To­da la aten­ción en la in­ti­mi­dad ar­gen­ti­na

Mundo D - - FÚTBOL + ELIMINATORIAS - Joa­quín Bal­bis jbal­bis@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar Cor­tos y lar­gos

NA­DIE DU­DA DE QUE MES­SI Y COM­PA­ÑÍA ES­TÁN CAPACITADOS PARA LO­GRAR EL TRIUN­FO QUE, AL ME­NOS, ASEGURARÁ JU­GAR EL RE­PE­CHA­JE.

E l fút­bol si­gue ro­dan­do en las can­chas de Cór­do­ba, del país y del mun­do, pe­ro mien­tras la pe­lo­ta gi­ra, las mi­ra­das y la aten­ción se cen­tran en lo que su­ce­da con la se­lec­ción ar­gen­ti­na.

En­tre otras co­sas, por es­tos días se jue­gan Li­ga Cor­do­be­sa, Fe­de­ral A, Fe­de­ral B, Co­pa Ar­gen­ti­na, Primera B Na­cio­nal y eli­mi­na­to­rias en di­fe­ren­tes la­ti­tu­des. Ade­más en Bel­grano y en Ta­lle­res cre­ce la ex­pec­ta­ti­va por lo que pue­da su­ce­der el pró­xi­mo do­min­go, cuando en Al­ber­di se re­edi­te el su­per­clá­si­co cor­do­bés. Y ma­ña­na, los ce­les­tes bus­ca­rán los cuar­tos de fi­nal de la Co­pa Ar­gen­ti­na, cuando en­fren­ten a Atlan­ta, en San­ta Fe.

Sin em­bar­go, aun­que la ac­ti­vi­dad es fron­do­sa por don­de se la mi­re, el in­te­rés su­pre­mo pa­sa por sa­ber qué su­ce­de o qué cam­bia en la in­ti­mi­dad al­bi­ce­les­te du­ran­te es­tas po­co más de 118 ho­ras que trans­cu­rre el plan­tel del se­lec­cio­na­do que di­ri­ge Jor­ge Sam­pao­li, des­de las 22.20 del jue­ves, una vez con­su­ma­do el em­pa­te 0-0 con Pe­rú, has­ta las 20.30 del mar­tes. Ese día, a esa ho­ra, Ar­gen­ti­na sal­ta­rá a la can­cha del es­ta­dio Atahual­pa para afron­tar el par­ti­do en el cual se ju­ga­rá fren­te a Ecua­dor la cla­si­fi­ca­ción al Mun­dial de Ru­sia 2018, que hoy tie­ne a la Al­bi­ce­les­te en el sex­to pues­to y fue­ra de los que van a la ci­ta mun­dia­lis­ta en for­ma di­rec­ta o vía el re­pe­cha­je.

Las in­cóg­ni­tas ma­yo­res por de­ve­lar son si los ju­ga­do­res se re­cu­pe­ra­rán des­de lo men­tal y ten­drán la reac­ción aními­ca su­fi­cien­te para sa­car lo me­jor de ellos en es­te cru­ce de­ci­si­vo; si el en­tre­na­dor Sam­pao­li con­ta­rá con la lu­ci­dez y la cal­ma ne­ce­sa­rias a la ho­ra de ar­mar un equi­po que, es­ta vez, tie­ne ce­ro mar­gen para fa­llar; y si, co­mo tan­tos an­he­lan, Qui­to se trans­for­ma­rá en la tie­rra don­de el se­lec­cio­na­do ar­gen­tino en­cuen­tre la ale­gría com­ple­ta que ha­ce tan­to se le nie­ga.

Eso por­que si bien Ar­gen­ti­na ju­gó fi­na­les en 2014, en 2015 y en 2016, y na­die pue­de ne­gar la tras­cen­den­cia y el mé­ri­to de ha­ber lle­ga­do a la de­fi­ni­ción en el Mun­dial de Bra­sil y en las co­pas Amé­ri­ca de Chi­le y de Es­ta­dos Uni­dos, la sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da fue de amar­gu­ra. Ade­más, el equi­po fa­lló en va­rios de los mo­men­tos cla­ve en los que de­bía apa­re­cer, en es­pe­cial en es­ta eli­mi­na­to­ria, cuando de­jó que se le es­ca­pa­ran de­ma­sia­dos pun­tos de lo­cal, en­tre ellos, los de las dos úl­ti­mas pre­sen­ta­cio­nes, fren­te a la dé­bil Ve­ne­zue­la en Ri­ver y con­tra el Pe­rú de Ri­car­do Ga­re­ca en la Bom­bo­ne­ra, en la cual se com­pro­bó, por enési­ma vez en el fút­bol, que el alien­to del pú­bli­co es in­su­fi­cien­te para ga­nar par­ti­dos.

Aho­ra, en los pies y en las ca­be­zas de los mu­cha­chos que ca­pi­ta­nea Lio­nel Mes­si re­po­sa la res­pon­sa­bi­li­dad de que es­ta épo­ca caó­ti­ca que des­de ha­ce años atra­vie­sa nues­tro fút­bol no ter­mi­ne en el que se­ría uno de los fra­ca­sos más gran­des de su his­to­ria. Na­die du­da que “Leo” y com­pa­ñía es­tán capacitados para su­mar esos pun­tos que, al me­nos, ase­gu­ra­rán ir al re­pe­cha­je. Por­que aun­que se hi­cie­ron co­sas muy mal, eso es­pe­ra Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.