Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta que apa­rez­can los otros

Mundo D - - FÚTBOL - evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ge­rar­do Martino, Ed­gar­do Bau­za y, aho­ra, Jor­ge Sam­pao­li jus­ti­fi­can par­te de su exis­ten­cia co­mo en­tre­na­do­res en la con­vo­ca­to­ria de sus fut­bo­lis­tas. Ca­da maes­tro con su li­bro, di­cen con sus de­sig­na­cio­nes.

A los ina­mo­vi­bles de Martino, por ejem­plo, Ser­gio Agüe­ro y Gon­za­lo Hi­guaín, “el Pa­tón les me­tió a Lu­cas Pra­to en el me­dio, co­mo pa­ra azu­zar­los un po­co, al ver­los dis­cre­tos y so­bre to­do ale­tar­ga­dos. Cuan­do asu­mió el car­go el ex téc­ni­co de la se­lec­ción chi­le­na, de Pra­to ni se acor­dó co­mo sí de Mau­ro Icar­di, al que no le tem­bló la pe­ra pa­ra el jue­ves pa­sa­do plan­tar­lo de “9” fren­te a Uru­guay en el mis­mí­si­mo es­ta­dio Cen­te­na­rio.

Son apues­tas, en al­gu­nos ca­sos fuer­tes, que mues­tran el per­fil de ju­ga­dor y de jue­go que ca­da en­tre­na­dor pre­ten­de pa­ra su equi­po. Martino, Bau­za y Sam­pao­li han te­ni­do sus pre­fe­ren­cias y a su ma­ne­ra han tra­ta­do de ha­cer­las pro­duc­ti­vas. Lo han lo­gra­do muy a me­dias: cuan­do fal­tan tres fe­chas pa­ra ter­mi­nar las eli­mi­na­to­rias, Ar­gen­ti­na tan­to puede cla­si­fi­car “de ta­qui­to”, pa­ra lo cual tie­ne que ganar to­dos los par­ti­dos que le que­dan por ju­gar, o po­dría que­dar­se en ca­sa, vien­do el mun­dial de Ru­sia des­de el so­fá, si de­rra­pa más de la cuen­ta.

Sam­pao­li tie­ne un desafío su­pe­rior, ins­ta­la­do por las frus­tra­cio­nes de dos co­pas Amé­ri­ca y un Mun­dial no ga­na­dos y por el de­ve­nir de una ge­ne­ra­ción de jugadores que ha bri­lla­do co­mo el sol y que ha ga­na­do to­do en ca­da uno de sus clu­bes, y que aun mos­tran­do esas me­da­llas no ha po­di­do dar­le un per­fil exi­to­so a la se­lec­ción de los ar­gen­ti­nos.

Pa­ra con­se­guir ese ob­je­ti­vo, Sam­pao­li ras­pó más la tie­rra que Bau­za y res­ca­tó a Fe­de­ri­co Fa­zio co­mo mar­ca­dor cen­tral, aun por en­ci­ma de Ja­vier Mas­che­rano, y pa­teó con fu­ria el ta­ble­ro de los con­ven­cio­na­lis­mos (una he­re­jía pa­ra los usos y cos­tum­bres del fút­bol, 10 años atrás) al ubi­car en el an­da­ri­vel de­re­cho a Mar­cos Acu­ña, un zur­do de buen ma­ne­jo al que los uru­gua­yos no le da­ban tiempo de bus­car su per­fil pa­ra ti­rar­le cen­tros al so­li­ta­rio Icar­di.

Es­tá vis­to que la di­men­sión del au­ra de ca­da en­tre­na­dor es­tá da­da, en mu­chos ca­sos, por las cir­cuns­tan­cias. Qui­zá si la in­clu­sión de Acu­ña la hu­bie­ra he­cho Bau­za, la crí­ti­ca hu­bie­ra si­do fe­roz. El pe­que­ño di­rec­tor téc­ni­co llega en un mo­men­to de­ci­si­vo, en el que la gen­te ape­la a la fe y a la es­pe­ran­za co­mo úni­cos bas­tio­nes pa­ra en­fren­tar los inevi­ta­bles sín­to­mas de es­cep­ti­cis­mo que sur­gen al ver el ren­di­mien­to del equi­po, los re­sul­ta­dos y la zo­na de re­pe­cha­je, ese te­rreno tan pan­ta­no­so del que to­da­vía Ar­gen­ti­na no ha po­di­do sa­lir.

Con esa pro­tec­ción, Sam­pao­li trans­por­ta su his­te­ria por el cos­ta­do de la can­cha. Sin re­cu­lar en na­da, re­cal­cu­la ha­cia la ló­gi­ca al ubi­car a Lau­ta­ro Acos­ta por Acu­ña; al de­fen­sor Mas­che­rano por el sus­pen­di­do Ga­briel Mer­ca­do y a Ever Ba­ne­ga por Gui­do Pi­za­rro. En­fren­te es­ta­rá Ve­ne­zue­la, tan po­bre en ma­yo­res (úl­ti­ma en las eli­mi­na­to­rias) co­mo bri­llan­te en ju­ve­ni­les (sub­cam­peo­nes mun­dia­les sub 20), a los que ape­la­rá en bue­na do­sis pa­ra que con su in­so­len­cia la his­te­ria ce­les­te y blan­ca se pro­lon­gue.

Mien­tras tan­to, Ar­gen­ti­na, co­mo el Bar­ce­lo­na, si­gue sub­yu­ga­da por la zur­da de Mes­si, aun­que en am­bos la­dos sa­ben que es­ca­pán­do­se de ese in­flu­jo les ha­rá bien. Pa­ra eso de­ben apa­re­cer otros ac­to­res y un jue­go que mues­tre otras va­rian­tes efi­ca­ces. Pa­re­ce un pe­di­do des­me­di­do pa­ra quie­nes ca­si to­do tie­ne que pa­sar por las breves y mu­chas ve­ces en­dia­bla­das pier­nas del ro­sa­rino.

sam­pao­li llega en un mo­men­to de­ci­si­vo, en el que la gen­te ape­la ala­fe­ya­la es­pe­ran­za co­mo úni­cos bas­tio­nes pa­ra en­fren­tar los inevi­ta­bles sín­to­mas de es­cep­ti­cis­mo que sur­gen al ver el ren­di­mien­to del equi­po, los re­sul­ta­dos y la zo­na de re­pe­cha­je.

(DyN)

In­dis­pen­sa­ble. Mes­si de­be te­ner so­cios. Ba­ne­ga y Di Ma­ría, quie­nes bro­mean con él du­ran­te la prác­ti­ca de ayer, pue­den apor­tar va­rian­tes.

En­ri­que Vi­van­co Des­de aden­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.