Bel­grano y el ca­mino pro­pio

Mundo D - - Superliga + Fútbol - En­ri­que Vi­van­co evi­van­co@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ape­nas una sua­ve bri­sa so­pló en Al­ber­di. Sin em­bar­go, a pe­sar de su le­ve ener­gía, pu­do cru­zar la cos­ta­ne­ra y de­jar el des­cen­so al me­nos por un ra­ti­to al cos­ta­do del Su­quía.

El triun­fo por 2 a 0 so­bre Gim­na­sia y Es­gri­ma de La Pla­ta no fue un lo­gro cual­quie­ra: an­tes só­lo le ha­bía ga­na­do a Es­tu­dian­tes, al que le ha­bía ano­ta­do la mis­ma can­ti­dad de go­les, pe­ro del que ha­bía re­ci­bi­do uno. Fren­te los ha­bi­tan­tes del Bos­que pla­ten­se, Bel­grano ob­tu­vo la vic­to­ria más hol­ga­da en la Su­per­li­ga.

Le­jos de su­per­che­rías, cha­ma­nes, ru­da ma­cho en los bo­ti­nes y to­da la ga­ma de su­pers­ti­cio­nes con­su­mi­das y por ve­nir, creen­cias por las que se op­ta cuan­do la au­to­es­ti­ma fla­quea, Bel­grano pa­re­ció vol­ver a inyectarse la vi­ta­mi­na de su pro­pia his­to­ria pa­ra re­vi­vir y po­ner­se de nue­vo en ca­rre­ra. En tiem­pos de desa­so­sie­go y ca­si de­ses­pe­ra­ción, la su­ya fue la me­jor elec­ción; su ras­tro ge­né­ti­co nun­ca falla.

Los an­te­ce­den­tes no lo ayu­da­ban. Só­lo un triun­fo en 10 par­ti­dos; na­da más que cua­tro go­les a fa­vor; la de­rro­ta an­te­rior con Vé­lez Sárs­field y la cons­tan­te ame­na­za del des­cen­so. Co­mo agre­ga­do apa­re­cía otro in­gre­dien­te que ha­cía más in­di­ge­ri­ble la co­mi­da: no es­ta­ba Ma­tías Suá­rez. La no­che es­ta­ba pa­ra su­frir y se su­frió, pe­ro la son­ri­sa al fi­nal aflo­ró. Y co­mo ha­cía mu­cho tiem­po no ocu­rría, el sue­ño fue más re­la­ja­do.

Bel­grano em­pe­zó a re­men­dar­se des­de el mis­mo ini­cio de la Su­per­li­ga. En­tre san­cio­nes, cam­bios tác­ti­cos, ba­jas per­for­man­ces y le­sio­nes ca­si nun­ca re­pi­tió el equi­po. En ese es­ta­do lle­gó al Gi­gan­te el vier­nes pa­sa­do. Ro­to pe­ro bra­vo, par­cha­do pe­ro guerrero, sus hom­bres pa­re­cie­ron vol­ver a las en­ci­clo­pe­dias de Ar­tu­ro Or­gaz y La Rio­ja, esas que cuen­tan de a de­ce­nas his­to­rias de san­gre, su­dor y mu­cho or­gu­llo ce­les­te.

Ayu­da a la cau­sa Die­go Ose­lla, cu­ya ca­ra pa­re­ce sa­li­da de la ma­triz en la que se for­jan esos ros­tros fie­ros. Lo ayu­dan los ju­ga­do­res, que en­tre li­mi­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas se las re­bus­ca­ron pa­ra que eso se no­ta­ra lo me­nos po­si­ble. Lo hi­zo po­si­ble Ma­xi­mi­li­ano Lu­go, que lu­ce co­mo la op­ción a Suá­rez pa­ra ma­ne­jar los tiem­pos del equi­po o pa­ra res­pon­der por sí mis­mo a la ho­ra de ofre­cer ta­len­to y al­gu­na ins­pi­ra­ción. Y lo hi­cie­ron los de­más, a sa­bien­das de la ne­ce­si­dad del do­ble de es­fuer­zo pa­ra com­pen­sar otras de­bi­li­da­des.

Afue­ra o me­ti­do en el des­cen­so tras la 11ª fe­cha, la vic­to­ria an­te Gim­na­sia y Es­gri­ma pue­de ser­vir co­mo dis­pa­ra­dor pa­ra afron­tar el úl­ti­mo mes y me­dio de com­pe­ten­cia con otro áni­mo. Los ju­ga­do­res lo lle­van en su men­sa­je; sa­ben a qué re­cu­rrir pa­ra su­mar pun­tos y ga­nar ali­vio. Los hin­chas lo en­tien­den igual. Qui­zá el pri­mer gol, el que no fi­gu­ra en nin­gu­na es­ta­dís­ti­ca, el que le sir­vió a Bel­grano pa­ra em­pe­zar a ga­nar ima­gi­na­ria­men­te el en­cuen­tro an­te los pla­ten­ses, se ha­ya con­su­ma­do con el ban­de­ra­zo la no­che an­te­rior, en el que el abra­zo sin­ce­ro pe­ro con­di­cio­na­do del hin­cha lo in­ci­tó a ga­nar y le mos­tró el ca­mino más co­no­ci­do en Al­ber­di pa­ra con­se­guir ob­je­ti­vos, al que ape­ló el equi­po pa­ra re­vi­vir al me­nos por una se­ma­na.

BEL­GRANO PA­RE­CIÓ VOL­VER A INYECTARSE LA VI­TA­MI­NA DE SU PRO­PIA HIS­TO­RIA PA­RA RE­VI­VIR Y PO­NER­SE DE NUE­VO EN CA­RRE­RA.

(NICOLÁS BRA­VO)

Desaho­go. Fue el que vi­vió la “B” el vier­nes con­tra Gim­na­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.