Tri­ple­te en Tu­cu­mán con ca­mi­se­ta “pres­ta­da”

Su hat-trick an­te el De­cano lo mar­có pa­ra siem­pre. Al mes pa­só de Ins­ti­tu­to a Es­pa­ña. Ha­bía re­ga­la­do su re­me­ra y hu­bo una odi­sea pa­ra re­cu­pe­rar­la a ho­ras del par­ti­do.

Mundo D - - El Día “D“ Mi Vida - Agus­tín Ca­re­tó aca­re­to@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Die­go Kli­mo­wicz le hi­zo go­les al Bar­ce­lo­na y al Real Ma­drid. Tam­bién al Ba­yern Mu­nich y a to­dos los equi­pos de Pri­me­ra Di­vi­sión del fút­bol ar­gen­tino du­ran­te su pa­so por La­nús. Por eso se to­ma unas se­ma­nas an­tes de po­der ele­gir un día “D” a lo lar­go de su ex­ten­sa ca­rre­ra, que lo con­vir­tió en ído­lo de Ins­ti­tu­to y en go­lea­dor his­tó­ri­co del Wolfs­bur­go de Ale­ma­nia du­ran­te un buen tiem­po.

La ma­ña­na del do­min­go 30 de ju­nio de 1996 que­dó pa­ra siem­pre en la re­ti­na del “Gra­na­de­ro”. Sus tres go­les an­te Atlé­ti­co Tu­cu­mán me­tie­ron a Ins­ti­tu­to en la fi­nal de aquel oc­to­go­nal. Ade­más, ter­mi­na­ron de con­sa­grar­lo co­mo un go­lea­dor de pri­mer ni­vel que sal­tó sin es­ca­las del Na­cio­nal B a la Pri­me­ra Di­vi­sión de la Li­ga de Es­pa­ña.

“Me acuer­do bien de ese par­ti­do. So­bre to­do por­que ju­gué con una ca­mi­se­ta pres­ta­da”, cuen­ta Die­go al em­pe­zar a re­me­mo­rar una jor­na­da que lo mar­có pa­ra siem­pre.

Di­fí­cil­men­te al­gún hin­cha de Ins­ti­tu­to de más de 30 años ha­ya po­di­do ol­vi­dar ese en­cuen­tro. El De­cano te­nía ven­ta­ja de­por­ti­va y se ha­bía lle­va­do un 1-1 en la se­mi­fi­nal de ida en Al­ta Cór­do­ba. Y en­ci­ma en Tu­cu­mán la mano ha­bía arran­ca­do cam­bia­da pa­ra la Glo­ria, que se fue per­dien­do al en­tre­tiem­po: “Has­ta con el em­pa­te nos que­dá­ba­mos afue­ra. Re­cuer­do que el pri­me­ro que me­tí fue el más lin­do de los tres. Se la pi­qué por arri­ba al ar­que­ro (Es­te­ban Po­gany) cuan­do pro­me­dia­ba el se­gun­do tiem­po”.

“Des­pués vino un gol de zur­da de afue­ra del área tras una ha­bi­li­ta­ción del ‘Ru­lo’ Gon­zá­lez. Fue un pa­se que va en diagonal y le pe­gué cru­za­do. Y en el ter­ce­ro la em­pu­jé des­pués de un cen­tro de Pa­ga­ni”, con­tó el ex­de­lan­te­ro. Una re­me­ra con his­to­ria

Mien­tras el plan­tel de Ins­ti­tu­to via­ja­ba a Tu­cu­mán, el uti­le­ro se per­ca­tó que fal­ta­ba una ca­mi­se­ta. Na­da más y na­da me­nos que la “9” del “Po­la­co”. Y ahí em­pe­zó una odi­sea. Que­da­ban ho­ras pa­ra el par­ti­do y era im­po­si­ble con­se­guir en el Nor­te del país una re­me­ra igual.

“Yo la ha­bía re­ga­la­do la se­ma­na an­te­rior al ayu­dan­te de cam­po que te­nía Jor­ge Ghi­so. Pe­ro la re­me­ra es­ta­ba en Bue­nos Ai­res. Así que una per­so­na tu­vo que via­jar des­de allá to­da la no­che pa­ra lle­vár­me­la. Por eso di­go que ju­gué con una re­me­ra pres­ta­da, por­que ape­nas ter­mi­nó el par­ti­do se la vol­ví a dar a su due­ño”, le di­jo a Mun­do D el ma­na­ger del fút­bol en la Glo­ria. –Lin­do re­ga­lo se lle­vó...

