Sa­ben de qué ha­blan

Ro­ber­to Mon­se­rrat y Héc­tor Cha­za­rre­ta se jun­ta­ron para ha­blar del clá­si­co del 15, que po­drá fin a 27 años sin el cru­ce en Al­ber­di. En 1990, es­tu­vie­ron en el úl­ti­mo en el Gi­gan­te.

Mundo D - - PÁGINA DELANTERA - Hu­go Gar­cía hgar­cia@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Cha­za­rre­ta y Mon­se­rrat ana­li­zan to­do a una se­ma­na de la vuel­ta a Al­ber­di de un Bel­grano-Ta­lle­res. Am­bos es­tu­vie­ron en el úl­ti­mo dispu­tado en el Gi­gan­te, en 1990.

R ober­to Car­los Mon­se­rrat le sir­ve un ma­te a Héc­tor Cha­za­rre­ta en el sa­lón in­fan­til que po­see en la ave­ni­da Fuer­za Aé­rea. Se lo ve me­jor al “Dia­blo” des­pués de aquel in­cen­dio que des­tru­yó su ca­sa. “Es­ta­mos bien y con sa­lud. Es lo más im­por­tan­te, ‘Cha­za’”, le di­ce al ex vo­lan­te y en­tre­na­dor de Ta­lle­res.

El mo­ti­vo de la reunión guar­da re­la­ción con aquel 11 de agos­to de 1990, la úl­ti­ma vez que Bel­grano y Ta­lle­res ju­ga­ron en el es­ta­dio Gi­gan­te de Al­ber­di y que fue ju­ga­do por am­bos. Pe­ro ese amis­to­so, que ter­mi­nó 0-0 y a la “T” le sir­vió para pa­gar el pa­se a prés­ta­mo de Mar­ce­lo Bonetto que ve­nía de la “B”, fue la puer­ta de en­tra­da para ha­blar de có­mo fue aquel par­ti­do.

En­tre ma­te y ma­te, se ha­bló de qué se ju­ga­rá uno y otro el pró­xi­mo do­min­go, jus­to en una se­ma­na, cuando el clá­si­co cor­do­bés se re­edi­te en Al­ber­di, de la mu­dan­za de Bel­grano al Gi­gan­te, de la in­ven­ti­va de Ma­tías Suá­rez y de Ema­nuel Rey­no­so. De fút­bol en de­fi­ni­ti­va.

“Me acuer­do po­co de ese jue­go. Bel­grano es­ta­ba en la B Na­cio­nal por­que re­cién as­cen­di­mos al año si­guien­te y Ta­lle­res es­ta­ba en Primera Di­vi­sión. Ju­ga­ba de ‘9’ con Ru­tar y Arias en ese jue­go”, re­cor­dó Mon­se­rrat. Y es ver­dad, la “B” as­cen­de­ría a Primera, pe­ro el su­per­clá­si­co de la pro­vin­cia ya no vol­ve­ría al es­ta­dio de la ca­lle Ar­tu­ro Or­gaz.

“Me acuer­do po­co y na­da. Pe­ro sí de los ti­pos que te­nía al la­do co­mo Raúl Pe­ral­ta y Jo­sé ‘Pe­pe’ Al­bor­noz. Arri­ba ju­ga­ban Ruiz Díaz, Pa­blo Or­tiz y Ama­deo Gas­pa­ri­ni. Ca­si na­da. Era im­po­si­ble ju­gar mal. Igual, ese amis­to­so no fue bueno. Con­ser­vá­ba­mos la idea de jue­go de Ro­ber­to Sa­po­ri­ti que vino en la tem­po­ra­da 1988/1989”, agre­gó Cha­za­rre­ta.

