Con los visitantes a otra par­te

La iniciativa de Ma­cri no tu­vo eco en Ri­ver ni en Bo­ca. Tam­po­co en los or­ga­nis­mos de Se­gu­ri­dad. Se ju­ga­rán las fi­na­les só­lo con lo­ca­les.

Mundo D - - Fútbol + Superclásico Histórico - Da­niel Gui­ña­zú Es­pe­cial des­de Bue­nos Ai­res

El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ofre­ció las ga­ran­tías pa­ra que las dos gran­des fi­na­les de la Copa Li­ber­ta­do­res en­tre Bo­ca Ju­niors y Ri­ver Pla­te se jue­guen con pú­bli­co vi­si­tan­te. Pe­ro nin­guno de los dos clu­bes qui­so acep­tar­las. Por eso, los su­per­clá­si­cos de los sá­ba­dos 10 y 24 (por aho­ra son esas fe­chas) de no­viem­bre se dispu­tarán con la pre­sen­cia ex­clu­si­va de hin­chas lo­ca­les, en con­tra de la pre­ten­sión del pri­mer man­da­ta­rio de que al me­nos 4.000 hin­chas de ca­da equi­po pu­die­ran con­cu­rrir a la Bom­bo­ne­ra y al Mo­nu­men­tal.

“He­mos ofre­ci­do las con­di­cio­nes pa­ra que se pue­da ju­gar con hin­chas visitantes. A par­tir de ahí, la de­ci­sión es de los clu­bes, que son los que or­ga­ni­zan el es­pec­tácu­lo y tie­nen au­to­no­mía pa­ra de­ci­dir lo que les pa­rez­ca con­ve­nien­te”, de­cla­ró Ma­cri a Fox Sports.

Pe­ro los clu­bes en­ten­die­ron que esas con­di­cio­nes re­sul­ta­ban in­su­fi­cien­tes. Y que ni si­quie­ra el aval del más ele­va­do ni­vel po­lí­ti­co del país al­can­za­ba pa­ra mo­di­fi­car la pos­tu­ra en con­tra. Na­die qui­so co­rrer ries­gos de epi­so­dios vio­len­tos en las in­me­dia­cio­nes de los es­ta­dios. Ni si­quie­ra con el res­pal­do de un me­ga ope­ra­ti­vo con­jun­to de se­gu­ri­dad en­tre la Na­ción y la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Aun­que no hu­bo co­mu­ni­ca­ción ofi­cial de la pos­tu­ra de am­bos clu­bes, tan­to los pre­si­den­tes de Bo­ca, Da­niel An­ge­li­ci, y de Ri­ver, Ro­dol­fo D’Ono­frio, en­tien­den de que el anun­cio de Ma­cri de ayer por la ma­ña­na fue in­con­sul­to y que an­tes de ha­cer­lo pú­bli­co de­bió ha­ber­lo con­ver­sa­do con ellos.

El Pre­si­den­te só­lo ha­bló con el Je­fe de Go­bierno de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, quien en prin­ci­pio, tam­bién se opu­so a la con­cu­rren­cia de los visitantes. Pe­ro su ac­ti­tud cam­bió cuan­do ob­tu­vo de Pa­tri­cia Bull­rich, la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, el com­pro­mi­so de afec­tar los re­cur­sos ope­ra­ti­vos y lo­gís­ti­cos pa­ra des­ple­gar los me­ga ope­ra­ti­vos con­jun­tos sin des­cui­dar la vi­gi­lan­cia de otras zo­nas de la ciu­dad.

“Que Ri­ver y Bo­ca se pue­da ju­gar con pú­bli­co vi­si­tan­te, nos sor­pren­de. Si lo con­fir­man, es que con­ven­cie­ron a la se­gu­ri­dad de la Ciu­dad que ha­bía di­cho que ese ries­go no lo asu­mía. Si Ma­cri ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad, con­fia­mos en él”, di­jo D’Ono­frio lue­go de que tras­cen­die­ra el de­seo del pre­si­den­te de la Na­ción. An­ge­li­ci, por su par­te, no hi­zo de­cla­ra­cio­nes. Pe­ro se sin­tió em­bre­ta­do por Ma­cri, a quien no po­día de­cir­le que no por su cer­ca­nía per­so­nal y po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, la fir­me ne­ga­ti­va de D’Ono­frio le dio el ar­gu­men­to que ne­ce­si­ta­ba pa­ra opo­ner­se. “Si Ri­ver di­ce que no, no­so­tros no vamos a de­cir que si”, se­ña­la­ron con ali­vio des­de su en­torno.

