El par­ti­do de los ape­lli­dos so­bre la me­sa

Mundo D - - FÚTBOL + ELIMINATORIAS SUDAMERICANAS - En­ri­que Vi­van­co evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Qué es­ta­rá ha­cien­do y di­cien­do Jorge Sam­pao­li a es­tas ho­ras, co­man­dan­te de un bar­co ad­ver­ti­do de la zo­zo­bra, je­fe de un gru­po que ma­ña­na po­dría no ac­ce­der al ob­je­ti­vo de mí­ni­ma que siem­pre ha exi­gi­do el fút­bol ar­gen­tino: in­gre­sar a la má­xi­ma com­pe­ten­cia uni­ver­sal de se­lec­cio­nes.

Se­gu­ra­men­te se apo­ya­rá en lo téc­ni­co pa­ra ex­pli­car la es­tra­te­gia y la tác­ti­ca en un en­cuen­tro ex­tre­mo, que no tie­ne mar­cha atrás, y que, de mos­trar un re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo su­pe­raría en frus­tra­ción a la par­ti­da en la pri­me­ra fa­se en el Mun­dial 2002 de Co­rea-Ja­pón, cuan­do a Ar­gen­ti­na la con­du­cía Mar­ce­lo Biel­sa, pre­ci­sa­men­te la fuen­te de ins­pi­ra­ción más gran­de que ha te­ni­do Sam­pao­li.

En el otro cos­ta­do, la ex­pre­sión pa­sio­nal que la­te en la ca­lle no ad­mi­te tér­mi­nos me­dios. Al “hay que de­jar los hue­vos en la can­cha” se su­man otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de igual ca­li­bre. El én­fa­sis re­sal­ta el pe­di­do de ac­ti­tu­des he­roi­cas pa­ra quie­nes de­bían ha­ber ter­mi­na­do las eli­mi­na­to­rias sino al tro­te­ci­to, al me­nos sin tan­tos so­bre­sal­tos.

Se­ría un gran error si en Ar­gen­ti­na pre­va­le­ce só­lo lo emo­cio­nal al en­fren­tar a Ecua­dor. Sin em­bar­go, al tra­tar­se de una fi­nal, se re­co­no­ce ese ri­be­te en lo que hay en jue­go, por lo que exi­gi­rá una dis­po­si­ción aními­ca su­pe­rior en ju­ga­do­res que no han pa­sa­do con éxi­to el um­bral de tres fi­na­les y que muy po­cas ve­ces han sa­li­do sa­nos de un tran­ce su­pre­mo.

Ya fue­ra con for­ma­tos dis­tin­tos y con ju­ga­do­res tam­bién dis­tin­tos, hay un da­to evi­den­te: Sam­pao­li ha de­mos­tra­do que no ha po­di­do ni ha te­ni­do tiem­po de equi­li­brar un equi­po siem­pre os­ci­lan­te y úl­ti­ma­men­te muy po­co pro­duc­ti­vo, con una au­sen­cia lla­ma­ti­va de gol y con una ten­sión que ha cre­ci­do en sus for­mas a me­di­da que la so­ga se le ha ido ci­ñen­do al cue­llo.

Una par­ti­cu­la­ri­dad que ter­mi­na­ría rá­pi­do con tan­tas pa­la­bras es si Lio­nel Mes­si es­tá en­cen­di­do. Tan­to lí­der en el jue­go, si lle­ga a te­ner una ma­yor pre­sen­cia de áni­mo aca­ba­ría con cual­quier obs­tácu­lo y Ar­gen­ti­na ga­na­ría. Y ese enor­me ju­ga­dor que es el ro­sa­rino, aca­ba­ría aca­llan­do qui­zá la úni­ca ob­je­ción per­mi­ti­da de sus cua­li­da­des de­por­ti­vas.

Pe­ro Mes­si no es úni­co. To­dos sus com­pa­ñe­ros de­be­rán de­mos­trar que la je­rar­quía al ju­gar en la se­lec­ción ar­gen­ti­na no se ex­po­ne só­lo con los atri­bu­tos es­pe­cí­fi­cos de ca­da pues­to y en en­cuen­tros de mi­tad de cam­peo­na­to. Una im­por­tan­te pres­ta­ción en es­te ti­po de par­ti­dos es otra con­di­ción que ase­gu­ra con­ti­nui­dad y re­co­no­ci­mien­to; o el os­tra­cis­mo sin lí­mi­tes si ocu­rre lo con­tra­rio.

Qui­zá el gran error de Sam­pao­li que­dó ex­pues­to el jue­ves pa­sa­do en La Bom­bo­ne­ra. Ja­vier Mas­che­rano, aun con rien­da cor­ta, es to­da­vía por le­jos el fut­bo­lis­ta más ha­bi­li­ta­do pa­ra trans­mi­tir sen­sa­cio­nes fuer­tes y de­ci­si­vas a sus com­pa­ñe­ros. Mar­gi­na­do a la su­plen­cia an­te Ve­ne­zue­la, se sa­có sin pro­ble­mas ese inapro­pia­do tra­je y an­te el se­lec­cio­na­do pe­ruano, sin lle­gar a su­per­hé­roe, mos­tró en ese sen­ti­do su ver­da­de­ra en­ver­ga­du­ra.

Qui­zá en esa con­jun­ción ra­di­que el éxi­to de Ar­gen­ti­na en Quito. Un po­co de ca­rác­ter y el fút­bol de siem­pre de Mes­si se­rían un apor­te po­co me­nos que de­ci­si­vo. Si a eso se agre­ga la fi­gu­ra vehe­men­te y con­ta­gio­sa de Mas­che­rano, el me­nú po­dría es­tar ser­vi­do. Fal­ta­ría al­go de to­do lo que pue­dan apor­tar los de­más, pre­sos de una si­tua­ción iné­di­ta, que de­be­rán de­mos­trar su va­lía pa­ra se­guir vis­tien­do la ca­mi­se­ta celeste y blan­ca en el fu­tu­ro.

(DYN)

No pue­de fal­tar. Ja­vier Mas­che­rano es uno de los po­cos que pue­de trans­mi­tir lo que se es­tá ju­gan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.