–Mon­se­rrat con “la 9” y Cha­za­rre­ta con la “10”…

–Cla­ro. Era de­lan­te­ro has­ta que un día “la Cha­cha” Vi­lla­gra no ju­gó an­te Ci­po­llet­ti por un pro­ble­ma con los di­ri­gen­tes y “el Pu­cho” Arrai­ga­da me pu­so de ‘8’. Des­pués em­pe­cé al­ter­nar. (RM)

–Con esos mons­truos que te­nía al la­do, po­dría ha­ber ju­ga­do has­ta los 50 años. (HCH)

El clá­si­co de aho­ra –¿Qué se ima­gi­nan para el do­min­go?

–No hay di­fe­ren­cias en­tre un equi­po y otro. Qui­zá en el tor­neo pa­sa­do, sí. Ta­lle­res te­nía más jue­go.. Pe­ro es­tán pa­re­jos. (RM)

–En los clá­si­cos se de­ja de la­do quién es­tá ha­cien­do bien las co­sas y quién no. Es di­fe­ren­te a to­do. Pe­san las in­di­vi­dua­li­da­des. En ellas es­tá el éxi­to. Si jue­ga Ma­tías Suá­rez, las chan­ces de Bel­grano cre­ce­rán. Ta­lle­res tie­ne a Rey­no­so y a Pa­la­cios, quie­nes en cual­quier mo­men­to pue­den in­ven­tar al­go. (HCH)

–¿Sí?

–Sí. Pe­ro son clá­si­cos. Se lo pue­de lle­var cual­quier ju­ga­dor. (RM)

–¿Es muy di­fí­cil ju­gar bien un clá­si­co?

–No. Po­dés lle­gar a ju­gar bien. Pe­ro ya pa­sa en to­dos la­dos. Los clá­si­cos no son par­ti­dos buenos para ver­los. Hoy es to­do fí­si­co, pa­ta­das. Se pier­de el fút­bol. Pe­ro de­be ga­nar el me­jor. Y lo que real­men­te de­be pa­sar, es que to­do sea en paz. Se de­be dar un gran men­sa­je. De que se pue­de vol­ver a ju­gar con am­bas hin­cha­das. Eso es el fút­bol. (RM))

–Ta­lle­res le lle­va una pe­que­ña ven­ta­ja a Bel­grano. Ha te­ni­do la con­ti­nui­dad de un DT co­mo Ku­del­ka. Qui­zá no es­tá tan pre­sio­na­do de man­dar a ju­gar a su equi­po a lo que sea. Fi­ja­te que en el fút­bol de Primera, en cin­co fe­chas ya se han ido cin­cho DT. Te das cuen­ta la lo­cu­ra en la que hay. No hay otro pro­yec­to que el del re­sul­ta­do del do­min­go. Bel­grano tie­nen que pen­sar en un pro­yec­to a lar­go pla­zo. Sea cual fue­re el re­sul­ta­do. Se­bas­tián Mén­dez vie­ne tra­ba­jan­do bien y Frank Ku­del­ka, igual. No de­pen­den del re­sul­ta­do del do­min­go. (HCH))

–¿Có­mo ac­túa el he­cho de que Bel­grano quiera apro­ve­char el im­pul­so de su gen­te en su es­ta­dio?

–La gen­te quie­re su es­ta­dio, pe­ro eso no va a ga­ran­ti­zar que ga­nés el clá­si­co o que ju­gués bien. La di­fe­ren­cia en­tre ju­gar en uno y otro es­ta­dio ra­di­ca en la de­fi­ni­ción de las re­fe­ren­cias. Es lo bá­si­co. Las dis­tan­cias, los po­zos, los sec­to­res don­de es­tá bien o mal. Para ar­que­ros, de­lan­te­ros y ju­ga­do­res. So­bre la gen­te. Si en los pri­me­ros cin­co o 10 mi­nu­tos per­dis­te cin­co pe­lo­tas y te­nés la gen­te al la­do, no que­rés vol­ver a re­ci­bir la pe­lo­ta por un buen ra­to. Te que­ma, dis­pa­rás para otro la­do. En el Cha­teau, no es­cu­chás al que te­nés al la­do. No es­cu­chás na­da. Hay di­fe­ren­cias. Cuando an­das bien en la can­cha de Bel­grano, las que­rés to­das, y cuando no, la pe­lo­ta que­ma. El vien­to, para los que les gusta pe­gar al ar­co. (RM)

