La “T” fue con­tun­den­te y tu­vo su gran premio

Mundo D - - Fútbol - En­ri­que Vi­van­co evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La con­tun­den­cia, ese va­lor tan pre­cia­do en el fút­bol, fue de­ci­si­vo pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia de tres go­les que hu­bo entre Ta­lle­res y Bel­grano. ¿Eran su­pe­rio­res los al­bia­zu­les cuan­do lle­gó el gol de Ra­mí­rez? No, o al me­nos no ju­ga­ban en un ni­vel tan ele­va­do co­mo pa­ra in­tuir la inexo­ra­ble lle­ga­da de un gol. ¿Fue­ron su­pe­rio­res a Bel­grano an­tes de ese do­ble gol­pe en el men­tón de Nahuel Bus­tos? Sus go­les ocu­rrie­ron en el des­per­tar del se­gun­do tiem­po, cuan­do las pie­zas re­cién se es­ta­ban aco­mo­dan­do de nue­vo en el cam­po de juego.

Ese lap­so bre­ve de­ter­mi­nó el par­ti­do. Le pu­so rien­das al tran­qui­lo fi­nal del equi­po de Juan Pa­blo Voj­vo­da y mos­tró, cru­da­men­te, el desa­so­sie­go de un ad­ver­sa­rio que no tu­vo re­cur­sos, sal­vo al­gu­na apa­ri­ción de Ma­tías Suá­rez, co­mo pa­ra dar­le al­gu­na emo­ción al res­to del se­gun­do tiem­po.

Lo más re­pro­cha­ble a Bel­grano es la pér­di­da de ese ges­to fie­ro que lo acom­pa­ñó en el ini­cio del tor­neo. Sin gran­des fi­gu­ras, apre­ta­do por los pro­me­dios, pa­re­ció leer co­rrec­ta­men­te el con­tex­to y a pu­ra ga­rra, con al­gu­nos chis­pa­zos es­po­rá­di­cos de al­gu­nos ju­ga­do­res, pre­sio­nó y pre­sio­nó, no de­jó ju­gar a su oca­sio­nal ri­val y fue su­man­do porotos has­ta lle­gar con sie­te pun­tos e invicto a la quin­ta fe­cha.

Tan­to co­mo sus pro­ble­mas de­fen­si­vos, sus erro­res en el me­dio cam­po vol­vie­ron a ser evi­den­tes. No cons­tru­yó juego ni obs­ta­cu­li­zó. No obs­tru­yó a tra­vés de su do­ble “5” ni ge­ne­ró va­rian­tes en sus an­da­ri­ve­les. Con un Bal­boa cu­ya prin­ci­pal vir­tud es em­pu­jar la pe­lo­ta a la red den­tro del área, el úni­co al que le ca­yó to­do el pe­so de la ins­pi­ra­ción fue a Suá­rez.

Ta­lle­res, sin ha­cer na­da so­bre­sa­lien­te, y cuan­do de­jó de la­do en su mi­tad ese pa­se cor­to la­te­ral tan re­pe­ti­do e inofen­si­vo, da­ñó y mu­cho. Lo di­je­ron sus go­les; lo po­nen so­bre la me­sa las cua­li­da­des téc­ni­cas de la ma­yo­ría de sus me­dio­cam­pis­tas. Cuan­do sa­le de la abu­lia de tan­tos pa­ses in­ne­ce­sa­rios, Ta­lle­res pue­de ser pe­li­gro­so.

Tras aque­lla quin­ta fe­cha en la que em­pa­tó de vi­si­tan­te an­te el buen equi­po que es De­fen­sa y Jus­ti­cia, Bel­grano pu­so en es­ce­na un ras­go des­alen­ta­dor: tan­to Al­do­si­vi co­mo Hu­ra­cán y Ta­lle­res, sus ven­ce­do­res en las tres úl­ti­mas fe­chas de la Su­per­li­ga, no tu­vie­ron que ha­cer mu­cho y me­nos les cos­tó cui­dar el re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble a la luz de la fal­ta de res­pues­tas fut­bo­lís­ti­cas y aními­cas de los ce­les­tes . Una se­ñal de alar­ma que de in­me­dia­to de­be­rá tra­tar de si­len­ciar.

Ta­lle­res, sin con­tra­tiem­pos en su de­fen­sa, mos­tró su cos­ta­do más efec­ti­vo en el juego di­rec­to ha­cia el ar­co ad­ver­sa­rio. Lo ex­pre­só en el clá­si­co y en ca­si en to­dos los par­ti­dos Juan Ra­mí­rez; y lo pue­den ex­plo­tar por su duc­ti­li­dad con la pe­lo­ta Gon­za­lo Ma­ro­ni y To­más Po­chet­tino. El com­ple­men­to a esa vir­tud es­tu­vo en la per­sis­ten­cia de Nahuel Bus­tos. An­tes de su pri­mer gol, des­de una po­si­ción pa­re­ci­da, ti­ró la pe­lo­ta a la tri­bu­na. Un ra­to des­pués, re­sis­tió an­te el pe­di­do in­ce­san­te de un par de com­pa­ñe­ros, y tu­vo re­com­pen­sa. Cla­vó un re­ma­te en el án­gu­lo des­de 25 me­tros y cuan­do fal­ta­ban mu­chos mi­nu­tos por ju­gar em­pe­zó a ba­jar­le el te­lón al es­pec­tácu­lo. Go­les: PT, 44m Ra­mí­rez (T), de pe­nal. ST, 2m Bus­tos (T) y 4m Bus­tos (T).

Cam­bios: ST, al ini­cio, Ma­xi­mi­li­ano Lu­go (4) por Gil Ro­me­ro (B), 22m Jonás Agui­rre por Alanís (B), 23m To­más At­tis por Bal­boa (B), 26m An­drés Cu­bas por Ma­ro­ni (T), 41m Joel So­ño­ra por Po­chet­tino (T) y 45m Mau­ro Va­lien­te por Bus­tos (T). Amo­nes­ta­dos: Go­doy, Ra­mí­rez, Bus­tos (T), Gui­da­ra, Me­nos­se, Gil Ro­me­ro y At­tis (B). Ex­pul­sa­do: ST, 38m Lér­to­ra (B). Estadio: Ma­rio Kem­pes. Cam­po de juego: bueno. Es­pec­ta­do­res: 47 mil. Ár­bi­tro: Fer­nan­do Ra­pa­lli­ni (re­gu­lar). Su­plen­tes: Ca­ran­ta, Es­co­bar, Gan­dol­fi y So­sa (T), Acos­ta, Ál­va­rez, Na­ni y Ro­drí­guez (B).

LO MÁS RE­PRO­CHA­BLE DE BEL­GRANO ES LA PÉR­DI­DA DE ESE GES­TO FIE­RO QUE TU­VO EN EL INI­CIO DEL TOR­NEO.

(RA­MI­RO PE­REY­RA)

Otra vez fue cla­ve. Ade­más del pe­nal que le hi­cie­ron y que lue­go lo con­vir­tió, Juan Ra­mí­rez se hi­zo fuer­te en el me­dio­cam­po. Bel­grano no su­po có­mo con­tro­lar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.