La edu­ca­ción pu­bli­ca en la Ciu­dad y las políticas de ex­clu­sión del ma­cris­mo

Mundo Villa - - Sociedad - Ma­ria­na Es­pe­che, Ta­ller de pe­rio­dis­mo del Puer­to Pa­tria Gran­de, Vi­lla 21

Con res­pec­to a la pér­di­da de las 17.000 va­can­tes, gra­cias a los in­con­ve­nien­tes que cau­só el nue­vo sis­te­ma de ins­crip­ción vía In­ter­net, ini­cia­ti­va que to­mó el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción de la Ciu­dad pa­ra los co­le­gios pú­bli­cos, creo que es una fal­ta de res­pec­to con y pa­ra los es­tu­dian­tes. Tam­bién una fal­ta de con­cien­cia so­cial por par­te de al­gu­nos fun­cio­na­rios de la Ciu­dad, prin­ci­pal­men­te, el Mi­nis­tro de Edu­ca­ción Es­te­ban Bul­rich má­xi­mo res­pon­sa­ble de es­ta si­tua­ción. Ya que mu­chos ni­ños y jó­ve­nes so­bre to­do aque­llos que vi­vi­mos en las vi­llas no te­ne­mos ga­ran­ti­za­do el de­re­cho a la edu­ca­ción. Es­to lo pue­do ver re­fle­ja­do en la me­to­do­lo­gía con que se lle­va a ca­bo el nue­vo sis­te­ma de ins­crip­ción, que es bá­si­ca­men­te la so­li­ci­tud de un turno vía In­ter­net pa­ra pre­sen­tar la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria en los co­le­gios co­rres­pon­dien­tes. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do a mu­chos de mis ve­ci­nos, ya sean de mi ba­rrio Vi­lla 21-24 del ba­rrio de Ba­rra­cas, o de cual­quier otra vi­lla. Se acer­can a los co­le­gios más cer­ca­nos de la zo­na pa­ra ins­cri­bir a sus hi­jos y las au­to­ri­da­des de los mis­mos les di­cen que a no hay va­can­tes, y los man­dan a co­le­gios más le­jos. Y es­to real­men­te es un pro­ble­ma pa­ra to­dos los que vi­vi­mos en las vi­llas por­que si nos acer­ca­mos a co­le­gios cer­ca­nos a nues­tros ho­ga­res es por la po­si­bi­li­dad que te­ne­mos en los ac­ce­sos de nues­tros ho­ga­res al lu­gar de tra­ba­jo, ya que es una ma­ne­ra de or­ga­ni­zar­nos en nues­tra co­ti­dia­nei­dad. A su vez es­ta la­men­ta­ble si­tua­ción afec­ta más a mis ve­ci­nos que tie­nen va­rios hi­jos en edad escolar y lo man­dan a ca­da uno de ellos a di­fe­ren­tes co­le­gios, sin im­por­tar­les las dis­tan­cia que hay en­tre unos y otros. No so­lo por­que sus hi­jos no tie­nen ga­ran­ti­za­do el De­re­cho a la Edu­ca­ción sino por­que ellos me re­fie­ro a sus pa­dres, pue­den lle­gar a per­der el De­re­cho al Tra­ba­jo. Ya que gra­cias a es­to tie­nen la po­si­bi­li­dad de que­dar­se sin em­pleo por las com­pli­ca­cio­nes que es­to con­lle­va. Yo co­mo es­tu­dian­te de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les UBA (Lic. Tra­ba­jo So­cial) sos­ten­go que una vez más que to­dos los que vi­vi­mos en las vi­llas so­mos de­ja­do de la­do por par­te del Go­bierno de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res en el mo­men­to de la im­ple­men­ta­ción de las políticas pú­bli­cas. No so­lo por la es­ca­sez que te­ne­mos de ellas en nues­tros res­pec­ti­vos ba­rrios, sino por la me­to­do­lo­gía en las que se las lle­va a. ca­bo cuan­do se tra­ta de ba­rrios vul­ne­ra­bles co­mo los nues­tros. Qui­tán­do­nos la ga­ran­tía de va­rios de­re­chos que nos co­rres­pon­den a to­dos por ser cui­dad­nos, sin im­por­tar la na­cio­na­li­dad que ten­ga­mos ca­da uno de no­so­tros. Co­mo es el De­re­cho a la Edu­ca­ción en es­te ca­so. Lo­gran­do así que mu­chos jó­ve­nes pier­dan la po­si­bi­li­dad de se­guir mi ca­mino, de se­guir es­tu­dian­do pen­san­do en que un fu­tu­ro me­jor pa­ra to­dos pue­de ser po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.