–Yo ha­bía he­cho el gol en el 1 a 1 en la ida, en­ton­ces se la di en Cór­do­ba. La re­me­ra era esa ro­ja y blan­ca que pa­re­cía del Fey­noord. Mi­tad ro­ja y mi­tad blan­ca, con la pu­bli­ci­dad de In­ter­ca­ble. Fue to­do un te­ma con­se­guir­la. Lo tu­vie­ron que ha­blar al ayu­dan­te de cam­po y que una per­so­na de Bue­nos Ai­res via­je to­da la no­che pa­ra lle­var­la. Hi­ce los tres go­les y ape­nas ter­mi­nó el par­ti­do se la de­vol­ví. Era de él, me la pres­tó pa­ra ju­gar. –¿Qué más re­cor­dás de aquel par­ti­do? –Me acuer­do que es­ta­ba fas­ti­dia­do por­que el ár­bi­tro no nos es­ta­ba co­bran­do bien. Y en ese mo­men­to aga­rré una pe­lo­ta que ro­bé cer­ca de la mi­tad de la can­cha y fue to­do rá­pi­do. Le pe­gué por arri­ba del ar­que­ro, re­bo­tó en el tra­ve­sa­ño y pi­có aden­tro. Fue un her­mo­so gol. Y ahí arran­ca­mos la re­mon­ta­da. –¿Có­mo lo vi­vió a la gen­te en la can­cha?

–Del la­do de Ins­ti­tu­to fue una fies­ta. Pe­ro lo ra­ro fue lo que pa­só con el pú­bli­co de ellos. Fue una de las co­sas más fuertes que me pa­só en el fút­bol. Yo sa­lí muy tar­de del es­ta­dio por­que me ha­bían aga­rra­do los pe­rio­dis­tas. Cuan­do pu­se un pie en la ca­lle to­da la gen­te me em­pe­zó a aplau­dir. Fue muy fuer­te, ellos se aca­ba­ban de que­dar afue­ra de la fi­nal. Fue un día inol­vi­da­ble pa­ra mí. Pe­ro ellos con to­da su bron­ca su­pie­ron re­co­no­cer. Yo les agra­de­cí, no es nor­mal que a un ri­val se lo aplau­da así. “¡Trai­gan a Die­go!”

La ale­gría fue tan gran­de en Al­ta Cór­do­ba que mu­chí­si­mos hin­chas se acer­ca­ron al club pa­ra es­pe­rar al plan­tel y dar­le rien­da suel­ta a la ale­gría. Pe­ro gran­de fue la sor­pre­sa de to­dos cuan­do vie­ron que fal­ta­ba la gran fi­gu­ra.

“Yo me ha­bía ba­ja­do jus­to unas cua­dras an­tes por­que ve­nía­mos del Nor­te y pa­sá­ba­mos cer­ca de mi ca­sa. Nos ba­ja­mos al­gu­nos ju­ga­do­res. Así que des­pués me vi­nie­ron a bus­car a ca­sa pa­ra que va­ya al club”, re­cor­dó “el Gra­na­de­ro”.

Ese año Kli­mo­wicz tu­vo una tem­po­ra­da bár­ba­ra: me­tió 30 go­les en 44 par­ti­dos. “El hin­cha de Ins­ti­tu­to se acuer­da siem­pre de ese tor­neo, pe­ro so­bre to­do de es­te par­ti­do. Ja­más se me va a ol­vi­dar ese do­min­go a la ma­ña­na. Ade­más, si me ol­vi­da­se los hin­chas me lo ha­rían acor­dar en­se­gui­da”.

Un mes des­pués de ese par­ti­do, Die­go de­jó Al­ta Cór­do­ba pa­ra ju­gar en el Ra­yo. Fue el pri­mer ju­ga­dor del as­cen­so ar­gen­tino que pa­só sin es­ca­las a la Pri­me­ra de Es­pa­ña. Y allí na­ció otra glo­rio­sa his­to­ria.

FUE UNA DE LAS CO­SAS MÁS FUERTES QUE ME PA­SA­RON EN EL FÚT­BOL. LOS TUCUMANOS HA­BÍAN QUE­DA­DO ELI­MI­NA­DOS Y ME APLAUDÍAN.

(FA­CUN­DO LU­QUE)

Kli­mo­wicz, hoy. Die­go es má­na­ger del fút­bol de Ins­ti­tu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.