa­ra al­gu­nos, el des­tie­rro. Y pa­ra otros, el gris que an­ti­ci­pa la os­cu­ri­dad. No se­rán mu­chos los que que­da­rán pa­ra re­no­var la ilu­sión de los hin­chas des­de agos­to pró­xi­mo. Mien­tras tan­to, ha­brá que pe­dir que el co­mien­zo del in­vierno lle­gue, en los dos úl­ti­mos par­ti­dos, con al­gu­na son­ri­sa.

(FO­TO­BAI­RES)

Un nue­va sa­li­da tris­te. La en­ca­be­zan Aquino y Bar­bie­ri. Fue el sá­ba­do, lue­go del 0-2 su­fri­do en can­cha de Quil­mes fren­te a Es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.