La ver­sión de Mes­si que se vie­ne

El jue­go del ro­sa­rino cam­bió con el tiem­po. El tí­tu­lo mun­dial es lo úni­co que le fal­ta pa­ra ser in­dis­cu­ti­do y, en ese ca­mino, mos­tra­rá más re­cur­sos que lo ele­ven.

Mundo D - - MESSI + 30 AÑOS - Enrique Vi­van­co evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Has­ta ha­ce no mu­cho tiem­po, Lio­nel Mes­si ju­ga­ba sin pun­tos ni co­mas. Su jue­go no te­nía fre­nos; ni tam­po­co te­nían lí­mi­tes las con­se­cuen­cias de su irre­sis­ti­ble pro­ce­der. To­do en él era ve­lo­ci­dad con el de­bi­do com­ple­men­to de as­tu­cia y ha­bi­li­dad co­mo pa­ra de­rrum­bar cual­quier ba­rre­ra. Así, con re­ma­tes ca­si ver­ti­ca­les, pon­zo­ño­sos y di­rec­tos ha­cia el ar­co, y con una im­pre­sio­nan­te ca­pa­ci­dad de gol, lo­gró que el uni­ver­so del fút­bol gi­re a su al­re­de­dor.

Hoy Mes­si acu­mu­la más de 10 años en el má­xi­mo ni­vel de com­pe­ti­ción. Es due­ño de los elo­gios más im­pac­tan­tes, de los tí­tu­los más desea­dos, de los ré­cords has­ta ha­ce po­co inal­can­za­bles y de to­do lo que un fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal pue­de so­ñar. Por eso mis­mo, es pro­pie­ta­rio de la pa­la­bra con más pe­so en Bar­ce­lo­na, el club que lo co­bi­jó de ado­les­cen­te y que lo con­ten­drá has­ta el fi­nal de su ca­rre­ra, si así lo desea.

Li­de­ra­da des­de afue­ra por Pep Guar­dio­la, Mes­si tu­vo la suer­te, ade­más, de per­te­ne­cer a una ge­ne­ra­ción de gran­des ju­ga­do­res (Pi­qué, Busquets, Inies­ta, Xa­vi Her­nán­dez, Fá­bre­gas), to­dos sa­li­dos de La Ma­sía, que han mar­ca­do una épo­ca en es­te de­por­te. El ro­sa­rino era la fru­ti­lla del pos­tre, el bo­ca­do más atrac­ti­vo del man­jar más deseado.

En esas for­ma­cio­nes Mes­si ju­gó en to­dos los pues­tos, se­gún la sa­ga­ci­dad de Pep y la en­ton­ces man­sa dis­po­si­ción del ro­sa­rino. Tras la par­ti­da del men­tor del “Bar­ce­lo­na Si­glo XXI”, “la Pul­ga” ad­qui­rió mu­cha más di­men­sión, en un mun­do que tam­bién iba de­jan­do ir a Xa­vi, y bas­tan­te an­tes a Fá­bre­gas, a Da­vid Vi­lla, a Ale­xis Sán­chez y a otros más.

La Cham­pions Lea­gue ga­na­da a la Ju­ven­tus en 2015, ya con Ney­mar y Luis Suárez al la­do, fue el fi­nal de una eta­pa. Sin el arran­que es­pec­ta­cu­lar de an­tes, si­guió api­lan­do ri­va­les en ca­da cam­pa­ña go­lea­do­ra. Aun con el apor­te de esas dos gran­des fi­gu­ras, su ima­gen no dis­mi­nu­yó. Lí­der siem­pre pre­sen­te, en el um­bral de los 30 años, muy po­cas ve­ces aban­do­nó an­tes las ba­ta­llas.

Que­da por sa­ber lo que su­ce­de­rá con él en el úl­ti­mo lus­tro de su ca­rre­ra. ¿Se­gui­rá te­nien­do ca­da vez más po­der en el club “cu­lé”? ¿Trae­rán re­fuer­zos pa­ra sa­tis­fa­cer su de­man­da de má­xi­mo pro­ta­go­nis­mo? ¿Re­du­ci­rá sus par­ti­ci­pa­cio­nes tal co­mo lo ha he­cho es­te úl­ti­mo año Cris­tiano Ro­nal­do a sugerencia de Zi­ne­di­ne Zi­da­ne?

Sin la ac­ti­tud siem­pre desafian­te y ex­pan­si­va del por­tu­gués, Mes­si ma­ne­ja des­de el si­len­cio igua­les por­cen­ta­jes de ego­cen­tris­mo y de de­ci­sio­nes du­ras. A su ma­ne­ra exi­gi­rá gra­ta y ca­li­fi­ca­da com­pa­ñía co­mo pa­ra ga­nar otra Cham­pions Lea­gue. Y se adap­ta­rá a las nue­vas cir­cuns­tan­cias tal co­mo lo ha he­cho has­ta aho­ra.

Con Ar­gen­ti­na su­ce­de­rá lo mis­mo. Ya en­vió se­ña­les po­si­ti­vas, más por su siem­pre eterno de­seo de ga­nar, que por res­pal­dar ex­plí­ci­ta­men­te a Jor­ge Sam­pao­li. En Ru­sia, Lio­nel po­dría dis­po­ner de su úl­ti­ma ba­la de pla­ta. Con la Al­bi­ce­les­te, en el Es­te de Eu­ro­pa y más allá del pues­to en el que jue­gue, da­rá to­do de sí pa­ra aca­llar su voz in­ter­na, la que pa­ra siem­pre le ha­rá des­can­sar su or­gu­llo con un tí­tu­lo mun­dial en ma­yo­res. Él sa­be que es lo úni­co que le fal­ta pa­ra no ser más dis­cu­ti­do. Y lo ha­rá co­mo lo sien­ta o se lo pi­dan. Con co­mas, pun­tos, pun­tos y co­mas, o cual­quier otro re­cur­so que lo ele­ve a lo má­xi­mo, ya sin nin­gún ti­po de dis­cu­sión.

LÍ­DER SIEM­PRE PRE­SEN­TE: EN EL UM­BRAL DE LOS 30 AÑOS, MUY PO­CAS VE­CES ABAN­DO­NÓ LAS BA­TA­LLAS QUE DIS­PU­TÓ.

(AP)

Mu­cho por ve­nir. Mes­si es­pe­ra el fu­tu­ro con los bra­zos abier­tos. Sa­be que aún tie­ne más pa­ra dar y es­pe­ra po­der ha­cer­lo en Ru­sia 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.