“mi ma­má me pre­gun­tó si ya era­mos ami­gas con Cristina”

Lue­go de la se­gun­da en­tre­vis­ta que Dal­ma Vi­llal­ba, del ta­ller de pe­rio­dis­mo de la Vi­lla 21, le reali­zó a Cristina Kir­che­ner nos con­tó cuá­les fue­ron sus sen­sa­cio­nes y qué pa­só des­pués.

Mundo Villa - - Colectividades -

Con­ta­nos co­mo fue en­tre­vis­tar a Cristina Fer­nán­dez en la inau­gu­ra­ción de la Ca­sa de la Cul­tu­ra.

La pri­me­ra vez no lo te­nía cla­ro. Yo ha­bía ido a la es­cue­la y me di­je­ron que te­nía que es­tar a la una y me­dia y sa­lí a esa ho­ra del co­le­gio y me fui co­rrien­do a la Ca­sa de la Cul­tu­ra, ca­si no me de­jan en­trar. En­tre y no en­ten­día na­da, yo re­cién caía y no te­nía to­da la ten­sión que te­nían los chi­cos, to­dos prac­ti­can­do muy ner­vio­sos. El te­nían que de­cir “Acá es­tá la se­ño­ra Pre­si­den­ta en­tran­do a la Ca­sa de la Cul­tu­ra”. Des­pués me di­je­ron: “ve­ni pro­ba” y a mí me sa­lió rá­pi­do por­que no te­nía esa pre­sión que te­nían los chi­cos de de­di­car­se ho­ras, ma­qui­nan­do en la ca­be­za. Des­pués es­pe­ra­mos y es­pe­ra­mos y vino la Pre­si­den­ta, pe­ro en­tró y se sen­tó so­bre el es­ce­na­rio di­rec­to, nos des­pis­tó a to­dos. Y no­so­tros que­da­mos co­mo qué “Ya se sen­tó”. Le pre­gun­té que sen­tía y di­jo que es­ta­ba con­ten­ta por es­tar ahí. Le di­je que no era nor­mal que un Pre­si­den­te ven­ga al ba­rrio, don­de su­pues­ta­men­te es­ta­ban to­dos “los bar­ba­ros” y me di­jo que sí. Y le pre­gun­te ¿Y aho­ra que? “Mas, aho­ra mas” me di­jo y creo ese “mas, aho­ra mas” era que iba a vol­ver.

En ese mo­men­to no ha­bía en­tre­vis­tas a Cristina ¿Pen­sas­te en al­gún mo­men­to “Na­die le hi­zo una en­tre­vis­ta y no­so­tros acá des­de un ta­ller de pe­rio­dis­mo de Mun­do vi­lla, hu­mil­des con un mi­cró­fo- no y una ca­ma­ri­ta le hi­ci­mos una en­tre­vis­ta a la Pre­si­den­ta”?

No pen­sa­ba por­que no le hi­cie­ron una no­ta a la Pre­si­den­ta. Y des­pués cuan­do de­cían na­die le hi­zo una no­ta, em­pe­zó a ha­blar o cuan­do la veía en ca­de­nas na­cio­na­les ahí co­men­cé a dar­me cuen­ta que fue muy gro­so. En ese mo­men­to co­mo que era una en­tre­vis­ta que te­nía que ha­cer. La ul­ti­ma en­tre­vis­ta fue fuer­te, por­que no ve­nía a dar­nos una

PRE­SI­DEN­TA PA­RA MUN­DO VI­LLA ¿POR QUé ELI­GE UNA VI­LLA?” LE DI­JE Y AHí EM­PE­Zó HA­BLAR, ME DI­JO QUE ERA LO QUE HU­BIE­RA QUE­RI­DO HU­GO CHá­VEZ.

no­ta a no­so­tros, la no­ta no es­ta­ba ser­vi­da. En­ton­ces cuan­do los de se­gu­ri­dad nos apre­ta­ban o cuan­do los otros nos que­rían co­rrer di­je “mi­rá, no sa­le” pe­ro cuan­do vi ve­nír al Em­ba­ja­dor em­pe­cé a co­rrer y me me­tí y le di­je: “Pre­si­den­ta, Pre­si­den­ta” y ella vie­ne y me abra­za y ahí ya es­ta, los de se­gu­ri­dad no po­dían ha­cer na­da.

¿Que le pre­gun­tas­te?

Pre­si­den­ta pa­ra Mun­do Vi­lla ¿Por qué eli­ge una vi­lla?” le di­je y ahí em­pe­zó ha­blar. Me di­jo que era lo que hu­bie­ra que­ri­do Hu­go Chá­vez.

¿Tu fa­mi­lia que te di­ce?

Mi pa­pá le cuen­ta a to­do el ba­rrio. Ayer es­ta­ba­mos ha­cien­do fi­la en el hos­pi­tal y le di­ce a una se­ño­ra de al la­do “Mi­re, se­ño­ra mi hi­ja con la Pre­si­den­ta. Por­que ella es­tu­dia pe­rio­dis­mo en Mun­do Vi­lla y es la se­gun­da vez que le rea­li­za una en­tre­vis­ta”. “Ah mira qué bueno” y la se­ño­ra se rie. Y en el ba­rrio tam­bién, a to­da la cua­dra le cuen­ta lo que es­ta­mos ha­cien­do, mi pa­pá es­ta re fe­liz. Mi ma­ma no es­ta­ba, pe­ro igual cuan­do le mos­tré la fo­to y me di­jo “Ah pe­ro ya son ami­gas”.

¿Que sen­tis­te cuan­do te abra­zó?

En ese mo­men­to te so­bre­pa­sa to­do. Yo sa­bía que te­nía que rea­li­zar una pre­gun­ta y te­nía lo­grar que me ha­ble y me mi­re por lo me­nos, no que me abra­se. Cuan­do me abra­zó ¡No lo po­día creer! Es­ta son­rien­do y es­ta­ba muy fe­liz fue co­mo “lo­co!! me abra­zo”. Es­ta­ba fe­liz no po­día creer

¿A qué ho­ra te dor­mis­te esa no­che?

Me dormí re tar­de. Es­ta­ba pen­san­do y no lo po­día creer.

¿Qué te di­je­ron tus ami­gos, tus co­no­ci­dos que se en­te­ra­ron?

Pa­ra de ha­cer­les no­tas a Cristina. Na­da más. Ya no se po­día creer que otra vez.

¿A quién te gus­ta­ría ha­cer una en­tre­vis­ta si tu­vie­ras que ele­gir a al­guien?

Al Che Gue­va­rra ¿Me lo re­su­ci­tas?

Al­guien que sea po­si­ble.

A Fi­del Cas­tro, es co­mo un sue­ño que ten­go.

Dal­ma Vi­llal­ba en su se­gun­da en­tre­vis­ta a Cristina en la Vi­lla 21-24.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.