Con su opo­si­ción, An­ge­li­ci y D’Ono­frio tam­bién de­fien­den la pos­tu­ra de sus so­cios e hin­chas quie­nes no que­rían per­der ubi­ca­cio­nes en los es­ta­dios pa­ra la asis­ten­cia de 4000 o 5000 visitantes y lo hi­cie­ron saber en los chats y fo­ros con pa­la­bras crí­ti­cas a la pos­tu­ra de Ma­cri, en la que al­gu­nos su­po­nen la in­fluen­cia del ase­sor ecua­to­riano Jai­me Du­rán Bar­ba.

Ga­llar­do y Ri­ver, es­pe­ran

Mien­tras se desa­rro­lla­ba la no­ve­la de los visitantes, se aguar­da­ban des­de la se­de de la Con­me­bol, en Asun­ción del Pa­ra­guay, los fa­llos de la Unidad Dis­ci­pli­na­ria so­bre la pro­tes­ta de Gre­mio del par­ti­do con Ri­ver y la san­ción a Mar­ce­lo Ga­llar­do por ha­ber ba­ja­do a los ves­tua­rios en el en­tre­tiem­po del jue­go del mar­tes pa­sa­do en Por­to Ale­gre. Pe­ro la de­fi­ni­ción re­cién ha­brá de co­no­cer­se hoy.

De to­dos mo­dos, y se­gún pu­do saber Mun­do D de fuen­tes cer­ca­nas a las de­li­be­ra­cio­nes del tri­bu­nal de dis­ci­pli­na, no co­rre ries­go la cla­si­fi­ca­ción de Ri­ver a la fi­na­lí­si­ma con­tra Bo­ca por en­ten­der­se que el desaca­to del en­tre­na­dor no tu­vo in­ci­den­cia real en el desa­rro­llo y el re­sul­ta­do del en­cuen­tro.

Pe­ro ha­bría una pe­na muy du­ra pa­ra “el Mu­ñe­co”, más allá del des­car­go que efec­tuó ayer por la ma­ña­na en una vi­deo con­fe­ren­cia.

La pe­na pa­ra Ga­llar­do iría de seis a ocho me­ses de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra di­ri­gir en par­ti­dos que se dis­pu­ten ba­jo la fis­ca­li­za­ción de Con­me­bol. Com­pren­de­ría en­ton­ces, los en­cuen­tros por las co­pas Su­da­me­ri­ca­na 2019 (a la que Ri­ver ya es­tá cla­si­fi­ca­do) y Li­ber­ta­do­res 2019 (Ri­ver de­be­ría ga­nar­le la fi­nal a Bo­ca o sa­lir cam­peón de la Copa Ar­gen­ti­na pa­ra po­der ju­gar­la) o la Re­co­pa Su­da­me­ri­ca­na 2019.

Si Ri­ver lo­gra­ra ga­nar la Li­ber­ta­do­res 2018, la me­di­da no abar­ca­ría los par­ti­dos por el Mun­dial de Clu­bes (que se dispu­tarán del 12 al 22 de di­ciem­bre en los Emi­ra­tos Ara­bes Uni­dos) por ser una com­pe­ten­cia de­pen­dien­te de la Fi­fa ni tam­po­co los de la Su­per­li­ga.

To­do eso se sa­brá es­ta tar­de an­tes o du­ran­te el co­te­jo que Ri­ver ju­ga­rá con Es­tu­dian­tes en la can­cha de Quil­mes.

La pri­me­ra fi­nal se ve­rá así. Por aho­ra, el sá­ba­do pró­xi­mo se ju­ga­rá en la Bom­bo­ner ra, a las 16, y con hin­chas de Bo­ca ex­clu­si­va­men­te. Pa­sa­rá lo mis­mo el sá­ba­do 24, si no cam­bia la fe­cha, en el Mo­nu­men­tal só­lo con hin­chas de Ri­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.