–Ni ha­blar. To­do de­pen­de del equi­po. Si es bueno, po­dés ju­gar cual­quier can­cha. No vas eli­gien­do can­cha co­mo se ha he­cho en la se­lec­ción. Bra­sil jue­ga en cual­quier can­cha. En el in­te­rior, en

Río. (HCH)

“No es cues­tión de es­ta­do”

–Es un jue­go. No es un par­ti­do de vi­da o muer­te. Co­mo en la se­lec­ción. Mes­si se­gui­rá sien­do Mes­si; Icar­di, en el In­ter. No de­be ser así. El Bel­grano-Ta­lle­res no de­be ser una cues­tión de es­ta­do. (HCH)

–No es de vi­da o muer­te. Te va a do­ler si per­dés. Es la char­la, la car­ga­da. Pe­ro to­do si­gue. La gen­te lo to­ma co­mo que hay que ga­nar sí o sí. (RM)

–Lo que sí se hay que ha­cer, es ju­gar bien. (HCH)

–Hay más po­si­bi­li­da­des de ga­nar. Por ahí ga­nas­te el clá­si­co po­nien­do el pe­cho y, des­pués, per­dis­te mu­chos par­ti­dos. ¿De qué te sir­ve? Po­ner hue­vos es pe­dir­la siem­pre. Co­mo ha­ce Mes­si. (RM)

–El ju­ga­dor de­be per­der los mie­dos de hoy. El fút­bol es un jue­go. Hay te­mor has­ta para dar un pa­se. (HCH)

–¿Có­mo ven a Suá­rez y a Rey­no­so?

–Cuando lle­gó, Suá­rez hi­zo la di­fe­ren­cia. Lue­go, se con­ta­gió de los que te­nía al la­do, que no es­ta­ban pa­san­do un buen mo­men­to. Ter­mi­nó así. No sé có­mo es­ta­rá aho­ra. Si te sa­le la primera, no pa­rás más. (RM)

–Rey­no­so no lle­gó a su te­cho. Pue­de se­guir cre­cien­do. Usa la “10”. Siem­pre fue para los me­jo­res. La usó Mon­se­rrat, yo la usé, ja. Siem­pre se la da al más ta­len­to­so. Don­de jue­ga aho­ra, lo ha­rá cre­cer. Tie­ne or­den. Es bueno el tra­ba­jo de Ku­del­ka. Oja­lá jue­gue Suá­rez. La gen­te es­pe­ra más de ellos que de los otros. (HCH)

–Yo quie­ro más la “8”, pe­ro la “10” fue mía en San Lo­ren­zo, Ra­cing, Bel­grano, Ar­gen­ti­nos, Co­lón, has­ta que se cam­bió la nu­me­ra­ción. Me­nos en Ri­ver. (RM)

(RAIMUNDO VIÑUELAS)

Es un jue­go. Héc­tor Cha­za­rre­ta y Ro­ber­to Mon­se­rrat coin­ci­die­ron en que el clá­si­co no es cues­tión de Es­ta­do, pi­die­ron que jue­guen bien y di­cen que las in­di­vi­dua­li­da­des de­fi­nen.

Un clá­si­co para el clá­si­co. Los ma­tes fue­ron y vi­nie­ron mien­tras Héc­tor Cha­za­rre­ta y

(RAIMUNDO VIÑUELAS)

y Ro­ber­to Mon­se­rrat se ima­gi­na­ron el que se ju­ga­rá el pró­xi­mo do­min­go por la Su­per­li­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.