Des­de aden­tro es otra co­sa

La gen­te hi­zo ayer la pre­via del clá­si­co en su se­gun­da ca­sa: la Boutique de barrio Jar­dín y el Gi­gan­te de Al­ber­di.

Mundo D - - Fútbol + Superclásico Cordobés - Ja­vier Flo­res jflo­res@la­voz­de­lin­te­rior.

Ca­da vez que per­mi­te la man­co­mu­nión y acor­ta las dis­tan­cias en­tre los hin­chas y quie­nes lo pro­ta­go­ni­zan en la can­cha, el fút­bol re­ver­de­ce des­de el cos­ta­do de ac­tor so­cial que, sin du­das, re­vis­te.

Que un hin­cha de cual­quier club de Pri­me­ra Di­vi­sión ar­gen­tino pue­da ac­ce­der hoy a un en­tre­na­mien­to del plan­tel de su club pre­di­lec­to es ca­si una qui­me­ra, por mo­ti­vos que ex­ce­den a es­tas lí­neas. El fút­bol su­per­pro­fe­sio­nal se ha vuel­to ex­ce­si­va­men­te VIP, de eli­te, ca­ro y re­ser­va­do pa­ra po­cos.

Pe­ro cuan­do a la gen­te se les abre las puer­tas de “su ca­sa” pa­ra ha­cer­lo, co­mo su­ce­dió ayer en Ta­lle­res, pa­san fe­nó­me­nos co­mo el que se vi­vió en la Boutique.

Ha­bía que ver­les los ros­tros de felicidad a esos 2.500 ma­ta­do­res que, tras agol­par­se en uno de los ac­ce­sos de la ca­lle Olim­pia, in­gre­sa­ron a la can­cha y en un pu­ña­do de mi­nu­tos co­pa­ron la tri­bu­na es­te del es­ta­dio. Y ahí que­da­ron, fren­te a quie­nes afron­ta­rán hoy el clá­si­co con­tra Bel­grano. ¿Có­mo no iban a can­tar, alen­tar y po­ten­ciar­se, si por fin pu­die­ron ver una prác­ti­ca y sin­to­ni­zar la mis­ma fre­cuen­cia?

La gran ma­yo­ría lle­gó an­tes de la ho­ra pre­vis­ta, las 10.30. Con inequí­vo­cas se­ña­les de tras­no­che, po­co sue­ño y “ca­ra­va­na”. Y en vez de con ca­fé con le­che y crio­lli­tos, desa­yu­na­ron fer­né y cho­ri­pán. Fút­bol y barrio, esen­cia pu­ra.

Y ya den­tro del “san­tua­rio” hu­bo fies­ta pa­ga­na. To­dos los can­tos “hi­rien­tes” con­tra los pri­mos y

un men­sa­je uní­vo­co: “El clá­si­co no se pier­de”. Co­mo re­za­ba el tra­po ubi­ca­do en el cen­tro de la es­ce­na: “El clá­si­co se ga­na de por ley”. Cla­ro, por­que el fút­bol en­tien­de de le­yes y có­di­gos.

Los ju­ga­do­res ter­mi­na­ron de mo­ver­se, se acer­ca­ron a la tri­bu­na, ti­ra­ron pe­lo­tas, al­gu­na ca­mi­se­ta, y la gen­te res­pon­dió can­tan­do y con­ta­gián­do­se, co­mo siem­pre. Vien­do una prác­ti­ca, si la de­jan, o alen­tan­do en los par­ti­dos, al mar­gen de los nom­bres y las cam­pa­ñas.

O co­pan­do las ad­ya­cen­cias del Gi­gan­te de Al­ber­di, co­mo tam­bién su­ce­dió du­ran­te la se­ma­na con los pi­ra­tas. Ban­cán­do­se co­las des­de tem­prano, in­clu­si­ve pa­san­do la no­che so­bre la Or­gaz, es­pe­ran­do esa en­tra­da que les ase­gu­re un lu­gar en­tre los 10 mil que les re­ser­va­rán en el Kem­pes. Una es­ce­na, me­nos mul­ti­tu­di­na­ria, que se re­pi­tió en la Tien­da Ofi­cial ce­les­te.

¡Qué lin­do que es el fút­bol cuan­do se acuer­da de la gen­te y no la ha­ce sen­tir un ex­clui­do! ¡Qué lin­do es cuan­do re­ci­be a los hin­chas pro­pios, y en sus can­chas! La me­jor pre­via pa­ra un clá­si­co en el que vol­ve­rá el pú­bli­co vi­si­tan­te, el de Ce­les­te. ¡Bien­ve­ni­dos! Y que to­do sea en paz...

LA ESEN­CIA DEL FÚT­BOL CO­MO AC­TOR SO­CIAL RE­VER­DE­CE CON MUES­TRAS CO­MO LAS DE AYER.

SI LA DE­JAN PAR­TI­CI­PAR, LA GEN­TE RES­PON­DE SIEM­PRE: EN UNA PRÁC­TI­CA O ALEN­TAN­DO EN UN PAR­TI­DO.

(@CATALLERESDECBA)

¡Mu­chas gra­cias! Los ju­ga­do­res al­bia­zu­les, bra­zos arri­ba y aplau­dien­do, sa­lu­da­ron a los hin­chas.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Siem­pre con vos. Los pi­ra­tas le pu­sie­ron la me­jor on­da.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Aguan­te. Los hin­chas ce­les­tes se ban­ca­ron va­rias ho­ras de co­la en la bo­le­te­ría que se ha­bi­li­tó en el Gi­gan­te de Al­ber­di pa­ra ase­gu­rar­se una en­tra­da.

(@ELTUITERMATADOR)

Ban­de­ras de mi co­ra­zón. Los ven­de­do­res de es­tan­dar­tes, ca­mi­se­tas y cho­ri­pa­nes tu­vie­ron una ma­ña­na de ga­nan­cias ex­tras.

(@ELDIARIOLAT)

Hin­chas de ley. El men­sa­je del tra­po col­ga­do en la Boutique fue cla­ro. Es­tá de­cre­ta­do por las le­yes y có­di­gos: el clá­si­co se ga­na.

(SENTIMIENTOCAT)

Pa­sión pu­ra. Los hin­chas al­bia­zu­les ayer en la Boutique.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.