Una am­bu­lan­cia en la vi­lla lue­go de los pe­di­dos y las in­nu­me­ra­bles mar­chas de los ve­ci­nos

Los sue­ños no tie­nen li­mi­tes en la Vi­lla 21-24 de Ba­rra­cas, por­que des­de ha­ce po­co mas de un año que asu­mió la Jun­ta Ve­ci­nal, que li­de­ran Cristian He­re­dia y Lo­re­na Mar­ti­nez Ga­los, aque­llo que pa­re­cia im­po­si­ble se ha da­do. La am­bu­lan­cia es otro ejem­plo de

Mundo Villa - - Colectividades -

“PA­RA LOS DIA­RIOS, LA POLICíA, LOS JUE­CES HAY GEN­TE QUE NO TIE­NE HIS­TO­RIA, TIE­NE PRON­TUA­RIO; AL­GúN DíA RES­PLAN­DE­CE­Rá LA HER­MO­SU­RA DE SUS HE­CHOS Y LA DE TAN­TOS OTROS IG­NO­RA­DOS, PER­SE­GUI­DOS, RE­BEL­DES HAS­TA EL FIN.” RO­DOL­FO WALSH

Lo de­ci­mos hoy, lo sen­ti­mos siem­pre, pe­ro so­bre to­do hoy que te­ne­mos una am­bu­lan­cia por pri­me­ra vez en la his­to­ria de las vi­llas al ba­rrio de Ba­rra­cas, a la 21-24, con chó­fe­res y en­fer­me­ras del ba­rrio, pa­ra que de­jen de mo­rir per­so­nas por la de­sidia del SAME, por la dis­cri­mi­na­ción de los due­ños del po­der en la Ciu­dad. Es­ta am­bu­lan­cia que ade­más fue lla­ma­da la “am­bu­lan­cia cultural” lle­gó gra­cias a los pe­di­dos, las mar­chas y los in­can­sa­bles re­cla­mos de los ha­bi­tan­tes de la Vi­lla 21-24 pe­ro tam­bién por la ges­tión po­lí­ti­ca de Jor­ge Cos­cia, Se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra de la Na­ción y la de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, re­pre­sen­ta­do por Eduar­do M. Bus­tos Vi­llar. La am­bu­lan­cia es­ta­rá a dis­po­si­ción las 24 ho­ras en Ave­ni­da Iriar­te al 3500, don­de fun­cio­na la Ca­sa de la Cul­tu­ra. Con­ta­rá con un car­dio­des­fi- bri­la­dor au­to­má­ti­co, una si­lla de rue­das, equi­pos de oxi­me­tría, cue­llos or­to­pé­di­cos, ma­te­ria­les in­mo­vi­li­za­do­res pa­ra trau­mas y frac­tu­ras y ma­te­ria­les pa­ra ur­gen­cias, ade­más de me­di­ca­ción. “Tra­ba­ja­mos jun­to al Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción pa­ra traer la pri­me­ra am­bu­lan­cia per­ma­nen­te a la Vi­lla 21, tra­ba­ja­mos co­mo par­te del equi­po de la Pre­si­den­cia de la Na­ción pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las zo- nas más vul­ne­ra­bles”, ma­ni­fes­tó Jor­ge Cos­cia. Con la ben­di­ción del Pa­dre Charly y las pa­la­bras del Pa­dre Pe­pe, la am­bu­lan­cia re­co­rrió el ba­rrio y ya es una reali­dad. Es la pri­me­ra vez que una am­bu­lan­cia es­ta­rá en una vi­lla y es­pe­re­mos que no sea la úni­ca, lu­cha­re­mos pa­ra que no sea la úni­ca. Hay que re­cor­dar que son mu­chas las muer­tes que he­mos de­bi­do la­men­tar por la ne­ga­ti­va del SAME de in­gre­sar a la vi­lla, aún cuan­do es cus­to­dia­da con una pa­tru­lle­ro de la policía. Sin ir mas le­jos nues­tro com­pa­ñe­ro y ex-di­rec­tor de Mun­do Vi­lla Adams Le­dez­ma fa­lle­ció lue­go de es­pe­rar por tres ho­ras la lle­ga­da de una am­bu­lan­cia que po­dría ha­ber­le sal­va­do la vi­da. Hoy que su­ce­de al­go his­tó­ri­co pa­ra no­so­tros, sa­be­mos que es el fru­to de la lu­cha en la ca­lle y de los com­pa­ñe­ros que en­tien­den que es aquí don­de el Es­ta­do de­be es­tar, don­de de­be lle­gar mas que nun­ca y ha­cer sus es­fuer­zos mas gran­des, pa­ra trans­for­mar una reali­dad de ex­clu­sión y de po­bre­za que no ha po­di­do, ni po­drá ro­bar­nos la dig­ni­dad, ni pu­do ma­tar­nos la es­pe­ran­za de una vi­da me­jor, de una Ar­gen­ti­na mas jus­ta y so­li­da­ria. Aquí es­ta­mos, en pie de lu­cha, se­gui­mos dan­do pa­sos, pe­que­ños pa­sos, pe­ro cons­trui­mos un ca­mino se­gu­ro, lleno de es­pe­ran­za. Por to­dos los ba­rrios y pa­ra to­dos los ba­rrios de la Ciu­dad, Mun­do Vi­lla hoy le­van­ta la ban­de­ra de la in­clu­sión mas que nun­ca.

La pre­sen­ta­ción de la “Am­bu­lan­cia Cultural” en la Vi­lla 21.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.