Hay que es­tar a la al­tu­ra de Quito y de la his­to­ria

Mundo D - - MINUTO UNO - Gui­ller­mo Puen­te gpuen­te@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Pre­ten­der a es­ta al­tu­ra que Ar­gen­ti­na jue­gue bien, gus­te y go­lee es una uto­pía. Si ma­ña­na lo lo­gra, se­ría un oa­sis en me­dio de un de­sier­to que in­va­dió al fút­bol ar­gen­tino lue­go del Mun­dial de Bra­sil 2014. Ser sub­cam­peón del mun­do no sir­vió pa­ra na­da. Ser do­ble sub­cam­peón de la Co­pa Amé­ri­ca, tam­po­co. Te­ner al me­jor fut­bo­lis­ta del pla­ne­ta, me­nos. Hoy, ob­ser­var la ta­bla de po­si­cio­nes de la eli­mi­na­to­ria sud­ame­ri­ca­na da pe­na y eri­za la piel.

En el país de los bi­cam­peo­nes mun­dia­les, hoy se es­tá en el sex­to lu­gar de la ta­bla de po­si­cio­nes, fue­ra del Mun­dial de Ru­sia 2018 y es­pe­ran­do una ha­za­ña fut­bo­le­ra ma­ña­na en la al­tu­ra de Quito.

Una so­la vez Ar­gen­ti­na ga­nó en el es­ta­dio Atahual­pa. Fue en el 2001 con Mar­ce­lo Biel­sa co­mo en­tre­na­dor y sir­vió pa­ra cla­si­fi­car al Mun­dial 2002 de Co­rea y Ja­pón. Ma­ña­na la se­lec­ción na­cio­nal bus­ca­rá re­pe­tir ese hito pa­ra al­can­zar el pa­sa­je a Ru­sia. Ju­ga­do­res tie­ne pa­ra lo­grar un triun­fo ne­ce­sa­rio pa­ra, por lo me­nos, ara­ñar un re­pe­cha­je con­tra Nue­va Ze­lan­da.

Y des­pués sí arran­car de nue­vo de ce­ro. Una vez más. Pen­san­do en el Mun­dial. Con un Jorge Sam­pao­li in­ten­tan­do ba­jar un men­sa­je, con sus ideas de jue­go y for­mas de tra­ba­jo. Las mis­mas que hoy son muy cues­tio­na­das. Esas que no se en­tien­den, co­mo la ci­ta­ción de Mil­ton Cas­co, o la de cam­biar de equi­po ti­tu­lar en las po­cas prác­ti­cas que tie­ne, o an­te le­sio­nes de los con­vo­ca­dos no lla­mar a na­die más.

El peor es­ce­na­rio

Na­die quie­re ima­gi­nar­lo. Es que su­ce­dió ha­ce 48 años. Aquel Mun­dial de 1970, del cual Ar­gen­ti­na no par­ti­ci­pó, la TV era en blan­co y ne­gro, las no­ti­cias eran di­fí­ci­les de con­se­guir y ca­si que esa Co­pa del Mun­do pa­só inad­ver­ti­da. Ocho años des­pués se con­si­guió el pri­mer tí­tu­lo mun­dial en nues­tra tie­rras y 16 años más tar­de, lue­go del fra­ca­so del 70, se con­si­guió la se­gun­da es­tre­lla en esas tie­rras me­xi­ca­nas.

Se aca­ba­ron las pa­la­bras, las crí­ti­cas, los aná­li­sis. Ma­ña­na, los 44 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos (y el res­to del mun­do fut­bo­le­ro) es­ta­re­mos pen­dien­tes de lo que ha­ga Mes­si, Mas­che­rano, Sam­pao­li y el res­to de los re­pre­sen­tan­tes de la celeste y blan­ca que es­ta­rán co­rrien­do en la al­tu­ra de Quito en bus­ca de una ha­za­ña que es­té a la mis­ma al­tu­ra de la his­to­ria de un país tan fut­bo­le­ro co­mo el nues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.