Ose­lla ase­gu­ró que no se ol­vi­da­rá de los ju­ve­ni­les

El nue­vo DT de la “B” ya “subió de re­ser­va” en la pri­me­ra prác­ti­ca a Ri­kem­berg y a Lon­go. Su idea es no de­jar de la­do a los va­lo­res que vie­nen de las in­fe­rio­res.

Mundo D - - Fútbol - Pa­blo Ocam­po po­cam­po@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Más allá de las ur­gen­cias y las ne­ce­si­da­des que tie­ne Bel­grano, hoy en zo­na de des­cen­so di­rec­to, no de­jar de la­do a las di­vi­sio­nes ju­ve­ni­les es siem­pre una me­ta a cum­plir por Al­ber­di.

Ayer, Die­go Ose­lla mi­nu­tos des­pués que fue­ra pre­sen­ta­do an­te el plan­tel, le so­li­ci­tó a uno de los co­la­bo­ra­do­res que tra­je­ra de re­ser­va a dos jugadores: Joaquín Ri­kem­berg y San­tia­go Lon­go (vo­lan­te cen­tral).

“Se­gu­ra­men­te nos fi­ja­re­mos en in­fe­rio­res. Hoy (por ayer) ya lo su­ma­mos a Ri­kem­berg, es un fut­bo­lis­ta que co­no­ce­mos y que sa­lió de una le­sión y hay que re­cu­pe­rar­lo. Una de nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas es apo­yar­nos en el tra­ba­jo de las in­fe­rio­res, por­que es una gran in­ver­sión la que se ha­ce. No tu­ve aún la chan­ce de ha­cer­lo, pe­ro voy a char­lar con (Da­río) Ca­va­llo (DT de la re­ser­va), pa­ra que en­tre­ne al la­do nues­tro y ten­ga­mos lí­nea di­rec­ta, así co­mo hi­ce cuan­do es­ta­ba en Ne­well’s con Juan Pa­blo Voj­vo­da que es­ta­ba en ter­ce­ra”, ase­gu­ró el DT en­tran­te.

“Te­ne­mos que dar­les las me­jo­res he­rra­mien­tas a la ter­ce­ra, pa­ra que ten­ga un buen tor­neo, por­que es par­te de la idio­sin­cra­cia de es­te club la for­ma­ción de fut­bo­lis­tas, lo­grar que lle­guen a pri­me­ra y nu­trir­nos de esos ju­ve­ni­les. Y esa es una de las ta­reas que te­ne­mos”, pro­si­guió Ose­lla.

Sin “cha­mu­yo”

Bel­grano es­tá mal en la ta­bla de los pro­me­dios y eso re­per­cu­te en for­ma di­rec­ta en el áni­mo del plan­tel: “Hay que tra­ba­jar en dos as­pec­tos: aními­co y fut­bo­lís­ti­co. La mo­ti­va­ción es una par­te im­por­tan­te de nues­tro tra­ba­jo, pe­ro cui­da­do que no se trans­for­me en ‘cha­mu­yo’ en al­go ‘berreta’, sino que tie­ne que ser al­go bien orien­ta­do y que sir­va pa­ra en­con­trar la me­jor ver­sión del ju­ga­dor. Des­pués, hay que te­ner mu­cho tra­ba­jo, por­que a los sis­te­mas te los im­po­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas de los fut­bo­lis­tas y no un sim­ple nú­me­ro: 4-3-3 o un 44-2”.

“La idea es que en­tien­dan lo que pre­ten­de­mos y lo pri­me­ro es or­de­nar­se, por­que eso nos da po­si­bi­li­da­des”, con­clu­yó Ose­lla.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Ha­blar, no “cha­mu­yar”. El DT y sus di­ri­gi­dos, en el cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.