La ale­gría de la “T”, en un gran lo­gro cor­do­bés

Mundo D - - Minuto Uno - Joa­quín Bal­bis jbal­bis@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Cór­do­ba ter­mi­nó el do­min­go, em­pe­zó el lu­nes y se­gui­rá por va­rios días con ca­da uno de sus rin­co­nes in­va­di­dos por la eu­fo­ria de los hin­chas de Ta­lle­res dis­fru­tan­do del gran re­ga­lo que ayer les ofre­ció su equi­po, que ga­nó sin dis­cu­sión el superclásico. En con­tra­par­ti­da, la tris­te­za se apo­de­ró del pue­blo pi­ra­ta, que re­ci­bió un du­ro gol­pe y asis­te a unos de los mo­men­tos de­por­ti­vos más di­fí­ci­les des­de que la “B” vol­vió a Pri­me­ra, en 2011.

El me­re­ci­do e in­dis­cu­ti­do fes­te­jo al­bia­zul y la jus­ti­fi­ca­da desa­zón ce­les­te se die­ron en el mar­co de un gran lo­gro del fút­bol cor­do­bés, un he­cho digno de ser re­mar­ca­do in­sis­ten­te­men­te, co­mo fue ha­ber po­di­do vol­ver a es­ce­ni­fi­car un clá­si­co ofi­cial con am­bas hin­cha­das, to­da una proeza pa­ra una li­ga co­mo la de Ar­gen­ti­na, que su­fre ma­les eter­nos, en­tre ellos, la in­se­gu­ri­dad en los even­tos fut­bo­lís­ti­cos.

Des­de que los dos clu­bes más po­pu­la­res de la pro­vin­cia son con­du­ci­dos por las ac­tua­les ges­tio­nes, las di­rec­ti­vas en­ca­be­za­das por An­drés Fas­si en la “T” y por Jor­ge Fran­ces­chi en la “B” se han es­for­za­do al má­xi­mo por ge­ne­rar es­pa­cios de con­sen­so y de acer­ca­mien­to con el ob­je­ti­vo de des­dra­ma­ti­zar ca­da superclásico cor­do­bés. Tan­to han tra­ba­ja­do pa­ra en­viar se­ña­les con­tra la vio­len­cia que has­ta han re­ci­bi­do cues­tio­na­mien­tos de se­gui­do­res pro­pios que en­tien­den que eso cons­pi­ra con­tra las ca­rac­te­rís­ti­cas na­tu­ra­les de es­tos cru­ces. Pe­ro el es­fuer­zo per­ma­ne­ció inal­te­ra­ble y el re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta, con otro pun­to al­to en el par­ti­do de ayer. En sus ac­cio­na­res, Ta­lle­res y Bel­grano con­ta­ron con la co­la­bo­ra­ción de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad de la pro­vin­cia, que die­ron las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias.

La con­vic­ción de que es po­si­ble or­ga­ni­zar un clá­si­co ofi­cial con las dos hin­cha­das se man­tu­vo pe­se a la trá­gi­ca y la­men­ta­ble muer­te del hin­cha Ema­nuel Bal­bo, cuan­do el año pa­sa­do fue arro­ja­do al va­cío por fa­ná­ti­cos de Bel­grano en el pri­mer clá­si­co por los pun­tos des­de que se pro­du­jo el re­gre­so de Ta­lle­res a Pri­me­ra. Hu­bo amis­to­sos con las dos hin­cha­das y cuan­do só­lo pu­do asis­tir una, tam­bién se tra­ba­jó pa­ra ba­jar los ries­gos. Así el país fue tes­ti­go ayer de una de­mos­tra­ción con­tun­den­te de que es po­si­ble que la pa­sión sea com­par­ti­da. Por eso hoy, más allá de la gran ale­gría de la “T” y de la amar­gu­ra de la “B”, Cór­do­ba mues­tra or­gu­llo­sa su clá­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.